Feminicidios: ¿hasta cuándo? | América Latina | DW | 17.10.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Feminicidios: ¿hasta cuándo?

Llevamos 20 hablando del feminicidio. Los marcos legales han mejorado, las cifras empeoran. ¿Por qué? En el marco del Año Europeo contra el Feminicidio, especialistas reunidas en Bruselas hablaron al respecto con DW.

"En Guatemala, sólo en 2015 hubo más de 800 mujeres que murieron de manera no sólo violenta sino salvaje: fueron desmembradas después de haber sido abusadas sexualmente”, cuenta a DW Carla Sandoval, especialista guatemalteca de la organización Le Monde selon les Femmes. "Es una de las tasas de feminicidio más altas del mundo, a pesar de que desde el 2008 existe una ley y tribunales contra el femicidio. El caso es emblemático”, añade.

En un seminario en la Casa de América Latina, en Bruselas, en el marco del Año Europeo contra el Feminicidio, organizaciones europeas y latinoamericanas buscan impulsar, en el marco de las relaciones de la Unión Europea con América Latina, cambios tanto políticos como sociales para atajar el fenómeno de los asesinatos de mujeres por el hecho de ser  mujer.

Especialistas reunidas en Bruselas, en la Casa de América Latina, analizan el fenómeno del feminicidio y buscan instrumentos para combatirlo.

Especialistas reunidas en Bruselas hablan de la necesidad de acción contra el feminicidio, a todos los niveles.

"Algo normal”

Las cifras del Instituto Nacional de Estadísticas de México también son alarmantes: 6488 mujeres muertas entre 2013 y 2015, es decir un aumento del 46% con relación al período 2007-2009. "En México estamos hablando del feminicidio desde hace más de 20 años”, explica a DW Claudia De Anda, especialista del Centro de Análisis e Investigación Fundar.

"No obstante, la problemática va aumentando porque la violencia es multifactorial. La violencia del crimen organizado y ´la manipulación se mezclan con la violencia feminicida. Hay tal cantidad de muertos y desaparecidos que los feminicidios  se han invisibilizado”, añade De Anda.

Algo semejante describe Sandoval: "No es que no importen las 800 mujeres desmembradas, no hemos llegado a tal grado de deshumanización. Pero en las noticias guatemaltecas hay un promedio diario de 15 a 17 muertos por hechos violentos, de esos dos son mujeres.  Y no es solo Guatemala, sino también El Salvador y Honduras. No olvidemos que es una región que tuvo dictaduras militares -Guatemala una de las más largas-, y conflictos armados internos, donde la violencia se ve como algo normal. El grado de impunidad es del 98%”.

La situación es grave, también en Colombia, en Perú, en Bolivia. Por el lado europeo, en Francia hubo 122 en 2015 ; en Italia, de enero hasta junio del 2016, 59 ; en España hasta el momento, 77, según cifras que maneja Grupo Sur, una plataforma europea de organizaciones de la sociedad civil.

¿Esfuerzos conjuntos?

 "Desde el 2013 el tema de género está en la agenda conjunta de la Unión Europea y América Latina, pero los avances concretos han sido pocos”, explica, por su parte, Erika González, de Grupo Sur.

Si bien califica de histórica la resolución contra el feminicidio que se elaboró en 2014 en el marco de la Asamblea birregional Eurolat –por el simple hecho de reconocer que el fenómeno existe también en Europa-, la activista  detecta pocos avances concretos, ni siquiera en cuanto a estandarizar la información.

Carla Sandoval, Carrillo, pedagoga social de la organización Le Monde selon les Femmes

Carla Sandoval, Carrillo, pedagoga social de la organización Le Monde selon les Femmes.

¿A qué se debe esta falta de resultados, de instrumentos, de acciones concretas para erradicar el fenómeno? "A la falta de voluntad política, al desconocimiento y a la falta de transparencia y poca participación de las organizaciones de mujeres ”, responde González con esperanza de que el tema llegue a la reunión de ministros de Exteriores de la UE y Celac (Santo Domingo, 25 de octubre) y a la próxima cumbre, en 2017.

La falta de avances, según Sandoval, "tiene que ver mucho con que la cultura patriarcal y machista está muy metida en el sistema educativo, en la religión, en los medios de comunicación. Se cree que siempre ha sido así y que así siempre será”.

"Cada asesinato y desaparición de una mujer aporta al patriarcado”, dice De Anda y concluye que "mientras siga la impunidad y la indiferencia institucional, el mensaje es muy claro: la vida de las mujeres vale menos”.  

 

DW recomienda