Estudiar cine en Alemania | Estudiar en Alemania | DW | 07.03.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Estudiar en Alemania

Estudiar cine en Alemania

En Alemania se puede estudiar cine en siete universidades diferentes. No obstante, esto no garantiza un éxito rotundo en la carrera profesional ni tampoco posicionarse en el dificultoso negocio del cine.

DER FLUSS WAR EINST EIN MENSCH Regie: Jan Zabeil Produktion: Rohfilm GmbH

Flash-Galerie Max Ophüls Prei WETTBEWERB LANGFILM DER FLUSS WAR EINST EIN MENSCH

En cuestiones de estudio de cine, la pregunta que muchos se hacen es si es posible estudiar el arte cinematográfico en cursos de planes universitarios, y si la universidad es para estos fines el lugar correcto. Para esto aún no hay una respuesta. La lista de directores de cine famosos que no cursaron un estudio universitario es larga. Entre estos, encontramos cineastas de renombre, como Rainer Werner Fassbinder o Tom Tykwer. Mientras que Fassbinder, por ejemplo, no fue admitido en la universidad de cine de Munich, para Tykwer el trabajo mismo en la industria cinematográfica fue su propia escuela. Este último, trabajó durante muchos años como operador de cine y dirigió el cine “Movimiento” en Berlín. Fassbinder se convirtió en el líder del nuevo cine alemán y Tykwer trabaja actualmente con estrellas de Hollywood, además de recibir sumas millonarias para presupuestar sus proyectos.

La escuela sigue siendo un trampolín seguro para el cineasta

Por otro lado, encontramos otros ejemplos, en los que actuales directores de cine lograron reconocimiento internacional, después de haber hecho estudios de cine en la universidad o escuelas privadas de cine. Entre los más reconocidos tenemos a Roland Emmerich, el cual terminó sus estudios en la Universidad de cine de Munich y pertenece actualmente a la lista de directores de cine más famosos a nivel mundial. Asimismo Florian Henkel von Donnersmarck, de “La Vida de los Otros”, terminó sus estudios en Munich logrando una carrera exitosa. A esta lista se le pueden agregar nombres como el de Wim Wenders y Doris Dörrie, cineastas de “escuela” que hoy día también llevan a cabo una carrera profesional exitosa.

¿Perspectivas para la nueva generación de cineastas?

Christian Schwochow en el festival de Max Ophüls.

El joven cineasta en el festival Max Ophüls.

Ahora bien, ¿cuáles son las posibilidades para las generaciones actuales en negocio del cinematográfico? Para responder a esta pregunta se llevó a cabo una entrevista a tres jóvenes cineastas alemanes: Jessica Krummacher, que estudió en la Universidad de Munich, Jan Zabell, estudiante del HFF “Konrad Wolf” en Potsdam-Babelsberg, y Christian Schwochow, el cual terminó sus estudios de cine en a la Academia de Cine de Baden-Wrtemberg de la ciudad de Ludwigsburg.

La Academia un espacio seguro

Christian Schwochow, de 34 años, encontró en la academia un sitio seguro, por lo menos los dos primeros años: “Para mí la Escuela de Cine fue indiscutiblemente el mejor camino para empezar”, cuenta el joven cineasta. Especialmente en los primeros años de estudio uno no sabe que va a hacer después de terminar los estudios. “Esto daba antes mucha libertad.”, dice Schwochow. El joven director terminó su estudio de cine hace cuatro años en Ludwigsburg. Su primer largometraje “Novemberkind”, se presentó en distintos festivales de cine y fue galardonado con diferentes premios.

DIE UNSICHTBARE Dirección: Christian Schwochow Producción: teamWorx TV & Film GmbH

Flash-Galerie : DIE UNSICHTBARE Premio Max Ophüls en categoría a mejor largometraje.

Su nueva película “Die Unsichtbare”, un drama intenso con actrices sobresalientes, también fue dada a conocer en diferentes festivales cinematográficos, y fue llevada en enero de este año a la cartelera del cine internacional. De momento Schwochow trabaja en el rodaje de la película “Der Turm”, basada en la novela de Uwe-Telkamp del mismo nombre, y la cual será llevada a la televisión.

Christian Schwochow es así un claro ejemplo para los cineastas, que después de una larga trayectoria académica han conseguido éxito en su vida profesional. “La academia fue como una especie de laboratorio”, recuerda el joven cineasta. Esto le permitía irse probando así mismo: “Así pude descubrir que me gustaba y que no.” Sobre todo, en la Academia de Cine pudo aprender a trabajar en equipo, donde asimismo construyó sus primeros círculos, con los que aún trabaja en conjunto.

Oscar para la nueva generación

Ludwigsburg es una de las siete escuelas de cine en Alemania, en la cual los jóvenes pueden asistir a cursos como dirección, cámara o producción. Estudiantes talentosos de la academia de cine de Baden-Würtemberg, lograron en los últimos años, entre otras cosas, éxito internacional, incluso se consiguió ganar el Oscar. Junto a la “Media School” de Hamburgo, la academia de arte cinematográfico “Kunsthochschule” o la escuela de cine “Filmhochschule", ambas de la ciudad de Colonia, la Academia de Cine de Ludwigsburg pertenece a las escuelas más nuevas de cine en Alemania.

Jan Zabeil en el festival Max Ophüls.

El joven cineasta Zabeil en el festival Max Ophüls.

Ya a mediados de los años 60 la “HFF” de Munich y la Academia “Deutsche Film-und Fernsehakademie” de Berlín empezaron a ofrecer estudios para prometedores directores de cine. En Alemania oriental la escuela de cine “Konrad Wolf” fue y sigue siendo una de las academia más apetecidas por estudiantes aficionados del cine.

Jan Zaibel, novedoso cineasta, también estudió en esta escuela. Zabeil, nació en el año1981, y es un claro representante de la nueva generación cineastas, para el cual, el camino por la vía académica fue poco común. El joven director estudió dirección de cámara y fotografía de cine en la escuela de Potsdam-Balberg, disciplina en la cual también se especializó al hacer su película final como tesis de grado. Pero no fue sino hasta el año pasado, que este nuevo cineasta se dio a conocer gracias a su trabajo en la dirección y estreno del largometraje “Der Fluss war Ernst ein Mensch”. Esta película cuenta sobre un joven alemán que durante unas vacaciones en África pierde sustento y orientación en la vida. El film muestra un escenario tranquilo meditabundo, que va envolviendo minuciosamente al espectador con sus encantadoras imágenes en la historia. El largometraje fue galardonado en el año 2011 con el “New Directors Award” en San Sebastián.

La práctica rompe con la teoría

Pero, ¿cuáles serían las ventajas del estudio de cine para Zabeil? “Yo tuve ahí la oportunidad de ganar mucha experiencia en la práctica.”, dice el cineasta nacido en Berlín. Esto es completamente necesario, ya que solo de esta manera uno logra saber cómo funciona una película: “No fue por medio de la teoría sino por medio de la práctica en la que gane la suficiente confianza para decir: “en este momento salgo y produzco alguna cosa.” Su largometraje fue filmado directamente en África, acompañado únicamente por el actor Alexander Fehling y dos técnicos. Los rodajes de la película fueron toda una odisea, pero valieron la pena, ya que en los festivales de cine tanto nacionales como internacionales el filme fue muy elogiado.

TOTEM Dirección: Jessica Krummacher Producción: Arepo Media, kLAPPbOXfILME, Lieblingsfilm

Flash-Galerie TOTEM Premio Max Ophüls en categoría mejor largometraje

Asimismo la joven cineasta Jessica Krummacher llevó a cabo un estudio de cine poco usual. Krummacher terminó sus estudios en publicidad y documentación cinematográfica, pero decidió, así como Zabeil, hacer una película: “Totem”. Este filme llamó la atención inmediatamente convirtiéndose en un éxito del arte cinematográfico. “Totem” fue llevado como único filme alemán al festival de Venecia del año pasado. A pesar de que la joven directora de cine se siente comprometida con el documental de cine, sus verdaderos objetivos son otros: “Yo quiero hacer definitivamente películas, y ganarme el dinero sin necesidad de hacer otro tipo de trabajos adicionales”. No obstante, la joven cineasta es realista y conoce las dificultades y trabas de este difícil negocio.

Para ganar dinero, ¿trabajos adicionales?

“Totem” es un estudio funesto sobre una joven que trabaja como empleada doméstica para una familia, donde es explotada tanto física como psíquicamente. Al final de la historia la mucha se suicida. A pesar de que el contenido no promete mucho éxito en el público receptor, Krummacher sigue en pié con este difícil tema para un largometraje, y quiere seguir trabajando en este. A corto plazo la cineasta sostiene su futuro sobre dos pilares: ya que con sus propias películas no puede ganar dinero suficiente, esta trabaja tanto para la televisión así como para el cine. Sin embargo, sus objetivos siguen siendo muy claros: Krummacher quiere ser una gran directora sin necesidad de acudir a trabajos adicionales. Por el momento ella se esfuerza en conseguir algún tipo de financiación para su segundo rodaje.

Jessica Krummacher en el festival de Max Ophüls.

La joven cineasta Krummacher en el festival de Junge Max Ophüls.

Schwochow, Zabeil y Krummacher son tres ejemplos de la nueva generación de cineastas. Los tres han obtenido gran éxito debutando en festivales del cine nacional e internacional, y han sido hasta galardonados con diferentes premios. Sin embargo, a pesar de que Zabeil ha ganado premios en diferentes festivales, este aún no consigue una distribuidora de cine para sus películas. Krummacher, por su lado, debutará en el cine a mediados de abril de este año. Por el contrario, Christian Schwochow parece haberse posicionado, en una ardua lucha, en el difícil negocio del cine. El estudio de cine parece haberles dado y transmitido las herramientas suficientes para saber cómo funciona el cine, no obstante, esto no garantiza imponerse dentro del mundo cinematográfico, y esto lo saben muy bien los tres talentosos jóvenes cineastas.

El éxito en el cine no está garantizado

Con mucho entusiasmo y fuerza se pueden sobrevivir los primeros años después de acabar el estudio. No obstante, si se hecha un vistazo a generaciones anteriores se perfila otro panorama. Muchos de los prometedores talentos se encuentran actualmente dirigiendo cortos de películas policíacas que se presentan en la noche o haciendo programas de televisión de poca calidad.

Esto no es un mal trabajo, sin embargo, se aleja de aquello que alguna vez muchos soñaron. Sobre estudiantes prometedores de otras escuelas de cine no se volvió a escuchar nada. Aún cuando el joven director de cine Zabeil asegure que el estudio fue la gran oportunidad de su vida: “¿En que otro país del mundo te dan dinero para financiar tus películas, y con el apoyo que he recibido?, el éxito en el negocio cinematográfico, después de asistir a una escuela o academia, no está completamente garantizado.

Autor: Jochen Kürten / Vivian Castaño

Editor: José Ospina-Valencia

DW recomienda