En tiempos de Bolsonaro, el odio llega a las calles de Brasil | Política | DW | 11.10.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

En tiempos de Bolsonaro, el odio llega a las calles de Brasil

Brasil está echando atrás sus logros civilizatorios. Los ataques y amenazas aumentan. Los agresores son, a menudo, seguidores de Jair Bolsonaro. Las mujeres y miembros de comunidad LGBTI son las primeras víctimas.

Manifestación contra el odio desatado en la campaña presidencial de Brasil

Manifestación contra el odio desatado en la campaña presidencial de Brasil

Las manifestaciones de odio en las calles de Brasil se han convertido en un tema de debate político. Un estudio de la Agencia Pública, en asociación con Open Knowledge Brasil, afirma que en los últimos diez días ha habido al menos 70 ataques, entre agresiones y amenazas, en 18 Estados. En 50 casos, las agresiones se atribuyen a los partidarios del candidato Jair Bolsonaro (PSL).

Los ataques se han intensificado desde el 7 de octubre pasado, cuando Bolsonaro ganó la primera vuelta de la elección presidencial. En la madrugada, tras la confirmación de la ventaja de Bolsonaro sobre Fernando Haddad (PT), el maestro de capoeira Moa del Katendê, tras declarar su preferencia por el PT, fue asesinado a cuchilladas en un bar de Salvador por un partidario de Bolsonaro.

En Río de Janeiro, la cantante Julyanna Barbosa, que es transexual, estaba subiendo una pasarela cuando oyó gritos de vendedores ambulantes dirigidos a ella: "Bolsonaro va a ganar para acabar con los gays. Esa gente basura tiene que morir”, le gritaron. Al responderles que merecía respeto, uno de los hombres empezó a agredirla con una barra de hierro; la golpeó en la cabeza y el cuello. En el suelo, recibió patadas y golpes de otros tres hombres. Fue socorrida por personas que pasaban por el lugar. Tuvo que ser cocida con diez puntos en la cabeza. Ahora rinde testimonio en una comisaría.

En entrevista con DW, Claudio Nascimento, coordinador ejecutivo del Grupo Arcoiris de Ciudadanía, relata que "la comunidad LGBTI está aterrorizada con los ataques e intimidaciones que se están produciendo”. La ONG recomienda evitar andar solos, y solo compartir información con personas conocidas. "Hemos luchado duramente por el reconocimiento de las libertades individuales, y ahora nos toca a nosotros mismos pedirle a la gente que limite hasta sus pasos. Brasil está echando atrás sus logros civilizatorios”, lamenta Nascimento.

Claudio Nascimiento cuenta que las amenazas al derecho a la existencia de las personas LGBTI están vinculadas a la victoria del candidato del PSL y se han vuelto una constante en las denuncias que llegan al grupo. "El domingo, cuando fui a votar, tres votantes de Bolsonaro me insultaron. Por miedo a que me atacaran, junto a mi hijo de 16 años que estaba conmigo, me quedé callado”, cuenta consternado. La gravedad de la situación motivó al Grupo Arcoiris de Ciudadanía a apoyar a un candidato a la Presidencia, por primera vez en 25 años: Haddad.

Las mujeres, también en la mira del odio y la violencia

Las mujeres son las otras víctimas más vulnerables a los ataques de furibundos bolsonaristas. En Twitter se ha difundido el caso de una chica de Porto Alegre, que vestía una camiseta con el lema "#EleNão”, "'#Él (Bolsonaro) no”, y fue atacada por hombres que le tatuaron con una navaja una esvástica (símbolo nazi) en el vientre. Un policía local, Paulo Jardim, negó que se tratara de un símbolo vinculado con una ideología racista. "No es una esvástica. Tengo la absoluta convicción. Lo que tenemos es un símbolo religioso milenario budista", afirmó en una entrevista radial. 

Érica Colaço también denuncia en redes sociales los ataques sufridos por una amiga en un bar de Recife, cuando llevaba un adhesivo del candidato Ciro Gomes (PDT) y botones de la campaña #ÉlNo.

Entre los seis ataques contra votantes de Bolsonaro está el caso del profesor de la Universidad del Recôncavo Baiano (UFRB), aprehendido el 5 de octubre por atropellar a comerciantes que vendían camisetas con alusiones al candidato del PSL. Bolsonaro mismo fue víctima de un ataque a cuchillo el 6 de septiembre, mientras hacía campaña en Minas Gerais. Adelio Obispo de Oliveira confesó el crimen y está preso.

Taís Pena, partidaria de Bolsonaro, niega que el odio sea propagado por su candidato y asegura que "los agresores son gente que se toma la política como cosa personal y se escuda en Bolsonaro para promover el odio”.

João Soares (jov/er)

DW recomienda

Publicidad