Felix Magath, el entrenador “Facebook” | Deportes | DW | 09.04.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Felix Magath, el entrenador “Facebook”

Las redes sociales son un excelente vehículo de comunicación para que las estrellas del fútbol entren en contacto directo con la afición, el entrenador Felix Magath, lo entendió pronto y por eso se registró en Facebook.

default

Felix Magath: cara a cara con los fans.

Hoy el entrenador del Wolfsburgo cuenta en su página de Facebook con más de 187.000 seguidores y cada una de sus actualizaciones –por lo menos dos por semana- registra en promedio 500 comentarios y 800 “like” (me gusta); además, él no se contenta solamente con informar a la afición mediante texto sino que publica videos suyos en los que el contacto es aun mucho más personalizado y emotivo, y los temas no se limitan a la actualidad del equipo sino que también se ocupa de otros de interés general para el mundo del fútbol en Alemania.

El histórico 9 de febrero

En esa fecha, a las 5:34 p.m hora alemana, Felix Magath escribió su primer mensaje: “Queridos aficionados del Schalke, registrándome en Facebook ingreso a un nuevo campo de juego y me alegro de antemano por los numerosos artículos y un movido intercambio”. A 3.289 personas les gustó el saludo y 1.350 se animaron a comentarlo inmediatamente; 36 horas después la página superaba los 16.000 seguidores, 48 horas más tarde los 25.000.

Screenshot der Seite des Fußballtrainers Felix Magath auf Facebook

Screenshot de la cuenta de Magath en Facebook.

En su segundo mensaje, el mismo día a las 7:59 p.m, el entrenador de 57 años colgó un ya legendario video suyo documentando en 46 segundos su ingreso a la red social: “Todos hablan sobre fútbol, también en Facebook donde se discuten muchos temas. Yo quiero tomar este camino, así que me voy a registrar”. Dicho y hecho.

Por aquella época Magath, siendo aún entrenador en Schalke, se encontraba en el “ojo de la tormenta” y venía siendo objeto de duras críticas por los malos resultados del equipo y una política de contrataciones de jugadores que resultaba poco comprensible para la afición. El medio escogido por el entrenador no pudo haber tenido mejor resonancia, los comentarios eran negativos y duros, pero por primera vez uno al lado del otro, separados apenas por unas líneas, también surgieron los defensores de su trabajo y ellos escribían “dejen trabajar a Magath en paz, él tiene más conocimiento de fútbol que todos sus detractores juntos”.

Facebook no sirve de salvavidas

Las voces de la crítica no se silenciaron, pero el efecto en Facebook fue positivo ya que aquellos que le respaldaban también se hicieron escuchar en un dialogo directo con el entrenador. En Facebook Magath emprendió una ofensiva simpática y carismática para acallar a quienes estaban en su contra defendiéndose de los ataques de sus opositores con argumentos que en apenas segundos encontraban apoyo y comprensión. Magath contestó las preguntas de los aficionados, las fáciles y las difíciles, y la reacción fue mayormente favorable.

Aún así la ofensiva en la red social no logró salvarle el puesto a Magath en el Schalke, a poco más de un mes de haberse registrado en Facebook el entrenador estaba desempleado y la noticia se convertiría en el máximo hit de su perfil con 12.823 comentarios y 9.441 likes. Los mensajes tenían tanto de alentadores (“!Tú eres el mejor entrenador de la Bundesliga Felix!”; “Si te despiden pese a llegar a los cuartos de final de la Champions League y a la final de la Copa Alemana, ¿por qué despedirán a otros? ¿Quizás porque el césped es demasiado verde?”), como de desmoralizantes (“Ya se fue, por fin, ahora todo irá mejor”; “Ya era hora de que nos dejara en paz el que vendió el alma de nuestro club”).

¿Schalke o Wolfsburgo?

Una cuenta en Facebook cuyo propósito era acercar a Felix Magath con la afición del Schalke pareciera ya no tener sentido cuando el entrenador es despedido, pero ella le fue muy útil a todos aquellos que con indignación registraron cómo en menos de 48 horas aquel a quien seguían en la red social cambiaba de uniforme firmando contrato con el Wolfsburgo: “¡Traidor!”; “¡Mercenario!”; “Ya no me gusta Magath”; “Yo respetaba su trabajo y lamenté su partida, pero lo que acaba de hacer es el colmo del irrespeto y ojala termine en la segunda división”, escribieron.

Magath guardó un prudente silencio y se tomó su tiempo para reaparecer en la red, lamentablemente cometiendo un error -como se comprobaría rápidamente- pues su primer mensaje como entrenador del Wolfsburgo a la afición de este equipo lo mostraba vistiendo la camiseta del Schalke; la polémica no se hizo esperar.

De todas formas el entrenador se lo tomó con humor, cambió la foto de su perfil publicando en esta ocasión una más neutral, dijo “ahora sí tengo el traje correcto”, y continuó el dialogo con sus seguidores, tanto con los hinchas del Wolfsburgo como con los adquiridos en su era con el Schalke, quienes pese a todo aún le leen y no le han retirado el “like”.

Autor: Daniel Martínez
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda

Publicidad