Feminicidios: crímenes brutales | América Latina | DW | 19.12.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Feminicidios: crímenes brutales

Hace poco la ONU informó que Latinoamérica presenta la mayor tasa de feminicidios a nivel mundial. Una mirada a la situación en Ecuador.

La violencia contra las mujeres está a la orden del día en América Latina. Dejando aparte las zonas de guerra en el mundo, la región presenta la mayor tasa de violencia de género. Según Anabelle Arévalo Lata, psicóloga de la organización de ayuda para las mujeres Cepam, en Guayaquil, Ecuador, los casos no han aumentado, sino que se registran de mejor manera debido a un cambio en la ley.  

En el 2014 se modificaron las leyes en Ecuador y se tipificó por primera vez el delito de feminicidio en el Código Orgánico Integral Penal del Ecuador, como una extrema forma de violencia de género. El feminicidio se define como asesinato de una mujer a causa de su género.

América Latina es "la región más peligrosa del mundo para la mujer"

Feminicidios en México: “La vida de las mujeres no importa”

Extrema brutalidad

Según Anabelle Arévalo Lata, se tiene que romper el silencio. Los asesinatos de las mujeres son regularmente brutales. Incluso existen casos donde las mujeres son torturadas durante días, heridas con machetes o estranguladas.

En Ecuador cada 53 horas muere una mujer a causa de la violencia de género. Guayaquil, con alrededor de 2,5 millones de personas, es la ciudad más grande de Ecuador y la más peligrosa, junto con Quito. Las víctimas no solo son las mujeres sino también las familias, principalmente los niños. Después de perder a su madre, a veces también pierden al padre, que va a dar a cárcel como asesino.

El Cepam es un centro para mujeres, en donde un grupo de psicólogos, trabajadores sociales y abogados se encarga integralmente de ellas y las asesora. Uno de los casos más escabrosos que sobrepasó los titulares de las provincias fue la muerte de Olga Rodríguez Quiñones, de 33 años. Su hermano Mario Rodríguez Quiñones quiere luchar para se haga justicia en su nombre.      

El suceso es horripilante: Olga Rodríguez Quiñones fue asesinada por su esposo en la cárcel. El hombre solicitó la visita conyugal, y amenazó con no entregarle el cheque para la alimentación de los 4 niños, si ella no accedía. Durante el acto sexual el hombre golpeó a la mujer en su cráneo y después la estranguló. La muerte se produjo en la prisión y en presencia de los guardias.

Ya nadie puede ayudar a Olga. La meta de Mario Rodríguez es solamente que su cuñado sea condenado a 40 años de prisión. Los guardias de la prisión no serán acusados, solo serán considerados testigos.

DW recomienda