España reprocha pasividad de la Comisión Europea en tema de Gibraltar | Europa | DW | 23.08.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

España reprocha pasividad de la Comisión Europea en tema de Gibraltar

El gobierno de Mariano Rajoy reprochó a la Comisión Europea pasividad en la crisis por la colonia británica de Gibraltar: en un memorándum confidencial que le entregó el martes, y del que el diario El País publica extractos este viernes, España pide "una clara respuesta" y un pronunciamiento "imprescindible".

Después de que Rajoy y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, hablaran el lunes por teléfono sobre el contencioso, el Ejecutivo español entregó en Bruselas un memorándum exponiendo sus puntos de vista, en medio de la crisis diplomática actual con Reino Unido. La Unión Europea "no es competente para abordar la resolución de conflictos de soberanía" entre dos socios, señala el texto citado por El País, pero la Comisión Europea "como guardiana de los tratados, deberá fiscalizar la aplicación del Derecho de la UE en Gibraltar".

Tras ello, España pide "una clara respuesta de la Comisión condenando" el lanzamiento de los 70 bloques de hormigón por Gibraltar en aguas en las que faenan pescadores españoles que ahora se ven impedidos y un pronunciamiento "imprescindible" sobre el impacto medioambiental del relleno del fondo marino que está haciendo la colonia británica para levantar un complejo inmobiliario con un hotel y 2.500 apartamentos. Además, recuerda que espera "que abra un procedimiento formal de investigación a la brevedad posible" sobre el régimen fiscal de Gibraltar y critica que el portavoz de Barroso tachara de ilegal la tasa de 50 euros que España estudia aplicar en la frontera con el Peñón sin haberse informado del tema.

Gibraltar ha sido siempre un punto recurrente de fricción entre España y Reino Unido, pero en las últimas semanas la tensión diplomática entre los gobiernos de los dos países ha alcanzado una alta cota de tensión. Este episodio arrancó cuando hace un mes, Gibraltar lanzó 70 bloques de hormigón a una zona de la Bahía de Algeciras en la que faenan pescadores españoles que ahora se ven impedidos, argumentando querer levantar un arrecife artificial para proteger la biodiversidad.

Como respuesta, España incrementó los controles en la frontera con la colonia británica, lo que origina largas colas de vehículos e irrita a las autoridades del Peñón y al gobierno de David Cameron. La UE va a enviar una misión a la frontera para evaluar esos controles, pero también otros aspectos, como el tráfico ilegal de mercancías y el blanqueo de dinero, solicitados por Rajoy el lunes en la conversación telefónica con Barroso. Además va a investigar, al margen de esa misión y a petición de España, el lanzamiento de los bloques de hormigón, según anunció el martes (dpa).

Publicidad