Fiscalía pide multa para policías por amenazas a un secuestrador | Alemania | DW | 09.12.2004
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Fiscalía pide multa para policías por amenazas a un secuestrador

La fiscalía de Fráncfort se pronunció por una sanción económica, en lugar de penas de cárcel, en el proceso contra dos policías por amenazas de torturas al secuestrador de un niño de 11 años.

La petición quedó por debajo de las penas de cárcel de entre seis meses y cinco años contempladas por el código penal alemán para casos de grave coacción, como se imputa a los acusados.

Para el principal encausado, el ex-subdirector de policía Wolfgang Daschner, la fiscalía pide una multa de 10.000 euros -o dos años de libertad condicional-, mientras que para un comisario asimismo implicado solicita 5.000 euros.

El proceso contra ambos policías ha dividido a la opinión pública entre el rechazo tajante a la tortura y la prioridad de tratar de salvar la vida de un rehén, en este caso un niño.

Los policías están acusados de haber amenazado con infligir “dolores inimaginables” a Magnus Gäfgen, quien cumple una condena a cadena perpetua por el asesinato de Jacob von Metzler, el hijo de un banquero al que tenía secuestrado.

Las amenazas se produjeron dos días después de la detención del secuestrador y con la esperanza de descubrir el paradero del niño, sin saber que éste había muerto ya por entonces.

Gäfgen había sido profesor particular del menor, al que secuestró el 27 de septiembre de 2002, cuando volvía de la escuela. El secuestrador actuó con facilidad, ya que el niño le conocía, y luego le amordazó con una cinta aislante, lo que provocó su muerte.

La familia Metzler pagó el rescate de un millón de euros el día 29 y la policía siguió a Gäfgen desde que recogió el botín para detenerle tres días después en el aeropuerto de Fráncfort. Gäfgen confesó el escondite donde tenía al niño, pero cuando la policía llegó encontró que había muerto por asfixia.

La sentencia contra los policías está prevista para el 20 de diciembre.