Erdogan asegura que escándalo de corrupción no lo doblegará | El Mundo | DW | 29.12.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Erdogan asegura que escándalo de corrupción no lo doblegará

El primer ministro turco enfrenta su peor crisis política por una investigación que ha provocado ya numerosas bajas en su partido AK.

En medio de recorridos por Turquía para apoyar a su partido de cara a las próximas elecciones, el primer ministro Tayyip Recep Erdogan aseguró este domingo (29.12.2013) que sobrevivirá a la crisis de corrupción que asedia a su Gobierno y que propició un cambio de diez ministros de su gabinete, luego que tres de ellos renunciaran en medio de acusaciones que vinculaban a familiares de los políticos.

Erdogan aseguró que quienes buscan derrocarlo fracasarán y sostuvo que las acusaciones de corrupción son en realidad un plan internacional que pretende minar su poder, construido en los últimos 11 años que ha estado al frente del país. El premier añadió que a sus rivales en realidad no les interesa combatir la corrupción y que fallarán en su intento así como fracasaron las protestas contra el régimen del verano boreal.

“Dijeron 'Gezi' y rompieron ventanas. Ahora dicen 'corrupción' y rompen ventanas. Estas conspiraciones no triunfarán”, dijo a una multitud en la provincia oriental de Manisa. “Su preocupación no es la corrupción, la ley o la justicia. Su única preocupación es dañar el poder de este país”, agregó ante sus seguidores. El viernes, miles de personas se enfrentaron con la policía mientras pedían la renuncia de Erdogan.

Las protestas suman y siguen en Turquía.

Las protestas suman y siguen en Turquía.

Rechazan críticas de la UE

Las acusaciones de autoritarismo contra el partido AK de Erdogan se han ampliado. Sin embargo, está por verse cómo afectará esta situación al poderoso conglomerado, que enfrentará el escrutinio popular en marzo en las elecciones locales. Por ahora, el Gobierno ha purgado a unos 70 investigadores policiales involucrados en el caso de corrupción, al tiempo que los mercados financieros se ven afectados y la comunidad internacional empieza a dudar.

Erdogan acusa, sin mencionarlo, a un líder islamista rival, Hizmet Fethulá Gülen, quien se encuentra en Estados Unidos y desde allá dirige una organización que pretende oponerse al primer ministro. Gülen rechaza las acusaciones, al tiempo que aseguró en su último sermón colgado de internet este fin de semana que se aproxima “el funeral de este caos y la venida de días sagrados en los que la nación andará la senda del alivio”.

Por otro lado, el Gobierno turco rechazó las críticas de la Unión Europea (UE) respecto a la actuación de Ankara contra los investigadores de corrupción y los tribunales. El nuevo ministro turco para la UE, Mevlüt Cavusoglu, instó al bloque a evitar cualquier prejuicio y aseguró que su país solucionará los inconvenientes de forma democrática. Esto, pese a que el mismo régimen sacó de su cargo al fiscal que investigaba el caso.

DZC (Reuters, Europa Press, dpa)

DW recomienda

Publicidad