Europa en la encrucijada ante el liderazgo chino | El Mundo | DW | 16.02.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Europa en la encrucijada ante el liderazgo chino

Beijing quiere ser líder mundial y llenar el vacío que ha dejado el aislamiento de EE.UU. en la comunidad internacional. ¿Suplantará China la alianza entre Europa y EE.UU.?

Numerosos líderes mundiales se encuentran reunidos en la Conferencia de Seguridad de Múnich 2018, bajo una reducida influencia de EE.UU. en la política internacional, a causa de las políticas del presidente Donald Trump.

Por su parte China busca incrementar su presencia a nivel mundial, ya sea en la lucha contra el cambio climático o a favor del comercio internacional. Desde el año pasado, el país asiático ha logrado cementar su estatus como superpotencia global.

Más información: Inversión china en Alemania: ¿Cómo detener al dragón?

Líder del mundo "al precio que sea"

En la década de los 90, bajo el liderazgo de Deng Xiaoping, Beijing implementó una política exterior orientada al desarrollo, sin jugar un gran papel a nivel internacional. En aquel entonces,el lema era "mantener en secreto las capacidades y esperar el momento oportuno".

Esta estrategia "ya no responde a la realidad del país", explica el historiador chino Zhang Lifan. "China quiere ser líder mundial cueste lo que cueste".  "Mientras que EE.UU. persigue su política de "Estados Unidos primero", China y Xi Jingping buscan aprovechar la situación para asumir el liderazgo de la globalización".

Para alcanzar su meta, China ha fortalecido sus posiciones políticas en áreas estratégicas de las relaciones internacionales como la lucha contra el cambio climático, la seguridad del ártico y del ciberespacio, el comercio internacional y la exploración espacial.

 

¿Salvavidas para Europa?

Beijing ha intentado tácitamente llenar el vacío de liderazgo que ha dejado en Europa la política de "Estados Unidos primero" de Trump. El gobierno chino entiende que ser socio de la UE le da mayor legitimidad a los ojos del mundo.

Más información: China releva a Europa como líder de la transición energética

Federica Mogherini, la alta funcionaria de Exteriores de la UE, dijo al culminar una visita a Beijing en 2017 que "China y la Unión Europa son potencias globales. Tenemos la responsabilidad de trabajar unidos en favor de un orden global basado en reglas y más cooperativo".

La pregunta central es ¿cómo se posicionará China ante el deterioro de las relaciones entre EE.UU. y la UE?

Jan Gaspers, del Instituto Mercator de Estudios Chinos (MERICS) observa con interés cómo piensa navegar Europa por las aguas turbias, tomando en cuenta que Europa misma no está unida, y a lo que se agrega las diferencias entre EE.UU. y la UE sobre el cambio climático y el libre comercio.

Más información: Amnistía Internacional critica „luna de miel“ entre la UE y China

La "mejor alternativa" para China

Un informe de la organización MERICS señala que a través del "fomento de nexos con políticos europeos, empresarios, representantes de medios de comunicación e institutos de investigación y académicos", China busca "crear fuentes de apoyo para intereses chinos" en Europa. 

El reporte advierte que "los esfuerzos chinos por influir a Europa y sus ideales autoritarios representan una amenaza significativa a los valores e intereses europeos y a la democracia".

Más información: Opinión: Europa y sus valores

Aunque la profundización de las relaciones entre China y la UE ha registrado méritos económicos, la preocupación persiste.  A nivel político por la influencia autoritaria de China de cara a la democracia liberal europea. También cabe cuestionar si esta relación bilateral podrá brindarle a China el poderío mundial que tanto anhela.

Lewis Sanders (JCG/CHP)

DW recomienda

Publicidad