Erdogan: la visita de Estado que tensiona a Alemania | El Mundo | DW | 31.07.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Erdogan: la visita de Estado que tensiona a Alemania

La posibilidad de que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan sea recibido con honores militares en Berlín, ha hecho que algunos políticos alemanes expresen su rechazo.

Si bien los detalles sobre una posible visita de Erdogan a Alemania siguen siendo escasos, la gran recepción que podría recibir el líder turco ha molestado a varios políticos de la oposición alemana. Una portavoz de la oficina del presidente alemán Frank-Walter Steinmeier confirmó a DW que esta oficina extendió una invitación al presidente turco hace algún tiempo, pero que tanto Ankara como Berlín están trabajando en acomodar la fecha.

"La planificación de la visita se encuentra actualmente en la etapa inicial”, dijo la vicepresidenta de la Presidencia, Esther Uleer, a DW. No sólo la fecha, sino la clasificación de la visita de Erdogan está aún por definirse. El viaje podría tomar la forma de cualquier cosa, desde una visita de trabajo atenuada hasta una visita de estado llena de pompa, lo que incluye honores militares y un banquete oficial.

Erdogan debería quedarse en c asa

Erdogan "no es un presidente normal en una democracia”, advirtió Cem Özdemir, un diputado de Los Vedes. El líder turco ha transformado a su país "en una especie de Turkmenistán o Azerbaiyán con censura, despotismo, nepotismo y autocracia” y debería recibirse como tal durante cualquier visita a Alemania, dijo Özdemir al grupo de medios Funke. Özdemir instó asímismo al gobierno alemán a "dejar en claro que cualquier intento de construir estructuras paralelas nacionalistas-fundamentalistas turcas no será tolerado en Alemania”.

Por su parte, Alternativa para Alemania (AfD), de extrema derecha, pidió que la visita no tenga lugar, con la líder del grupo, Alice Weidel, diciendo que Erdogan "debería quedarse en casa”. "El gobierno ciertamente no debe permitir que Erdogan realice otro espectáculo de propaganda en Berlín”, escribió Weidel en Facebook, y agregó que tal evento intentará "incitar a ciudadanos con antecedentes turcos y residentes de nuestro país a actuar contra Alemania y la sociedad alemana”.

Gobierno alemán abierto a conversaciones

La canciller alemana,  Angela Merkel, dijo este 30 de julio que estaba abierta a conversar con Erdogan y enfatizó en el papel de Turquía como un socio cercano e importante”.

Los políticos dentro de la coalición gobernante de Alemania también ven esta posible visita de estado de manera positiva, aunque no dejan de lado ciertas advertencias. "Nunca me ha convencido el argumento que señala que sería mejor no hablar en absoluto con socios difíciles”, dijo el ministro de Asuntos Exteriores, Heiko Mass, miembro de los Socialdemócratas (SPD), al diario "Bild”.

Los miembros de la Democracia Cristiana (CDU) y su partido hermano  bávaro, la Unión Social Cristiana (CSU), consideraron la visita como una oportunidad para abordar cuestiones pendientes. "Ya hemos extendido la alfombra roja a muchos otros jefes de estado con sangre en sus manos. Si queremos hablar sólo con líderes democráticos, entonces Alemania pronto estará muy sola en el escenario mundial”, señaló Elmar Brok en "Bild”, político de la CDU y presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo. 

Jürgen Hardt, portavoz de la la política exterior del grupo parlamentario CDU/CSU, dijo "saludar” la noticia de la posible visita de Erdogan. Aún así, señaló que era importante para Berlín abordar los problemas pendientes con Alemania, como lo es la detención de ciudadanos alemanes en Turquía. "Durante esta visita, (…) el Gobierno alemán no debería perder ninguna oportunidad de discutir asuntos críticos entre Alemania y Turquía”, dijo Hardt en un comunicado.

Tensiones en curso

Erdogan y su gobierno han sido fuertemente criticados por Alemania y otros aliados occidentales por el estado de los derecho civiles en Turquía, además del creciente autoritarismo.

Como consecuencia de un fallido golpe de estado en 2016, el gobierno turco llevo a cabo una campaña de represión que ha detenido a numerososo críticos de Erdogan, incluídos ciudadanos alemanes. Aunque el corresponsal de "Die Welt”, Deniz Yücel, y el activista de derechos humanos, Peter Steudtner ya han sido liberados, varios ciudadanos alemanes siguen detenidos.

Erdogan también ha expresado su crítica a Alemania, particularmente después que Berlín prohibió a los políticos turcos realizar campaña en Alemania durante el referéndum constitucional del año pasado. Erdogan también respaldó la reciente decisión de la estrella de fútbol, Mesut Özil, de dejar la selección alemana por acusaciones de racismo. Özil había provocado controversia por reunirso con Erdogan en Londres, durante el mes de mayo.

A pesar de las tensiones, los aliados de la OTAN también dependen uno del otro. Alemania y otros países de la Unión Europea han confiado en Turquía para reducir la cantidad de refugiados y migrantes que llegan al bloque como parte de un acuerdo logrado en 2015. Turquía, por otro lado, busca impulsar su frágil economía en medio de la alta inflación.

Si la visita se lleva a cabo, sería el primer viaje oficial de Erdogan a Alemania desde 2014, así como el primero desde que asumió como presidente. 

Autora:  Rebecca Staudenmaier (mn/jov)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

 

DW recomienda

Publicidad