Expertos en armas químicas de la ONU regresan a Siria | El Mundo | DW | 25.09.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Expertos en armas químicas de la ONU regresan a Siria

Los inspectores de armas químicas de Naciones Unidas se encuentran ya en Siria. Seguirán investigando acusaciones sobre el uso de ese tipo de armamento durante el conflicto, que ya se extiende por dos años y medio.

Rebeldes y gobierno se acusan mutuamente del uso de armas químicas en Siria.

Rebeldes y gobierno se acusan mutuamente del uso de armas químicas en Siria.

Los inspectores de armas químicas de la ONU volvieron a Siria este miércoles. Un convoy llevó al equipo, por tierra, desde el aeropuerto de Beirut hasta Damasco. La caravana de cinco automóviles de Naciones Unidas, con al menos ocho miembros del equipo, arribó temprano en un hotel del centro de Damasco, dijeron testigos.

En su primera visita, los inspectores constararon el uso de gas sarín el 21 de agosto en varios pueblos de los alrededores de Damasco que acabó con la vida de cientos de personas. Ahora investigarán otros tres casos en los que se sospecha que se usaron sustancias químicas en la guerra civil. Se trata de denuncias en Jan al Asal y Sheij Maksud, en la provincia de Alepo, así como en Sarakib, una pequeña ciudad cerca de la capital provincial Idlib.

Acusaciones mutuas

Los opositores occidentales al presidente sirio, Bashar al-Assad, afirmaron que el informe de los inspectores no deja mayores dudas respecto de que sus fuerzas fueron responsables por ese ataque. Las autoridades sirias negaron la acusación y dijeron que no tenía sentido que llevaran a cabo un ataque con armas químicas cuando sus fuerzas estaban efectuando avances y mientras los inspectores permanecían a sólo pocos kilómetros en el centro de la capital.

Rusia también ha dicho que el informe de los inspectores no entrega pruebas irrefutables de que las fuerzas de Assad sean responsables y que Damasco entregó información que, según afirmó, muestra que los rebeldes fueron responsables por el ataque con armas químicas.

Al momento del ataque del 21 de agosto con gas sarín, los inspectores estaban en Damasco preparándose para investigar tres casos previos de supuesto uso de armas químicas, incluido uno en marzo en la ciudad de Khan al-Assal, en el norte de Siria.Tras la primera inspección, el régimen de Bashar al Assad aceptó que sus arsenales de armas químicas sean destruidos.

rml (dpa, dradio, reuters)

DW recomienda