Firman ″Pacto por México″ | América Latina | DW | 03.12.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

Firman "Pacto por México"

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, encabezó en el primer día de su gobierno la firma de acuerdo entre los tres principales partidos del país, en temas políticos, económicos y de seguridad.

El "Pacto por México" fue firmado en una ceremonia en el Alcázar del Castillo de Chapultepec de la capital mexicana por los partidos Revolucionario Institucional (PRI-centro), Acción Nacional (PAN-conservador) y Revolución Democrática (PRD-izquierda). Busca "profundizar el proceso de democratización del país", según indicó el gobierno mexicano.

La reunión fue considerada por el nuevo presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, como "un encuentro inédito que representa un gran paso para iniciar la transformación en el país".

"Se necesita que la pluralidad y la diferencia de visiones en lugar de ser obstáculo permita el ascenso de México", afirmó el gobernante, quien además consideró el acuerdo como una muestra de "madurez y seriedad política".

El mandatario aseguró que como presidente está comprometido a ser un factor de encuentro, unidad, diálogo propositivo y constructivo porque "el bien superior de la República obliga a construir ya, sin demoras, los acuerdos básicos para emprender la gran transformación de México".

Peña Nieto dijo que tras el consenso logrado entre los partidos, el paso a seguir es convertir el acuerdo en "un pacto social" e invitó a otras fuerzas políticas, organizaciones de la sociedad civil, investigadores, académicos, líderes sindicales y empresariales y medios de comunicación a unirse al acuerdo.

Cinco ejes principales

El secretario (ministro) de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, explicó que el pacto tiene cinco primeros ejes: lograr una sociedad de derechos y libertades; fomentar crecimiento económico, empleo y competencia; lograr seguridad y justicia y comprometer transparencia, rendición de cuentas y combate a la corrupción.

"Lograr acuerdos implica proponer, no imponer, lograr la unidad no significa que tengamos las mismas ideas, significa que perseguimos los mismos fines", afirmó Osorio, al tiempo que indicó que el pacto considera reformas legales, por lo que se solicitó "de manera respetuosa" al Congreso "conocer y en su caso respaldarlo".

El pacto, que se venía negociando previo a que Peña Nieto asumiera el poder y tuvo modificaciones hasta el último momento, tendrá tres representantes del gobierno e igual número del PAN, PRI y PRD. Además, el Partido Verde, aliado del PRI, participará como observador.

Mexiko Pakt für Mexiko Präsident Enrique Pena Nieto und Jesus Zambrano

Aspecto de la firma del "Pacto por México"

El PRI, en el que milita Peña Nieto y gobernó México por 71 años de manera ininterrumpida hasta 2000, es la primera fuerza en el Congreso, donde sin embargo no tiene mayoría absoluta en ninguna de las dos Cámaras, un hecho que lo obligará a hacer alianzas para lograr las reformas que promueva su gobernante.

Antes de firmar el acuerdo, el presidente del PAN, Gustavo Madero, insistió en que el acuerdo no acaba con las diferencias en los partidos y lo consideró "un reto y oportunidad para mejorar las condiciones del país".

La presidenta interina del PRI, Cristina Díaz, consideró por su parte que el pacto representa una "gran oportunidad" y demuestra que los partidos se pueden poner de acuerdo a través del diálogo.

De su lado el presidente del PRD, Jesús Zambrano, aseguró que con su adición al acuerdo su partido no está entregando su capital político como principal partido de la izquierda de México.

"Sabemos que estamos corriendo un riesgo, pero vale la pena asumirlo de frente. El PRD está decidido a actuar como una izquierda responsable, como oposición nacional", afirmó Zambrano, al tiempo que pidió la inclusión de la sociedad en el pacto.

A nombre de la comisión política nacional, el secretario general del PRD, Alejandro Sánchez, dijo que desconoce el pacto porque en las dos últimas reuniones del partido se acordó que "un documento de esa trascendencia para la nación debía ser aprobado por el congreso nacional, que se realizará del 14 al 16 de diciembre en Ciudad de México".

Inicio accidentado

La investidura de Peña Nieto el sábado se vio empañada por violentas protestas con las que se rechazó su llegada al poder. Las manifestaciones dejaron más de 120 heridos, de acuerdo a conteos de la prensa, cientos de daños en establecimientos y una sede del PRI incendiada en el estado de Sonora, fronterizo con Estados Unidos.

En Ciudad de México fueron capturadas 98 personas, entre ellas 11 menores y un ciudadano rumano, mientras que en Guadalajara, la segunda ciudad en importancia del país, se reportaron 25 detenidos y cuatro heridos.

El movimiento estudiantil YoSoy132, que lideró la mayor parte de las protestas en el país, dijo que hubo un "dispositivo desmesurado de fuerzas policiacas" durante las manifestaciones en la capital.

YoSoy132, que surgió en mayo pasado para rechazar la candidatura a la presidencia de Peña Nieto, aseguró que el Estado preparó "un escenario que incitó al conflicto" durante su manifestación.

"(Hubo) un cerco que se extendía a mas de seis kilómetros de perímetro, para proteger a los falsos representantes del pueblo, al que evidentemente le tienen miedo", expresó el movimiento, que anunció nuevas manifestaciones para el lunes en la capital mexicana para exigir la libertad de los "presos políticos" detenidos en la manifestación del 1 de diciembre.

Fuente: DPA

Editor: Enrique López

DW recomienda