Estudiantes alemanes: ¿ni idea de historia? | Sociedad | DW | 29.06.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Sociedad

Estudiantes alemanes: ¿ni idea de historia?

Un estudio revela que muchos escolares alemanes son incapaces de trazar las diferencias entre democracia y dictadura en la historia germana. ¿Acaso está fallando el sistema escolar?

Los estudiantes alemanes de segundo y tercer grado de secundaria tienen entre 16 y 17 años. En este nivel, a los estudianes de instituto se les presupone un cierto bagaje cultural e histórico que supuestamente han ido acumulando tras pasar gran parte de su vida en el colegio. Pues bien, un estudio lanzado por la Universidad Libre de Berlín ha demostrado que esta premisa no es del todo cierta.

Así, prácticamente ningún escolar de los entrevistados por el profesor Klaus Schroeder, para un estudio acerca del conocimiento histórico entre alumnos alemanes de secundaria, supo establecer la línea divisoria que separa la democracia de la dictadura.

El politólogo quería averiguar cómo valoran los jóvenes las cuatro formas de gobierno que, desde 1933, se han implementado en suelo alemán. Los estudiantes lanzaron sus conjeturas con respecto al “Tercer Reich” de los nacionalsocialistas, la extinta Alemania socialista (RDA), la vieja República Federal de Alemania (RFA) hasta llegar a la Alemania reunificada de hoy día.

El resultado del estudio fue sorprendente, asegura Schroeder: “40% de los estudiantes no consiguió establecer la diferencia entre dictadura y democracia. Los encuestados no identificaron el Tercer Reich como dictadura; es más, ni tan siquiera calificaron la RDA de dictadura”. Pero el disparate fue más allá: aproximadamente uno de cada dos encuestados consideró que la República Federal anterior a la caída del muro de Berlín no era una democracia. Además, sólo el 60% de los alumnos, de cinco estados federales diferentes, respondió que el pueblo alemán vive, hoy por hoy, en una democracia.

¿Cómo se interpretan estos resultados?

Dancing On The Wall - Berliners sing and dance atop the wall to celebrate the opening of East-West German borders November 10. Thousands of East German citizens moved into the West after East German authorities opened all border crossing points to the West. In background is the Brandenburg gate. (AP Photo/Thomas Kienzle/str) 10. November 1989

Mauerfall Wiedervereinigung Menschen auf der Berliner Mauer

Lo que el estudio refleja es que los estudiantes de secundaria no tienen clara la línea que separa lo que es una democracia y lo que supone vivir en una dictadura. Además, estos resultados muestran el nivel de conocimiento, más bien escaso, de los escolares acerca de la historia contemporánea alemana. “Cuanto más sepan, más precisos y acertados serán los juicios de los estudiantes con respecto a los cuatro sistemas de gobierno” que se han dado en Alemania tras 1933, concreta Schroeder.

Los científicos, además, encuentran una clara relación entre las respuestas de los escolares y el entorno familiar del estudiante. En este sentido, los niños inmigrantes presentan un conocimiento menor de la historia alemana que los oriundos del país germano. En el grupo de los alumnos extranjeros, especialmente de aquellos de origen turco o kurdo, la valoración de la etapa nacionalsocialista es más positiva que el promedio.

Crítica al sistema escolar

9-1934-9-10-A1-2 6. Reichsparteitag 1934 / Appell / Foto Deutschland / NS-Zeit / 6.Reichspartei- tag der NSDAP ('Triumph des Willens'), Nuernberg, 4. bis 10.Sept.1934 / 'Tag der Wehrmacht' am 10.Sept. (Appell von 110 000 SA-, SS- und NSKK-Maenner). - Blick ueber die Leibstandarte Adolf Hitler zur Ehrentribuene. - Foto.

Los estudiantes apenas conocen los hechos que rodearon la dictadura nazi.

El estudio mide, además, la influencia de la escuela en el conocimiento histórico general de los jóvenes. De hecho, más del 80% de los escolares indicaron que de allí provienen sus conocimientros de historia. Al politólogo Schroeder no le sorprenden demasiado estos resultados. A su parecer, los profesores dedican cada vez menos tiempo a analizar hechos históricos.

“En algún momento el plan de estudios cambió. Los estudiantes ya no necesitaban profundizar en sus conocimientos, sino adquirir competencias nuevas. Es aquí donde surge la pregunta de si se puede llegar a ser eficiente sin poseer conocimientos básicos”, asevera Schroeder.

Como concluye el profesor de la Universidad Libre de Berlín, la escuela es la encargada de transmitir a las nuevas generaciones criterios que promuevan el pensamiento crítico. Así, Schroeder plantea que la enseñanza de la historia debe estar íntimamente ligada al sistema de valores que inspiran la Constitución y la Ley fundamental.

Autor: Michael Gessat/ NGR

Editor: Emilia Rojas Sasse

DW recomienda