Financiación de la ONU: ¿llegó la hora de ahorrar? | El Mundo | DW | 19.09.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Financiación de la ONU: ¿llegó la hora de ahorrar?

¿Cuánto cuesta la ONU? ¿De dónde sale el dinero? ¿Cuánto quiere ahorrar Trump? Un vistazo a las complejas finanzas de la organización mundial.

"EE. UU. primero”. El lema de Donald Trump no daba precisamente pie a esperar que en en la Asamblea General de este martes (19.09.2017) su tono fuera conciliatorio y que planeara fortalecer a la Organización de las Naciones Unidas. Si se lo interpreta literalmente, la ONU es para él solo un "club en el que se reúne gente para conversar y pasar un buen momento”.

Según estimaciones de la Sociedad Alemana para las Naciones Unidas, el presupuesto de la ONU en 2015 fue de al menos 40.000 millones de dólares, aproximadamente lo mismo que el volumen de ventas del grupo alemán ThyssenKruppAG. Pero la ONU vive, no de sus negocios, sino de los aportes de sus 193 países miembros.

Un presupuesto de 40.000 millones

Los aportes se pueden dividir en tres pilares principales. Por un lado hay aportes regulares que se realizan en lapsos determinados de tiempo, para los cuales se necesita una clave de cálculo. Esta funciona según el siguiente principio: los países más ricos aportan más, y los más pobres, menos. EE. UU. no solo alberga el cuartel general de la ONU, sino que paga cerca de un quinto de los aportes regulares del presupuesto de esa organización, que en 2016 ascendió a 5.600 millones de dólares. El dinero fluye, sobre todo, hacia los organismos centrales de Naciones Unidas, como, por ejemplo, la Asamblea General, las comisiones especiales y la secretaría general.

Mucho más dinero aún requiere el apoyo económico a las misiones de paz, el segundo pilar. Actualmente, cerca de 100.000 personas cumplen misiones por orden de la ONU en 16 países. Después de la última Asamblea General, a comienzos de julio de este año, se estimó un presupuesto para las misiones de paz de alrededor de 7.300 millones de dólares hasta mitades de 2018. Los costos se distribuyen con la misma clave de cálculo que los aportes generales. Sin embargo, los miembros permanentes del Consejo de Seguridad se hacen cargo del aporte de los países más pobres según el lema: más poder, mayores aportes. Es así como EE: UU. aporta casi un tercio de los costos totales de todas las misiones de paz de la ONU.

Donald Trump y Nikki Haley quieren reducir los aportes de EE. UU. a la ONU.

Donald Trump y Nikki Haley quieren reducir los aportes de EE. UU. a la ONU.

Presupuesto complejo

Los aportes voluntarios de los países miembros constituyen el tercer pilar de financiación de la ONU. Con ellos se cubren los gastos de programas y fondos de la ONU, en parte, o totalmente. Entre ellos, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (FPNU), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) yla Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Todos esos programas se mantienen gracias a las contribuciones voluntarias de los países miembros. De acuerdo con sus aportes, los diferentes países pueden poner el acento político en determinados temas. EE. UU. también es el país que más dinero aporta a los diversos programas desde hace muchos años. Del presupuesto general de la ONU, de cerca de 40.000 millones de dólares, 15.000 millones fueron aportes obligatorios, y el resto, 25.000 millones, se realizaron de manera voluntaria.

Trump tiene la manija

Ya a mitades de este año, Donald Trum envió a su embajadora en la ONU para aclarar cuál es la dirección que tomará en cuanto a dicha organización. Nikki Haley habló de los hechos: a principios de 2017, la ONU redujo el presupuesto para sus misiones de paz en el mundo en 600 millones de dólares, medida apoyada por la mayoría de los países miembros. Haley dijo que "ese era solo comienzo”. Y no quiso confirmar antes de la Asamblea de la ONU, este 19.09.2017, si EE. UU. estaría dispuesto a continuar contribuyendo como lo ha hecho hasta ahora, y es en los aportes voluntarios donde podría llevar a cabo la mayoría de los recortes. Por ejemplo, en los concernientes a ACNUR, la Agencia para los Refugiados, o en el Programa de la ONU para el Medioambiente (PNUMA), lo cual sería doloroso. Expertos estiman que, además, Trump quiere seguir reduciendo el dinero destinado a las misiones de paz. EE. UU., la mayor economía del mundo, pone a disposición actualmente casi el 28 por ciento de los fondos. Washington ya había solicitado disminuir la cifra hasta un 25 e incluso hasta en 20 por ciento. Es posible que Trump vuelva a hacerlo en esta Asamblea General de Naciones Unidas.

Autor: Nicolas Martin (CP/ ERS)

DW recomienda

Publicidad