Escándalo de espionaje: Alemania investiga a paso lento | El Mundo | DW | 09.07.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Escándalo de espionaje: Alemania investiga a paso lento

El Gobierno alemán afirmó que se están esclareciendo los hechos relativos al escándalo por revelaciones de datos. Socialdemócratas y verdes exigen hacerlo antes de comenzar negociaciones por tratado de libre comercio.

A pesar de las preguntas incisivas de los periodistas, el portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert, no dijo demasiado durante la conferencia de prensa del 8 de julio en Berlín, salvo que el Servicio Secreto alemán (Bundesnachrichtendienst) coopera desde hace décadas también con la Agencia Nacional de Seguridad de EE. UU. (NSA), subrayando que lo hace de acuerdo con la ley, y que el intercambio es vigilado por la Comisión de Control del Parlamento. Seibert aseguró que, si bien no hay novedades respecto del programa de espionaje “Prism”, el Gobierno alemán está llevando a cabo un proceso de esclarecimiento exhaustivo de los hechos.

Esta semana tendrán lugar conversaciones entre expertos estadounidenses y alemanes con un funcionario de seguridad de EE. UU. en Washington, y a fines de la misma el ministro alemán del Interior, Hans-Peter Friedrich, viajará a EE. UU. A las acusaciones de Edward Snowden acerca de que “la NSA y el Gobierno alemán actúan conjuntamente, así como lo hace la mayoría de los países occidentales”, publicadas por Der Spiegel, la respuesta oficial del portavoz del Gobierno de Angela Merkel es que los servicios secretos alemanes se mueven dentro de un estricto marco legal.

Datos de Internet en Alemania, ¿objeto de espionaje de la NSA?

Teniendo en cuenta el clima preelectoral en Alemania, de cara a las elecciones

Ver el video 01:20
Now live
01:20 minutos

NSA y servicios secretos alemanes, ¿trabajo conjunto?

generales, a llevarse a cabo el 22 de septiembre de 2013, la oposición, formada por los socialdemócratas y los verdes, tiende a creerle más a Snowden que al Gobierno. Andrea Nahles, secretaria general del Partido Socialdemócrata alemán (SPD), reiteró que se debe investigar si los servicios reciben información sobre ciudadanos alemanes de sus colegas estadounidenses. “Dicho de otro modo: ¿se están pasando por alto las leyes con el consentimiento de la cancillería alemana?”, planteó.

A la pregunta de los periodistas sobre si hay acuerdos entre Alemania y Estados Unidos que permiten a la NSA recoger masivamente datos en Alemania, el portavoz del Gobierno respondió sucintamente que el trabajo conjunto que realizan desde hace muchos años la NSA y el BND se lleva a cabo “de acuerdo con la ley”.

Según Der Spiegel, la Oficina de Protección a la Constitución (BfV) está investigando si la NSA tiene acceso al flujo de datos en Internet que proviene de Alemania. Hasta el momento, no habría indicios de que los puntos de acceso de Internet en este país sean objeto de espionaje de la NSA, citó Der Spiegel al presidente de la BfV, Hans-Georg Maaßen.

Tratado comercial, opacado por escándalo de espionaje

Las acusaciones contra la NSA opacaron el inicio de las negociaciones sobre una zona

de libre comercio conjunta entre EE. UU. y la Unión Europea (UE). El entredicho también se basa en informaciones acerca de que la NSA vigiló las representaciones de la UE en Washington y Bruselas. El lunes, 8 de julio, políticos alemanes subrayaron, durante la apertura de las conversaciones, la relevancia económica del tratado de libre comercio transatlántico, exigiendo, al mismo tiempo, que se esclarezcan los hechos referentes a la protección de datos de ciudadanos y del Estado.

La presidenta del partido Los Verdes, Claudia Roth, manifestó sus dudas acerca de las negociaciones: “¿Cómo se puede negociar si la otra parte sabe exactamente cuál es nuestra posición antes de comenzar? Desde nuestro punto de vista, estas negociaciones no pueden ser llevadas a cabo”. Antes se debería esclarecer lo más detalladamente posible el tema de protección de datos. El ministro de Economía, Philipp Rösler, del Partido Demócrata Liberal (FDP), piensa, por su parte, que a pesar de la decepción por el escándalo de espionaje por parte de EE. UU., dar marcha atrás en las conversaciones por el tratado de libre comercio sería una señal inadecuada. “El tratado es de interés para Europa, y en especial para Alemania”, dijo Rösler.

La Unión Europea condicionó el inicio de negociaciones al respecto a conversaciones sobre las acusaciones de espionaje, una tarea a la que grupos de trabajo con expertos de los servicios de inteligencia de EE. UU. y la UE darán inicio también esta semana.

Autor: Bernd Gräßler/ CP

Editor: Enrique López

Audios y videos sobre el tema

Publicidad