Fagocitadores de bacterias: la medicina del mañana | Ciencia y Ecología | DW | 21.11.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ciencia y Ecología

Fagocitadores de bacterias: la medicina del mañana

¿Qué hacer cuando los antibióticos ya no son efectivos? Personas de todo el mundo van a Georgia para ser tratadas con bacteriófagos. La fagoterapia también se aplica en Bélgica.

Tanja D. vive en los Países Bajos y sufre de hidradenitis supurativa desde hace 30 años, una enfermedad crónica de la piel en la que las raíces capilares se inflaman y causan mucho dolor en zonas íntimas como las axilas y el pecho.

Tratamientos de 3.900 euros en Georgia

En agosto de 2019, la paciente tomó una decisión radical. Dejó de tomar los antibióticos, que cada vez surgían menos efecto, y viajó a Georgia por dos semanas para recibir un tratamiento con bacteriófagos.

Aunque esta terapia no está aprobada en los países de Europa Occidental, Tanja D. pagó 3.900 euros de su propio bolsillo con la esperanza de aliviar su dolencia.

Tanja D. se somete a una terapia con bacteriófagos.

Tanja D. se somete a una terapia con bacteriófagos.

Los bacteriófagos, también llamados fagos, son virus que luchan contra la proliferación de sus bacterias huéspedes fagocitándolas. La terapia con bactetriófagos consiste en la administración oral de un tipo de fago que se adhiere a sus contrapartes bacterianas en el cuerpo del paciente para sobrevivir.

Con el tratamiento se invierte la polaridad de la célula bacteriana, lo que permite que los fagos se multipliquen en tal cantidad que la célula termina estallando. Luego, los fagos liberados se adhieren a otras bacterias, hasta que todas son destruidas.

Viaje a lo desconocido

"Sabe a champiñones", comenta Tanja D. a Deutsche Welle mientras toma su dosis matutina de fagos. "Cuando fui a Georgia estaba muy nerviosa, pero sobre todo decepcionada por el tratamiento en Países Bajos", dice.

Después de que los antibióticos dejaron de funcionar, su médico le sugirió que tomara biofármacos, que son medicamentos genéticamente modificados. Sin embargo, ella quería algo diferente. Después de ver un programa de televisión sobre bacteriófagos, decidió buscar un tratamiento.

Modelo de un bacteriófago en un hospital de Bruselas, Bélgica.

Modelo de un bacteriófago en un hospital de Bruselas, Bélgica.

Su doctor nunca había oído hablar de los fagos

Tanja dio con el Instituto Georgi-Eliava, en Georgia, el cual investiga el uso de bacteriófagos desde 1923, pocos años después de que fueran descubiertos. Georgia es el centro mundial de la fagoterapia.

Durante la Guerra Fría no se disponía de antibióticos en la Unión Soviética. Las enfermedades infecciosas se trataban con fagos. Hoy en día, el Instituto Eliava ofrece las mayor cantidad terapias con bacteriófagos del mundo.

Despues de un tratamiento de dos semanas, la paciente regresó a los Países Bajos con una maleta llena de latas de fagos. Cada día toma dos fagos diferentes y se aplica una crema.

Ahora tiene más energía y se siente mejor. Las inflamaciones pequeñas en el pecho y las axilas han disminuido, y las grandes aparecen y desaparecen, pero no son tan graves como antes.

"No me parece ilegal"

Cada tres meses, Tanja D. viaja a Bélgica, que está a 15 kilómetros, para recoger una nueva dosis. Los bacteriófagos vienen de Georgia y le cuestan 500 euros. Su seguro de salud no cubre los costos de este tratamiento. Bélgica es el único país de Europa Occidental donde se permiten los fagos. En los Países Bajos sólo pueden utilizarse en casos excepcionales, ya sea para salvar vidas o aliviar dolores intensos.

Un paquete de bacteriófagos de Georgia.

Un paquete de bacteriófagos de Georgia.

El médico tratante es el único responsable. "No me parece ilegal", dice Tanja. "Estoy cien por ciento segura de que este medicamento ayudará a muchas personas".

Al igual que los antibióticos, los bacteriófagos también pueden provocar resistencia. Pero como van un paso adelante de las bacterias, pueden superar la resistencia. Además, los bacteriógrafos se dirigen a un tipo específico de bacterias, dejando intactas a las bacterias útiles, tales como las del intestino.

Antes de iniciar un tratamiento con fagos es necesario determinar qué bacterias desencadenan la enfermedad. Los fagos se producen individualmente para cada paciente, a menudo en Georgia.

Los bacteriófagos están permitidos en Bélgica

Los medicamentos personalizados no cumplen con las regulaciones de los países de Europa Occidental. La aprobación de cada una de las prescripciones de fagos demandaría mucho esfuerzo por parte de los entes de control.

En Bélgica ocurre algo diferente. Desde el año pasado, el Instituto Científico de la Salud, en cooperación con médicos, pacientes, fabricantes, farmacéuticos y la Oficina Federal Belga de Medicamentos, puede eludir este proceso mediante la emisión de un certificado de los principios activos del fármaco. Los laboratorios utilizan los bacteriófagos en base a determinadas directrices.

"Aplicamos el marco legal existente en la producción de bacteriófagos", explica a Deutsche Welle el Dr. Jean-Paul Pirnay, del Hospital Militar Reina Astrid de Bruselas. Alrededor de 30 pacientes ya han sido tratados con fagos. El hospital militar es el único en Bélgica donde se producen bacteriófagos.

El profesor Pirnay investiga sobre la efectividad de los bacteriófagos en Bruselas.

El profesor Pirnay investiga sobre la efectividad de los bacteriófagos en Bruselas.

Complemento de los antibióticos

"Necesitamos que las compañías farmacéuticas produzcan fagos", subraya Pirnay. "Un hospital no puede producir los fagos necesarios para un número de pacientes en crecimiento." La producción industrial de fagos requeriría un marco jurídico diferente e investigación. "Los fagos no reemplazarán a los antibióticos. Ambos se usarán juntos para que los antibióticos sean más efectivos".

Tanja D. quiere continuar su tratamiento en Bruselas porque la comunicación con los médicos en Georgia es difícil para ella. Siempre necesita un traductor. "Espero que los fagos pronto sean permitidos en Europa. Ir a Georgia es difícil y caro", añade.

Alemania y los Países Bajos están llevando a cabo estudios piloto para la prescripción personalizada de bacteriófagos. Francia ya importa fagos belgas y acepta su uso.

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema