Erdogan se juega todo en las elecciones locales de Turquía | El Mundo | DW | 30.03.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Erdogan se juega todo en las elecciones locales de Turquía

El AKP de Erdogan podría sufrir derrotas en la capital y otras ciudades de Turquía en las elecciones locales de este domingo 31 de marzo. Desde Estambul, reporta Karin Senz.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, recorre el país hace semanas. El 31 de marzo se celebran elecciones locales. Él no está en la boleta. Pero su partido AKP  podría perder la capital, Ankara, ante el opositor CHP, un partido secular.

Erdogan canta en un acto de campaña sobre lágrimas, esperanza y amor. Pero Recep Tayyip Erdogan también puede ser muy diferente. Tras el baño de sangre de Christchurch, ha mostrado, una y otra vez, extractos del video del agresor, aunque pixelado. Los disparos suenan desde los altavoces del escenario. Todo esto será televisado en vivo. 

"Ya no quiero encender la televisión y ver las noticias. En Turquía, la política siempre gira en torno a mentiras. 'Si no me eliges, será el fin de Turquía'. Hay campañas así, pero eso no tiene sentido ", dice el joven kurdo Bilal.

No votará este domingo. Ningún partido lo convenció, todos lo decepcionaron. Es lo que afirman muchos turcos por estos días. Este domingo las boletas proponen a líderes de ciudades, concejales y alcaldes; no se trata directamente de Erdogan. Pero en ciudades grandes como Ankara, Estambul e Izmir, los candidatos del AKP podrían enfrentar una amarga derrota. En ese caso, Erdogan ya ha sugerido que podría colocar a la capital bajo administración forzada.

Los territorios kurdos saben de qué. Casi todos los alcaldes de su partido HDP fueron destituidos aquí. A los nuevos candidatos se les califica como terroristas y enemigos del país.

"¿Hay una región de Kurdistán en Turquía? No. ¿Tenemos la región de Anatolia del Sureste? Sí. ¿Tenemos una Anatolia del Este? Sí. ¿Tenemos la región del Mar Negro? Sí. ¿Tenemos la región del Mediterráneo? Sí ¿Anatolia central? Sí. ¿Tenemos el Egeo? Sí. ¿Tenemos la región del Mármara? La tenemos".

Así juega Erdogan con su público, que le responde entusiasmado. Le encanta el escenario, pero allí no hay espacio para los problemas económicos masivos de Turquía. La lira es cualquier cosa menos estable: alta inflación, electricidad, carne o tomates son difícilmente asequibles para muchos.

"La gente está sufriendo. Hoy ya no se compra en kilos, sino en gramos o en unidades. Igual con la carne. Y luego aparece un ministro y dice que la gente debería comer más verduras. Pero las verduras también son caras. ¿Qué deberían hacer los ciudadanos? Las cocinas arden, pero el presidente no se entera. ¿Por qué? Bueno, porque vive en un palacio", asegura el jefe del mayor partido de oposición CHP, Kemal Kilicdaroglu.

El Gobierno sí que lo ha notado y vende verduras con descuento en puestos adicionales. Sin embargo, las largas colas de los necesitados no encajan con la imagen de la próspera economía emergente, que a Erdogan le gusta presentar. Busca culpables de la crisis en el exterior. Las teorías de la conspiración están en auge en esta campaña electoral.

Erdogan ha hecho de las elecciones locales una opción para la supervivencia de la nación. Y complace a su clientela conservadora, por ejemplo, cuando se trata de la famosa Hagia Sophia, antigua basílica ortodoxa, luego mezquita y ahora museo en Estambul.

"Podemos dejar de cobrar la entrada a Hagia Sophia. Y no solo podemos hacerla gratuita, sino que, después de las elecciones, podemos hacer de Hagia Sophia lo que un día fue. ¿Qué significa eso? Que podemos volver a hacer del Museo de Santa Sophia  una mezquita de Santa Sofía ", ha dicho Erdogan.

Los planes no son nuevos, pero encajan en la campaña, como maniobra para desviar la atención, dicen sus críticos. Emin Capa que trabaja para televisora crítica del Gobierno Halk TV resume esta situación de campaña así: "Hacen tanta espuma en el agua, que nadie ve ni siente cuán turbia es realmente el agua".

Raras veces se escuchan críticas tan claras en Turquía. La mayoría de las emisoras relacionadas con el Gobierno emiten una actuación de Erdogan tras otra, sin comentarios.

(rml/few)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda

Publicidad