Fiscalía alemana acusa a seguidora del EI de crímenes contra humanidad | Europa al día | DW | 28.01.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa al día

Fiscalía alemana acusa a seguidora del EI de crímenes contra humanidad

La Fiscalía General de Alemania acusó a una supuesta integrante de la organización yihadista Estado Islámico de crímenes contra la humanidad y de apoyar a una organización terrorista en el extranjero

Mujeres liberadas de la organización terrorista Daesh (autodenominada Estado Islámico), en Siria.

Mujeres liberadas de la organización terrorista Daesh (autodenominada Estado Islámico), en Siria.

De acuerdo con la fiscalía, la acusada, la ciudadana alemana Romiena S., viajó a Siria en diciembre de 2014 para unirse a la banda junto con su hija, entonces de cuatro años de edad, en contra de la voluntad del padre de la niña.

Una vez allí, se casó consecutivamente con varios combatientes del EI y educó a su hija, y a los dos hijos que nacieron después, conforme a la ideología extremista de la organización, llevando a la pequeña a presenciar la lapidación de una mujer y mostrándole vídeos de ejecuciones.

Según el comunicado de la fiscalía de este viernes (28.01.2022), la acusada, que en Alemania había captado además a una adolescente de 16 años para la organización, contribuyó también a la esclavización del pueblo yazidí, puesto que vigiló a una mujer cautiva y le ordenó realizar tareas del hogar.

Romiena S. mostró, por otro lado, su adhesión a la ideología de la organización a través de mensajes publicados en su cuenta de Twitter, en la que en 2016 celebró los atentados de Niza y de Würzburg reivindicados por el EI.

Tras ser capturada por las autoridades de la región semiautónoma del norte de Siria en 2019, permaneció durante dos años en campos de detención junto con sus hijos hasta que fue repatriada en octubre de 2021 y detenida a su llegada al aeropuerto de Fráncfort.

Por otro lado este martes arrancó en Halle, en el este de Alemania, el proceso contra una alemana de 22 años que se unió al EI cuando tenía 15 y se casó con un alto cargo de los servicios secretos de la organización.

De acuerdo con la fiscalía, la joven desempeñó de forma autónoma tareas para los servicios secretos de la organización yihadista y promovió el tráfico de personas por parte de su marido, por lo que se la acusa de complicidad con crímenes contra la humanidada. (EFE).

DW recomienda