Fiscalía acusa a neonazi por asesinato de político de la CDU | Europa al día | DW | 29.04.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa al día

Fiscalía acusa a neonazi por asesinato de político de la CDU

La Fiscalía General alemana presentó este miércoles (29.04.2020) una acusación formal contra un neonazi por el asesinato del político Walter Lübcke, de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller Angela Merkel, un crimen que activó las alertas en Alemania sobre la violencia ultraderechista.

A Stephan Ernst le imputa la Fiscalía haber acudido a la casa de Lübcke, la noche del 1 de junio de 2019, con el propósito de asesinarlo por la defensa del político a la acogida de refugiados. Tras reconocerle sentado en la terraza de su casa, se acercó y le mató de un tiro disparado a escasa distancia con su revólver, según la acusación.

La Fiscalía general considera que actuó por "racismo", movido por su ideario ultraderechista. Asimismo, ha levantado acusación por presunta complicidad contra Markus H., quien le habría suministrado el arma con la que cometió el asesinato. Ambos imputados estuvieron presentes en un acto público de Lübcke, en octubre de 2015, donde el político defendió la línea de Merkel para la acogida de refugiados.

La canciller había decidido unas semanas antes mantener abiertas las fronteras del país, mientras otros países las cerraban para frenar la llegada de peticionarios de asilo. Ese año, Alemania recibió casi un millón de refugiados, la cifra más alta de la historia reciente del país.

A partir de ese acto, apunta la Fiscalía, Ernst empezó a desarrollar su odio hacia Lübcke, un político local de la CDU del estado federado de Hesse (oeste del país). Con su presunto cómplice hicieron prácticas de tiro, entre 2016 y 2018, mientras aparentemente seguía alimentando su odio hacia el político. Además, participaron en sucesivas marchas neonazis y actos xenófobos.

La Fiscalía no tiene constancia de que Markus H. estuviera al tanto del propósito de su compañero de matar a Lübcke, aunque sí de su odio xenófobo, que le llevó en enero de 2016 a herir a cuchilladas a un refugiado iraquí.

La muerte de Lübcke provocó una fuerte conmoción en el conjunto del espectro político alemán. Tanto desde el bloque conservador como desde las filas socialdemócratas, de los Verdes y la Izquierda se consideró que el discurso xenófobo de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), tercera fuerza a escala nacional, actuaba de caldo de cultivo para la violencia neonazi. (EFE)