″En Libia suceden cosas inhumanas″ | El Mundo | DW | 07.02.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

"En Libia suceden cosas inhumanas"

La UE quiere cooperar más con los países de África del Norte en cuestión de refugiados. Devolverlos a Libia es una posibilidad. El enviado especial de la ONU para Libia, Martin Kobler, explica por qué rechaza esta idea.

Deutsche Welle: La UE está discutiendo cómo lidiar con los refugiados. Y la idea de devolverlos a Libia está vigente. ¿Qué opina usted al respecto?

Martin Kobler: Entiendo perfectamente a los europeos que quieren limitar la afluencia de refugiados desde y fuera de Libia. Pero en este momento el regreso a Libia no es una solución viable. Aquí suceden cosas inhumanas: hay traficantes de personas, hay crímenesde lesa humanidad.

Todo esto, por supuesto, debe ser contrarrestado. No obstante, hay estándares internacionales; la convención de refugiados debe ser respetada. Por esta razón, no podemos  enviarlos a las terribles condiciones que prevalecen en los campamentos de Libia. Yo creo que todos somos conscientes de ello.

¿Podría describirnos cómo son las condiciones en estos campamentos?

Es un error imaginarse que estos campamentos son como los campos de refugiados en Jordania, con las tiendas del ACNUR (el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados).

En los campamentos de Libia, las personas suelen estar abarrotadas y tienen que dormir, en muchos casos, una detrás de otra o una encima de otra. Alrededor del diez por ciento de la población masculina está desnutrida.

Martin Kobler (picture-alliance/dpa/M. Kappeler)

El enviado especial de la ONU para Libia, Martin Kobler

A esto se suman las enfermedades de la piel y la arbitrariedad del Estado: hay violaciones, golpizas y hasta en ocasiones se ha fusilado refugiados. Esta completa arbitrariedad y falta de derechos no son condiciones a las que los refugiados puedan ser devueltos. Esto es completamente inaceptable.

Y reitero: entiendo que los europeos y alemanes quieran limitar la afluencia de refugiados. Pero no es posible enviarlos de vuelta a estos campamentos donde son atormentados, violados y mueren de hambre. El hecho de que ni la Unión Europea (UE) ni Alemania tengan embajadas en Libia demuestra que la situación de seguridad allá es precaria.

¿Qué habría que hacer para crear condiciones que permitan la devolución de refugiados a Libia?

La solución está en construir estructuras estatales fuertes. Si Libia vuelve a ser un país donde existe un estado de derecho aceptable y donde se garanticen los derechos humanos en los campamentos, se podría negociar con el Gobierno la posibilidad de devolver a estas personas.

A corto plazo, ¿cómo se puede evitar que la población libia se dirija a Europa?

Hay que reforzar la guardia costera. Segundo, hay que mejorar la situación humanitaria en los campamentos. Tercero, hay que aumentar el número de personas que regresan voluntariamente a sus países de origen. Por ejemplo, el año pasado, regresamos a 3.000 personas a sus países. Cuarto, la situación en los países de origen debe mejorar.

La gente no se lanza por gusto a recorrer este largo camino. La mayoría huye sobre todo porque son perseguidos políticamente o tienen problemas económicos. Si los europeos se sentaran con los países de origen de los refugiados para mejorar la situación en casa, habría menos gente emprendiendo el camino hacia Europa.

Libia es considerada una región en crisis. ¿Cuánto tiempo le tomará al país salir de esta situación?

Sobre eso no hago ninguna predicción. La situación aquí se ha estabilizado un poco. Hemos puesto en marcha un proceso político, pero aún no hay estructuras estatales efectivas. Y no se puede predecir cuánto tiempo tomará hasta que el Estado se consolide.

En su historia, Libia rara vez tuvo instituciones estatales fuertes. El país tiene a sus espaldas dos generaciones que estuvieron bajo la dictadura de Gadafi, por lo que es difícil conseguir resultados de la noche a la mañana. Libia lo sabe y la comunidad internacional también.

No obstante, estamos trabajando arduamente para asegurar que este país rico –con las mayores reservas de petróleo en África– no necesite más apoyo de la comunidad internacional y que la gente pueda disfrutar de la prosperidad que merece.

Martin Kobler fue embajador de Alemania en Egipto e Irak. Desde noviembre de 2015 es el Enviado Especial de la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia (UNSMIL). La UNSMIL publicó recientemente un estudio sobre las condiciones en los campamentos de Libia.

 

DW recomienda