Evo Morales,¿tras los pasos de Angela Merkel? | América Latina | DW | 06.10.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Evo Morales,¿tras los pasos de Angela Merkel?

Evo Morales y su Gobierno le dieron un vuelco a Bolivia, sumida antes en la inestabilidad y la segregación. Pero tras varias reelecciones, el mandatario busca quedarse en el poder hasta 2025. ¿Qué tan legal es eso?

Evo Morales, presidente de Bolivia.

Evo Morales, presidente de Bolivia.

Evo Morales admira a la canciller alemana Angela Merkel, y su capacidad de hacerse reelegir. Por eso no tardó en felicitarla por su virtual cuarta elección consecutiva, sin dejar de hacer una referencia a sus propios planes: "Pueblos son sabios, reelección garantiza continuidad de proyectos a mediano y largo plazo. Alemania, referencia de desarrollo en el mundo”, trinó textualmente el presidente de Bolivia.

Este trino desató en Bolivia una  torrente de recriminaciones en el ya caldeado ambiente político en torno a si Evo Morales podrá o no presentar su nueva candidatura en 2019, para que pueda continuar en el poder, por lo menos, hasta 2025. 

¿Si Merkel puede gobernar 16 años, por qué no lo puede hacer Morales?

"Es un despropósito querer hacerle creer a los bolivianos que uno puede hacerse reelegir todas las veces que quiera, comparando el sistema de Bolivia con el de Alemania, una democracia parlamentaria, cuyo poder ejecutivo está repartido entre un presidente y un/a canciller, mientras en Bolivia él mantiene todo el poder en una persona”, dice a DW Wilson Santamaría, diputado y jefe de la alianza opositora Unidad Demócrata, en la Asamblea Legislativa de Bolivia.

Otro detractor, el expresidente Carlos Mesa (2003-2005), le contestó a Evo Morales en sus propios términos y por la misma vía: "En efecto, la sabiduría del pueblo boliviano se expresó (en referendo) el 21 de febrero (2016) diciendo ‘no' a una nueva reelección del presidente”. Mesa se refiere al referendo cuyo resultado "era y es vinculante, pero no ha sido respetado”, como le dice a DW Santamaría.

Para la oficialidad empero, el asunto es más bien de términos: "Lo que buscamos no es que Evo Morales sea reelegido - porque eso lo dirán las urnas - sino que se le respete el derecho a postularse de nuevo a la presidencia”, dice, por su parte a DW  Adriana Salvatierra, senadora del oficialista Movimiento al Socialismo (MAS) y presidenta de la Comisión de Constitución, Legislación, Derechos Humanos  y Sistema Electoral de la Cámara de Senadores de Bolivia.

Una disputa que trasciende fronteras

Para el oficialista MAS, "la Constitución de Bolivia contiene una controversia (contradicción), porque en unos artículos garantiza los derechos políticos (leáse derecho a la reelección), mientras en otros artículos los inhibe”, explica a DW Salvatierra. Por ello, agrega la diputada, "el MAS presentó una demanda ante el Tribunal Constitucional para que emita una sentencia sobre los derechos políticos de Evo Morales, y otros mandos, y puedan presentar su candidatura en 2019.

Pero la disputa ya ha trascendido las fronteras. La estrategia del oficialismo  pro "repostulación” cita el Pacto de Costa Rica o Convención Americana sobre Derechos Humanos para ampararse en el artículo 23 sobre la "garantía del ejercicio de derechos y libertades políticas”. Una "contradicción” que el Tribunal Constitucional de Bolivia  deberá resolver en unos 60 días, según cálculo de la presidenta de la Comisión de Constitución.

La espiral de confrontación se sigue moviendo.  Este 5 de septiembre, la oposición acusó al Gobierno de Evo Morales ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de violar, justamente, el mismo Pacto de Costa Rica. Según el jefe de la oposición boliviana, "la comunidad  internacional debe saber que en Bolivia se está desconociendo el voto: primero, porque no se contó el primer mandato de Morales (2006-2010) y luego porque el referéndum constitucional de 2016 no se ha respetado”.

Bolivia bajo Morales: un giro de 180 grados

Evo Morales asumió la presidencia por primera vez en 2006 y en 2009 acortó su mandato porque entró en vigor la nueva Constitución del Estado Plurinacional de Bolivia, volviendo a postularse. En 2014 presentó su candidatura y ganó los comicios, por tercera vez, la segunda bajo el mandato de la nueva Constitución Política del Estado. Su actual mandato va hasta 2020, pero ahora quiere ser presidente hasta 2025.

¿Tan bueno ha sido el Gobierno de Evo Morales que quiere hacerse reelegir una y otra vez? "Bolivia era un país al cual le habían enajenado sus recursos naturales, que estaban en manos de las trasnacionales. Hoy están en manos del pueblo boliviano”, responde a DW Adriana Salvatierra, y agrega que "Bolivia era un país en el cual el 70% de la población, mayoritariamente indígena, sufría discriminación política. En Bolivia las mujeres no teníamos los mismos derechos. Hoy la Asamblea Legislativa está compuesta por un 51% de mujeres”.

Continuidad y oposición

¿Qué tanto de lo que ha hecho Evo Morales es, según la oposición, un desacierto, qué tanto quiere continuar? Para Wilson Santamaría, "si bien la inclusión ha sido una de las banderas de este Gobierno, desde el año 2014 se ha destapado una serie de millonarios desfalcos del fondo para la promoción de los indígenas, proveniente de la renta petrolera. El presidente de la estatal petrolera se encuentra en la cárcel y otro está en prisión domiciliaria acusado de corrupción y cada día se descubren más casos”.

Según Santamaría, la "oposición socialdemócrata" en Bolivia sí tiene un plan: "Continuar lo bueno, corregir lo malo y hacer lo que no se hizo”. Entre sus planes cuenta "profundizar la inclusión y hacer más transparente la administración de los recursos energéticos, sin echar atrás la nacionalización”. 

José Ospina-Valencia (el)

DW recomienda