Feria de Hanóver: soluciones para los males de la megaciudad | Economía | DW | 08.04.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Feria de Hanóver: soluciones para los males de la megaciudad

La infraestructura urbana es un negocio prometedor: por primera vez, la Feria de Hanóver le ha asignado una nave entera a treinta empresas dedicadas a crear soluciones para los retos de las megaciudades.

default

La Feria de Hanóver 2011 comenzó el 4 de abril y culmina este viernes (8.4.2011).

En la actualidad, casi la mitad de la población del mundo vive en megalópolis, ciudades gigantescas que atraen a millones de personas prometiendo posibilidades de empleo, oportunidades para el desarrollo económico y acceso a una buena calidad de vida. Y la tendencia es al alza, pese a que quienes aspiran emigrar a las ciudades han oído las quejas de aquellos que ya las habitan.

En muchos casos, los problemas que ha traído consigo el desarrollo galopante de las ciudades se derivan de la incapacidad de la infraestructura original para seguirle los pasos al crecimiento urbano.

De ahí que este año y por primera vez, la Feria de Hanóver –que culmina este 8 de abril– le haya asignado una nave entera a treinta empresas dedicadas a crear soluciones para los retos de las ciudades del futuro.

La empresa multinacional de origen alemán Siemens está presente con sus tecnologías para la depuración de las aguas residuales, pero Olaf Jansen, responsable de esa área de negocios en el continente europeo, señala que la empresa está preparada para ofrecer soluciones integrales a otros problemas específicos de cada urbe; a partir de octubre, Siemens tendrá un departamento dedicado exclusivamente al sector infraestructura.

Reutilización de aguas residuales y abastecimiento energético

Thames Water plant

La primera planta de desalinización de Gran Bretaña, inaugurada en junio de 2010.

De sus servicios podrán sacar provecho ciudades como la superpoblada Karachi, cuyos lagos están altamente contaminados; Estambul, cuyo sistema de tuberías está tan dañado que casi un tercio del agua potable se pierde en el camino o Londres, donde la purificación de las aguas residuales hasta convertirlas en agua potable, de ser necesario, parece tener más sentido que tomar agua del mar para desalinizarla.

También al fango que queda atrás después de depurar las aguas residuales se le puede dar un uso razonable cuando se cuenta con la tecnología apropiada para reciclarlo. Por un lado, al pudrirse, los materiales despiden biogases con los que más tarde se puede generar energía eléctrica; por otro, del fango seco surgen combustibles cuyo potencial energético es comparable con el del lignito, un carbón que se forma por la compresión de la turba.

Otra área en la que se concentran los esfuerzos para optimizar el abastecimiento eléctrico de las grandes ciudades es el del uso eficiente de la energía. La empresa Imtech exhibe en la Feria de Hanóver la tecnología usada en tres estadios polacos para que su infraestructura funcione durante la Eurocopa con un 35 por ciento menos de energía que los estadios tradicionales.

Energías renovables y un tráfico mejor dirigido

Verkehrsstau in Peking

Embotellamientos y smog, una experiencia cotidiana en las calles de Pekín.

Varios Gobiernos tienen la esperanza de que los automóviles eléctricos reduzcan la dependencia de sus países de los combustibles fósiles, por un lado, y los índices de contaminación ambiental, por otro. Pero, ¿no se cuentan los embotellamientos y la necesidad de dirigir el tráfico urbano entre los mayores desafíos de las grandes urbes?

La empresa alemana DHL sabe que es así y expone en la Feria de Hanóver un ambicioso sistema logístico cuyo objetivo es evitar que cientos de camiones semivacíos circulen al mismo tiempo para distribuir sus respectivas mercancías. La idea es concentrar los camiones en un centro de acopio de la ciudad y depositar sus cargas en un solo camión hasta que éste esté lleno; sólo cuando esté repleto tendrá permitido desplazarse por las calles.

A juicio de los expertos, 30 billones de euros deberán ser invertidos de aquí al año 2030 en la construcción y renovación de la infraestructura de las ciudades, sostiene Thomas Lindner, presidente de la Federación Alemana de Constructores de Máquinas e Instalaciones. Y las empresas que exhiben sus productos y servicios en la Feria de Hanóver han descubierto en las megaciudades una nueva área de negocios.

Autores: Insa Wrede / Evan Romero-Castillo
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda