Exempleados de Mexicana de Aviación ponen sus esperanzas en AMLO | México en DW | DW | 04.12.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

México

Exempleados de Mexicana de Aviación ponen sus esperanzas en AMLO

Mexicana de Aviación quebró hace ocho años. Miles de exempleados todavía esperan por sus indemnizaciones y pensiones. Del anterior Gobierno de Enrique Peña Nieto, recibieron solo promesas vacías.

Mexicana ya no está en el aire, pero sus rutas y franjas horarias todavía tienen demanda. (Alfrede Estrella/AFP/Getty Images)

Mexicana ya no está en el aire, pero sus rutas y franjas horarias todavía tienen demanda.

"Todo lo que habíamos ahorrado desapareció, vendimos nuestros autos, algunos objetos de valor. Algunos colegas perdieron sus casas". A la exempleada mexicana Adriana Islas Caballero, de 58 años de edad, se le salen las lágrimas cuando habla de los últimos años. Más de ocho años después de la bancarrota de la aerolínea más antigua de América Latina, ella y otros cerca de 8.000 exempleados continúan esperando que se les paguen sus pensiones o indemnizaciones por despido.

"Para nosotros, los trabajadores jubilados, ha sido un vía crucis", dice Fausto Guerrero Díaz. Este hombre, de 59 años de edad, es presidente de la Asociación de Jubilados, Trabajadores y Extrabajadores de la Aviación Mexicana (Ajteam). "La mayoría de nosotros ya no encuentra trabajo, debido a nuestra edad". Sin ingresos ni pensiones, muchos colegas han usado sus ahorros para sobrevivir, cuenta. Y lo han perdido todo, desde sus posesiones hasta su salud, asegura.

Adriana Islas (izq.) y Fausto Guerrero (2º. desde la der.) trabajan en la cafetería Mexicana, en el aeropuerto de la Ciudad de México. (DW/A. Knobloch)

Adriana Islas (izq.) y Fausto Guerrero (2º. desde la der.) trabajan en la cafetería Mexicana, en el aeropuerto de la Ciudad de México.

"Hace ocho años que luchamos desesperadamente por nuestros derechos. Además de procesos judiciales, hemos realizado manifestaciones, bloqueos de carreteras e, incluso, huelgas de hambre; pero todo lo que recibimos de las autoridades son promesas vacías", dice Guerrero Díaz. Abandonados también por la Asociación Sindical de Sobrecargos de Aviación (ASSA), decidieron tomar su causa en sus propias manos y fundaron Ajteam.

Una cafetería en una zona ocupada del aeropuerto

Desde hace algunos años, los exempleados de Mexicana ocupan una sección del Aeropuerto Internacional de Ciudad de México. Desde hace tres, operan una cafetería en la Terminal 1, donde venden sándwiches caseros, dulces y café. "No teníamos más recursos. Y cada vez que llegábamos aquí al aeropuerto para protestar, gastábamos en gasolina, café, dulces," dice Islas. Así se les ocurrió la idea de la cafetería.

Aquí, los antiguos empleados de Mexicana venden souvenires frente a la cafetería, en el aeropuerto de la Ciudad de México. (DW/A. Knobloch)

Aquí, los antiguos empleados de Mexicana venden souvenires frente a la cafetería, en el aeropuerto de Ciudad de México.

"Hoy, alrededor de 70 familias sobreviven gracias a esta cafetería", explica Guerrero Díaz. Al mismo tiempo, esta es una espina para el Gobierno: grandes carteles recuerdan las promesas incumplidas del Ejecutivo de Enrique Peña Nieto y exigen una solución. El presidente saliente de México, que dejó el cargo este 1 de diciembre, prometió resolver el problema. Nada ha sucedido hasta ahora; más bien, el Estado ha boicoteado cualquier posible solución, afirma Guerrero Díaz.

El saqueo de Mexicana

La antigua aerolínea estatal mexicana se privatizó en 2005. Se vendió por una fracción de su valor a la cadena de hoteles Grupo Posadas, propiedad de Gastón Azcárraga Andrade. Incluido en el paquete estuvo el fondo de pensiones completo de 130 millones de dólares estadounidenses. Cinco años después de la adquisición, la compañía ya había acumulado una deuda de más de 800 millones de dólares.

Nadie sabe a dónde fue a parar todo el dinero. Se vendió todo, incluido el emblemático rascacielos de Mexicana en Ciudad de México. "Azcárraga se robó nuestro fondo de pensiones y saqueó sistemáticamente la compañía", acusa Guerrero Díaz, "todo a la vista del Gobierno y sin ser procesado por ello".

Las rutas y franjas horarias aún tienen valor

Mexicana se declaró en bancarrota y, finalmente, canceló sus operaciones el 28 de agosto de 2010. Se inició un procedimiento por insolvencia. Se prestaron alrededor de 2.700 rutas y franjas horarias a diversas aerolíneas.

"Estas rutas y franjas horarias pertenecen a los trabajadores", exige Guerrero Díaz. "Son lo más valioso. En los EE. UU. y Europa, se comercializan estas franjas horarias por entre 35 y 40 millones de dólares, cada una". Mexicana tiene cerca de 3.000. Eso sería suficiente para pagar una indemnización digna y pensiones, según Guerrero Díaz. "Pero, ¿qué hace el Gobierno? Torcer la ley y ofrecer justificaciones, no para favorecer a los trabajadores, sino para beneficiar a sus amigos en las principales compañías propietarias de las más importantes aerolíneas del país: Aeromexico, Interjet, Volaris, VivaAerobus".

La esperanza: AMLO. (Getty Images/AFP/A. Estrella)

La esperanza: AMLO.

La venta de aviones y motores generó dinero, pero los trabajadores se niegan a contentarse con migajas. "Otras aerolíneas se han enriquecido con la bancarrota y, a nosotros, el Gobierno quiere compensarnos con las sobras", se queja el exempleado de Mexicana.

Sus esperanzas están puestas ahora en el nuevo presidente, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien, durante su campaña electoral, expresó su simpatía por esta causa, en repetidas ocasiones: "Continuaremos nuestra lucha, y esperamos que él tenga la voluntad de hacer justicia".

(rml/ers)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda