Estrógenos para Hitler | Sociedad | DW | 22.08.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

Estrógenos para Hitler

¿Adolf Hitler convertido en un ser menos agresivo a base de administrarle hormonas femeninas en la comida? Documentos secretos desclasificados revelan un estrambótico plan de los servicios secretos británicos.

default

El objetivo, que el carácter de Hitler se asemejar al de su hermana Paula.

Nada de atentados con bomba o francotiradores dispuestos a acabar con la vida del Führer con una simple bala. Al parecer, los servicios secretos de los países aliados tenían otros planes más "sutiles" para poner fin al Tercer Reich de Adolf Hitler. Así, cuando menos, lo recoge el libro "Armas secretas: tecnología, ciencia y la carrera para ganar la Segunda Guerra Mundial", que verá la luz el próximo mes de septiembre, y cuyo contenido avanzan estos días diferentes diarios británicos.

Su autor es Brian Ford, profesor de la Universidad de Cardiff y escritor especializado en temas científicos. Según Ford, los servicios secretos británicos habían diseñado un plan que consistiría en administrar hormonas femeninas a Hitler con el objetivo de hacerlo más dócil y menos agresivo, a imagen y semejanza de su hermana Paula. Al parecer, el autor del libro habría topado con esta información tras la desclasificación de determinados documentos secretos relativos a la Segunda Guerra Mundial.

¿Y por qué no veneno?

La pregunta, sin embargo, es obligada: ¿si los espías británicos eran capaces de hacer llegar hormonas femeninas a la comida del Führer, no habría sido más efectivo administrarle sencillamente un veneno? Según Ford, no: "Hitler disponía de personas que probaban su comida antes que él. Cualquier veneno habría provocado inmediatamente la muerte de los catadores, impidiendo que la comida llegara a Hitler".

Un caso muy diferente al de los estrógenos, insípidos, y por tanto difíciles de detectar. Además, según el profesor de la Universidad de Cardiff, cuyos efectos se habrían manifestado lentamente con el paso del tiempo.

Pero, ¿se habría convertido Hitler efectivamente en una persona menos agresiva? Cuando menos, las investigaciones científicas realizadas por los Aliados durante la guerra así lo creían. Unas investigaciones que habían desvelado la importancia de las hormonas sexuales.

Otros planes para Hitler

Pero el "tratamiento" con estrógenos no fue una estrambótica excepción en los planes para acabar con el Tercer Reich. Según se recoge en el libro de Brian Ford, la imaginación de los servicios secretos aliados no parecía tener límites: enviar bombas en conservas de frutas importadas por Alemania, lanzar pegamento desde el aire para entorpecer la marcha de las tropas alemanas o incluso "bombardear" a los soldados enemigos con serpientes venenosas son opciones que -siempre según el libro de Ford- en algún momento llegaron a barajarse.

Autor: Emili Vinagre
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda