Fútbol alemán, producto de exportación | Deportes | DW | 05.03.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Fútbol alemán, producto de exportación

Hasta ahora son sólo cuatro los jugadores de la selección alemana de fútbol militando en clubes extranjeros, pero se estima que al final del verano la cifra podría duplicarse pues el interés internacional crece cada día.

Mesut Özil, jugador del Real Madrid, representa a Alemania en el exterior.

Mesut Özil, jugador del Real Madrid, representa a Alemania en el exterior.

A Mesut Özil, Sami Khedira (Real Madrid), Per Mertesacker (Arsenal) y Miroslav Klose (Lazio Roma), los representantes de Alemania en las ligas del exterior, se podrían sumar después de la Eurocopa 2012, que se juega este verano en Polonia y Ucrania, más nombres de futbolistas de la selección nacional actualmente activos en la Bundesliga.

Podolski, el primero en irse

De acuerdo a informes de prensa, el primer seleccionado alemán en dar el salto al extranjero será el atacante del Colonia, Lukas Podolski. Se dice que el jugador de origen polaco ha llegado a un acuerdo con el Arsenal de la capital inglesa para sumarse al equipo a partir de la próxima temporada, donde ya está jugando un colega suyo, el defensor central Per Mertesacker.

En caso de que no se confirmara el fichaje en Londres, lo que sí es definitivo es que Podolski abandonaría Alemania pues ofertas no le faltan: tanto en Inglaterra como en Italia varios clubes pretenden sus servicios. Y la migración de jugadores alemanes, posterior a la Eurocopa, no pararía allí.

No es desconocido el interés de los mejores equipos del viejo continente en Mario Götze, la estrella juvenil del campeón alemán, Dortmund; y aunque las directivas del equipo de la Bundesliga le han declarado “intransferible”, no dejan de ser tentadoras las sumas que se manejan como base para una posible venta (mínimo 40 millones de euro) bien sea a Manchester United, o a Arsenal, cuyo entrenador Arsene Wenger públicamente ya anunció “le queremos”.

Otros dos jugadores candidatos a marcharse de Alemania cumplida la cita del torneo continental son los gemelos Bender. Sven (Dortmund) y Lars (Leverkusen), ambos medios defensivos, han sido observados con detenimiento por clubes españoles e italianos, lo cual vale también para el defensor central Mats Hummels (Dortmund) y el lateral Benedikt Höwedes (Schalke).

Mercado en alza

Han pasado ya 20 años desde el que fue el “mejor año” para el mercado de futbolistas alemanes en el exterior, 1992. Después de la Eurocopa jugada en Suecia, donde Alemania terminó como subcampeona, ocho de las máximas figuras de la selección nacional jugaban en equipos extranjeros: Andreas Brehme (Inter Milán), Thomas Doll (Lazio Roma), Thomas Hässler (AS Roma), Jürgen Klinsmann (Inter Milán), Jürgen Kohler (Juventus Turín), Stefan Reuter (Juventus Turín), Karlheinz Riedle (Lazio Roma), y Rudi Völler (AS Roma).

Esa cifra se mantiene hasta hoy insuperable, aunque ha mejorado considerablemente luego de que el Mundial 2010 se disputará completamente con jugadores activos en la Bundesliga, lo cual ya no sucederá en la Eurocopa 2012, pues la notable actuación de los alemanes en Sudáfrica fue la encargada de abrirle de nuevo las puertas del mercado internacional a estrellas como Mesüt Özil y Sami Khedira.

Un triunfo en la Eurocopa despertará aún más el apetito de otras ligas por los futbolistas alemanes, tal como ocurrió en 1990 cuando Alemania conquistó en Italia la Copa del Mundo y de cinco jugadores que en ese momento militaban en clubes extranjeros (Thomas Berthold y Rudi Völler en AS Roma; Andreas Brehme, Jürgen Klinsmann, y Lothar Matthäus en Inter Milán), se pasó a la cifra récord de 1992.

El entrenador de Real Madrid, José Mourinho declaró hace un par de meses hablando de sus jugadores Özil y Khedira, “aprecio a los jugadores alemanes por su profesionalidad, porque cometen pocos errores en su trabajo, son siempre puntuales, responsables, muy concentrados en sus deberes, tienen mucha disciplina y una mentalidad que admiro”.

La opinión de Mourinho es compartida por otros entrenadores de grandes clubes en Europa, por eso el fútbol alemán va tomando impulso como producto de exportación.

Autor: Daniel Martínez

Editor: Enrique López

DW recomienda

Publicidad