Exdiputado alemán, ante la Justicia por pornografía infantil | Alemania | DW | 17.07.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Exdiputado alemán, ante la Justicia por pornografía infantil

La Fiscalía alemana presentará una acusación formal contra el exdiputado alemán Sebastian Edathy por tenencia de pornografía infantil para que comparezca ante la Justicia.

Sebastian Edathy.

Sebastian Edathy.

Tras meses de investigaciones tras encontrar en el ordenador de Edathy links a páginas de Internet con pornografía infantil, ahora será el juez el que deberá decidir sobre una posible condena para el exdiputado del Partido Socialdemócrata alemán (SPD), que podrá alcanzar los dos años de prisión si se demuestra su culpabilidad.

Se espera que la demanda sea presentada a lo largo de la mañana del jueves ante el correspondiente tribunal. De momento, la Fiscalía no ha querido hacer ninguna declaración al respecto.

La demanda se basa en las pruebas que reflejan que Edathy visitó páginas de Internet con pornografía infantil, encontradas en una copia de seguridad del ordenador desaparecido del político de 44 años. Edathy informó del robo de su ordenador del Parlamento (Bundestag) en febrero.

Escándalo y crisis política

Edathy, que desató todo un escándalo que sumió en una crisis a la nueva coalición de gobierno de Angela Merkel con el SPD, se defendió desde el principio de las sospechas de posesión de material de pornografía infantil y acusó a las autoridades alemanas de dispensarle un trato desfavorable. Sin embargo, en febrero dimitió de su puesto en el Bundestag, alegando en un principio problemas de salud.

Las autoridades alemanas registraron su piso y oficina en Baja Sajonia y en Berlín en busca de pruebas. Las investigaciones comenzaron tras aparecer su nombre en una lista de clientes de una empresa canadiense encargada de distribuir material pornográfico infantil. Según las acusaciones, Edathy habría comprado entre 2005 y 2010 al menos 31 videos o álbumes fotográficos en los que aparecían niños de edades comprendidas entre nueve y 14 años.

La primera víctima de todo este escándalo fue el socialcristiano Hans-Peter Friedrich, obligado a renunciar a su puesto de ministro de Agricultura después de que se conociese que durante las negociaciones de gobierno en octubre advirtió al SPD que uno de sus prometedores políticos podría ser investigado por la Justicia.

Friedrich, entonces ministro de Interior, pasó información confidencial al jefe del SPD, Sigmar Gabriel, para ahorrarles futuros problemas con alguien que sonaba para ministro o subsecretario durante las negociaciones con la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel.

Pero el jefe del SPD no mantuvo la confidencialidad solicitada y compartió la información con dos de sus correligionarios, el actual titular de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, y el jefe de la bancada socialdemócrata, Thomas Oppermann.

CP (dpa)

Publicidad