Epidemia o pandemia: estas son las diferencias | Ciencia y Ecología | DW | 17.02.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ciencia y Ecología

Epidemia o pandemia: estas son las diferencias

Epidemia y pandemia son términos que se relacionan comúnmente con la propagación de enfermedades. ¿Qué significan realmente?

Epidemia y pandemia son palabras que inspiran miedo: se piensa en un sistema médico saturado, en mascarillas y en un incremento del número de muertes. Estas asociaciones son comprensibles, pero por ahora no tienen nada que ver con la definición de los términos.

Una epidemia es cuando una enfermedad se presenta con frecuencia inusual dentro de un determinado país y durante un período de tiempo. Por otra parte, una pandemia es una epidemia que se propaga más allá de las fronteras de un determinado país, o incluso de un continente.

Esto significa, sobre todo, que el éxito en la lucha contra la enfermedad depende de la cooperación entre los sistemas de salud de los distintos países. No significa que una enfermedad sea particularmente peligrosa o mortal. En términos geográficos, el opuesto de una pandemia es una endemia, porque se trata de un fenómeno local.

Endemia: la amenaza constante

Una enfermedad que se presenta con regularidad en ciertas regiones se denomina endémica. En estos casos, el número de enfermedades permanece relativamente constante a lo largo del tiempo.

Es más alta que en otras regiones, pero no aumenta con el tiempo. Durante un cierto lapso, el número de personas que se enferman regularmente es casi el mismo. Un ejemplo típico es la malaria, que afecta a 300 millones de personas en todo el mundo cada año, y es más común en los trópicos.

Mücke Malaria (picture-alliance/dpa/P. Pleul)

La malaria es endémica en muchas regiones del mundo.

Epidemia: solo en una región

Si el número de enfermedades en una región determinada supera el nivel promedio normal (endémico), entonces se denomina epidemia. Si los casos de enfermedad son limitados localmente, se suele denominar brote. 

Una epidemia se produce, por ejemplo, cuando la virulencia de un determinado patógeno cambia: un virus muta y se vuelve más contagioso.

Incluso si las enfermedades aparecen por primera vez en un área determinada, existe la posibilidad de que eso conduzca a una epidemia. El requisito para ello es que una enfermedad pueda transmitirse de una persona a otra.

Un ejemplo de esto es la viruela, que fue introducida en América por los conquistadores europeos a principios del siglo XVI. Debido a que la población indígena nunca antes había estado en contacto con tales agentes patógenos, no contaban con ninguna clase de defensa. Se estima que hasta el 90% de la población indígena de América fue víctima de la viruela.

Iran Schweinegrippe (ISNA)

Niñas iraníes tratan de protegerse de un brote de gripe porcina en 2015.

Pandemia: propagación mundial

Si una enfermedad se propaga no solo a nivel regional sino también entre países y continentes, los expertos se refieren entonces a una pandemia.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), las pandemias suelen estar causadas por patógenos o tipos de virus de reciente aparición. Por ejemplo, podrían ser zoonosis, es decir, enfermedades que se transmiten de animales a humanos.

Si una enfermedad es nueva para los humanos, muy pocas personas serán inmunes al virus. Tampoco hay vacunas en este caso. Esto puede ocasionar que un gran número de personas se enfermen.

El grado de peligrosidad o mortalidad de la enfermedad depende de cada virus específicamente y de la salud de la persona.

Incluso, si en términos porcentules, una enfermedad es inofensiva en la mayoría de los casos, el número absoluto de enfermedades graves en una pandemia puede ser muy alto. Esto se debe simplemente a que mucha gente está infectada con los patógenos.

Symboilbild impfen (picture-alliance/imagebroker)

Sin vacunación eficaz, los nuevos virus pueden propagarse con facilidad.

Una enfermedad típica que se presenta repetidamente en proporciones pandémicas es la gripe. La gripe española de 1918 mató entre 25 y 50 millones de personas, un número mayor al registrado en la Primera Guerra Mundial. Asimismo, la gripe porcina también desencadenó una pandemia en 2009.

Sin embargo, incluso en el caso de una pandemia, las zonas aisladas individuales pueden estar a salvo de la enfermedad, como las islas o las regiones montañosas. El tráfico aéreo, no obstante, favorece la propagación de pandemias.

Los términos "epidemia" y "pandemia" normalmente se refieren a enfermedades infecciosas. Pero debido a que implican una necesidad de acción urgente, a veces también se hace referencia a enfermedades no transmisibles: la "epidemia de diabetes", por ejemplo.

(ee/cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube | 

DW recomienda