Entre gloria y rechazo: Jacques Offenbach | Cultura | DW | 05.10.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Cultura

Entre gloria y rechazo: Jacques Offenbach

Hoy en día Jacques Offenbach es celebrado como un famoso violonchelista, creador de músico eclesiástica y romántica. Además de muchos altos, el compositor de opereta también experimentó bajos.

Un violinista de café y la hija de un cambista fueron sus padres: Jacques Offenbach creció en circunstancias familiares bastante pobres. Nació como el séptimo de diez hijos en Colonia, donde su padre trabajó más tarde como cantor de la comunidad judía local. El pequeño Jakob, como se llamaba entonces, aprendió a tocar el violonchelo y el violín y se presentó en posadas con dos de sus hermanos. Los planes eran ambiciosos, así que el padre viajó a París junto con Jakob y Julius, que era cuatro años mayor.

Poco después Jacques, como se llama ahora, se convirtió en violonchelista de la Opéra Comique y estudió composición. Pronto fue considerado un talento excepcional en el violonchelo y se hizo famoso, sobre todo en los salones de París. En 1844 se casó con la española Hermine d'Alcain y se convirtió al catolicismo. Y como el éxito en el violonchelo no le bastaba, Offenbach fundó su propio teatro, el "Bouffes-Parisiens", sólo tres años después.

Las composiciones livianas de Offenbach

En esta época Jacques Offenbach celebró enormes éxitos: más de 100 opéras bouffes y operetas fueron creadas en este período. Todas ellas ligeras como el champán y con interludios de baile. El público parisino quedó encantado. Offenbach había logrado establecer la opereta de entretenimiento como un género completamente independiente. Entre sus obras más famosas están "La vida parisina”, "Orfeo en los infiernos” con el popular "Can-can”, y también "La gran duquesa de Gérolstein”. Offenbach obtuvo un triunfo tras otro. Cuando finalmente consiguió la ciudadanía francesa, en 1860, el compositor pareció tener a París enteramente a sus pies. Solo un año después se le otorgó el rango de Caballero de la Legión de Honor.

Pero cuando estalló la guerra franco-prusiana en 1870, la estrella de Offenbach comenzó a hundirse. Los franceses lo veían como enemigo alemán, y los alemanes lo etiquetaron como un francés frívolo y traidor. Offenbach abandonó Francia. Pero incluso con sus giras a Italia, Austria, Reino Unido y EE.UU. no pudo continuar sus éxitos anteriores.

Jacques Offenbach im Kreis seiner Familie

Offenbach y su familia.

"No me queda mucho tiempo"

Al regreso de su gira de conciertos por EE.UU., Offenbach comenzó a trabajar en su última gran obra en 1876: la ópera "Los cuentos de Hoffmann". En septiembre de 1880 quedó postrado debido a una grave enfermedad de gota. El mismo Offenbach sospechaba que no viviría para ver el estreno de su obra.

Y así fue: murió el 5 de octubre de 1860 a la edad de 61 años, durante un ensayo. En París se celebró un gran funeral por él. Offenbach fue enterrado en el cementerio de Montmartre, cerca de su casa. Se dice que durante el servicio fúnebre las puertas de la iglesia quedaron abiertas para que los aproximadamente 3.000 dolientes pudieran escuchar la música del compositor, incluyendo algunas piezas de la nueva e inacabada ópera "Los cuentos de Hoffmann". (gg/dzc)

DW recomienda