Felix Magath, el salvavidas de la Bundesliga | Deportes | DW | 10.02.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Felix Magath, el salvavidas de la Bundesliga

En medio de la crisis que atraviesa el Hamburgo no sorprende que salga a relucir como posible “salvador” del club el nombre de Felix Magath, el máximo experto de la Bundesliga en rescates de emergencia.

En Hamburgo, tras la sexta derrota consecutiva del equipo y la vertiginosa caída en la clasificación (posición 17), los nervios están de punta. Las directivas y los aficionados del club no encuentran una explicación a la crisis y, ante el temor de perder el cupo en primera división que han defendido con éxito durante medio siglo, han contemplado como solución reactivar en la Bundesliga, tras 15 meses de pausa, a Felix Magath, quien en el pasado ya ha sacado de atolladeros similares, e incluso mayores, a varios otros clubes del fútbol alemán.

Experto en rescates

Magath empezó a labrar su fama como “salvavidas” en los albores de su carrera como entrenador. Curiosamente, el primer club al que rescató de un inminente descenso a la segunda división fue el propio Hamburgo, en la temporada 1995/1996. Entonces, en su debut como técnico de un equipo profesional, Magath recibió al Hamburgo en la casilla 17 de la clasificación, en una crisis similar a la actual. Al final de la temporada lo entregó en la quinta, y con un cupo para una competencia internacional, la Copa UEFA.

Su siguiente “paciente” fue el Núremberg. El club ocupaba la última posición en el campeonato de la segunda división alemana de la temporada 1997/1998 cuando Felix Magath asumió el comando del equipo. Al final obtuvo la tercera plaza y ascendió a la categoría elite de la Bundesliga de la cual Núremberg se había ausentado durante cuatro años.

La tercera estación en la carrera de Felix Magath como entrenador tendría las mismas características que las dos anteriores: un equipo en crisis, último en la clasificación. En esta oportunidad sería el Bremen (1998), al que si bien no logró salvar definitivamente en los seis meses que estuvo allí, si colocó en la final de la Copa Alemana, que se convertiría en el primer gran título del club en aquellos años.

La reputación de entrenador “salvavidas” le abrió las puertas del Fráncfort, club al que en 1999 recibió lleno de problemas tras haber perdido 12 de 17 partidos disputados. Magath consiguió lo que muchos consideraban imposible: mantener al Fráncfort en la primera división. Alcanzada esa meta el entrenador se marchó, en el año 2000, a rescatar a otro club agónico, el Stuttgart, al que consolidó en poco tiempo como protagonista de la Bundesliga, subcampeón en el 2003, y campeón del prestigioso trofeo internacional Copa UI del 2002.

Generador de discordias

Revisada esa parte de su carrera, es comprensible que un club que desea salir de una crisis, como sucede hoy con el Hamburgo, contemple el nombre de Felix Magath como una posible solución. De otro lado, también se puede entender la oposición de algunos directivos del club del puerto alemán cuando se conoce la otra cara de la moneda.

Magath, que primero con Stuttgart y luego con el Bayern Múnich le añadió a su rotulo de “salvador” también el de “triunfador”, pocas veces se ha marchado de un club sin dejar atrás conflictos, diferencias y problemas que le ha tocado arreglar a sus sucesores.

Felix Magath fue el encargado de traer a la Bundesliga, al Schalke, a Raúl González.

Felix Magath fue el encargado de traer a la Bundesliga, al Schalke, a Raúl González.

En Hamburgo, por ejemplo, rescató al equipo en su primera temporada, pero en la segunda fue despedido cuando lo tenía al borde del descenso. Al Núremberg lo ascendió a la primera división pero no renovó contrato luego de que las negociaciones para retenerlo fracasaran al no satisfacer sus demandas. Y en Bremen, como en Fráncfort, fue imposible seguir trabajando con él debido los agudos enfrentamientos con algunos jugadores y una gran parte de los aficionados.

Luego de los títulos que obtuvo en el 2005 y 2006 con el Bayern, y el 2009 con Wolfsburgo, Magath llegó al Schalke, donde pese a los éxitos deportivos (final de la Copa Alemana y cuartos de final de la Champions League) tuvo que irse en el 2011 en medio de una enorme disputa con las directivas y los hinchas que no aprobaron su opulenta política de fichajes.

La misma situación enfrentaría en el que hasta ahora ha sido su último trabajo en el fútbol alemán. En Wolfsburgo, Felix Magath desconcertó con la forma de manejar el personal y los recursos del club: en total utilizó a 36 jugadores diferentes a lo largo de la temporada, y gastó 30 millones en la contratación de ocho jugadores que no aportaron gran cosa a mejorar el rendimiento del equipo, que abandonó en octubre del 2012. Desde entonces espera el llamado de un club que necesite un salvador, algo que le urge al Hamburgo.

DW recomienda

Publicidad