Espaldarazo para Castro | América Latina | DW | 30.01.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Espaldarazo para Castro

La presencia de jefes de Estado de Latinoamérica y el Caribe en la cumbre de la CELAC, en Cuba, fue todo un éxito diplomático para el presidente Raúl Castro y su régimen autoritario.

La foto de familia del cierre de la cumbre ocupará probablemente un lugar de honor en la oficina de Raúl Castro. 32 jefes de Estado y la presidenta electa chilena rindieron honor al presidente cubano con su asistencia a la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) en La Habana. Para el anciano dirigente de la isla, un gran espaldarazo diplomático.

Apertura económica

Aún así, no se puede decir que Castro haya hecho mucho durante su año de presidencia de la CELAC. Más bien dedicó sus esfuerzos a política interior y a la tímida apertura económica del país, gracias a la cual los cubanos pueden ahora alquilar casas, comprar autos e inmuebles, e incluso trabajar por cuenta propia. Unas medidas que, además de mantener en marcha la maltrecha economía, son necesarias en vista de que los petrodólares de su gran aliado Venezuela ya no entrarán a la isla con tanta abundancia.

Sin diálogo con la oposición

En lo político, en cambio, no hay prácticamente nada nuevo en la isla. Al igual que antes, el régimen continúa reprimiendo cualquier iniciativa de la oposición o cualquier brote de democracia y libertad de expresión. Para celebrar su cumbre sin contratiempos, incluso hizo detener a varias docenas de disidentes y ni siquiera las Damas de Blanco quedaron a salvo.

Lo escandaloso es que nadie de la élite política latinoamericana presente en la Habana se haya atrevido a acercarse a una organización de disidentes. Ni líderes conservadores, como el chileno o el mexicano, ni de izquierda, como las presidentas de Brasil y Argentina, buscaron el diálogo ni mencionaron ante Castro las violaciones de derechos humanos de su dictadura. Algo especialmente embarazoso para la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, que no se cansa de repetir que los derechos humanos son la base de la política exterior de su país. Sin duda, una ironía para la oposición cubana.

Una fuerza unificadora

Daniel Ortega Nicaragua Nicolas Maduro Venezuela Raul Castro Kuba Jose Marti Havanna

Daniel Ortega y Nicolás Maduro, con Raúl Castro.

Solo Costa Rica, presidente entrante de la CELAC, sostuvo conversaciones con disidentes, a bajo nivel diplomático y en la trastienda de una embajada. Paradójicamente, el comportamiento con el régimen cubano muestra la gran importancia que ha adquirido la CELAC después de solo tres años de su fundación. Lo que originariamente era una idea antiestadounidense de Hugo Chávez, es hoy quizás la fuerza más unificadora de Latinoamérica.

Para este continente, cuyas economías más boyantes se organizan en dos bloques económicos opuestos -el proteccionista Mercosur y la liberal Alianza del Pacífico-, la CELAC supone un foro de encuentro para solucionar problemas comunes y mostrar más seguridad frente a Estados Unidos y Europa. No es frecuente que el presidente mexicano y la presidente argentina coincidan en sus opiniones. Pero sobre la CELAC, ambos hablan de una utopía hecha realidad.

Además, los estados latinoamericanos también querían enviar una señal de que la política de Estados Unidos frente a Cuba ha fracasado y que la comunidad no desea continuar con esta situación. Sienten que el embargo de más de 50 años es un anacronismo humillante para toda la región. Por eso fueron a Cuba, para respaldar a Castro. La señal se notó. Y Castro, quien como presidente saliente de la CELAC declaró la región como “zona de paz” donde solucionar conflictos a través del diálogo y negociaciones, debería pasar de las palabras a los hechos, comenzando por casa.

DW recomienda