En Latinoamérica como en la UE: la defensa del agua como derecho | Las noticias y análisis más importantes en América Latina | DW | 05.10.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

En Latinoamérica como en la UE: la defensa del agua como derecho

Que la gente muere en América Latina por defender el agua es un hecho. ¿Hay que legislar para que sea un derecho humano y un bien común? La Eurocámara lo propone, en una resolución aprobada por amplia mayoría.

Río Jaci en la selva amazónica.

Para 2050, la escasez podría afectar a la mitad de la población mundial.

Setecientos millones personas podrían verse desplazadas en la próxima década por la falta de agua y, para el 2050, la escasez podría afectar a la mitad de la población mundial. El encarcelamiento y el asesinato de quienes luchan por sus ríos en Honduras, el exilio para los que lo han hecho en Guatemala, la persecución para los que lo hacen en Brasil y en Perú lo dejan claro:la guerra del aguacomenzó hace rato.  

Efectivamente, "el agua está en el centro del desarrollo humano, también de la paz y la estabilidad", reconoció Juta Urpilainen, comisaria europea de Asociaciones Internacionales, en un debate al respecto en la Eurocámara.  "Sí, es un derecho humano", subrayó.

Una resolución de avanzada

Para intentar frenar el curso actual, un informe del Parlamento Europeo (aprobado por 550 votos a favor, 22 en contra y 66 abstenciones) advierte contra tratar el agua y el acceso al saneamiento como una mercancía por la cual apostar en las bolsas del mundo.

"Hablamos de un bien público", explica a DW Miguel Urbán, propulsor y ponente del informe. Este, consensuado a lo largo de un año al interior de las fracciones parlamentarias europeas, tiene carácter de recomendación para las instancias que tienen que ver con la acción exterior de Bruselas.

"Pedimos no solo a la Unión Euroea (UE), sino al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional que desincentiven la imposición de privatizar los servicios de agua y saneamiento cuando se trata de dar créditos a los países del sur", sigue Urbán. 

Más aún, haciéndose eco de que la ONU reconoció en 2010 el acceso al agua como un derecho de toda persona, el texto aprobado por la Eurocámara recomienda que el Banco Europeo de Inversiones, por ejemplo, no financie proyectos que socaven la disponibilidad del agua en los países del sur global.

El alcance de este enfoque es ambicioso. Tendría efecto en la agroindustria, la ganadería intensiva, proyectos hidroenergéticos, de minería. Aunque no fuesen empresas de la UE, si, en su proceso extractivo, un producto como el carbón deja sin acceso al agua a territorios enteros en América Latina, ¿debería tener prohibida la entrada al mercado europeo? Una regulación semejante, para la deforestación, se encuentra en curso para algunos productos agrícolas.

En busca de un acuerdo vinculante

"Es un problema de escala mundial, que requiere de análisis y de soluciones globales", afirmó en el debate Ignacio Sánchez Amor, eurodiputado de la bancada socialdemocráta europea. La Conferencia de la ONU por el Agua, en marzo de 2023, sería el espacio propicio para este debate.

Miguel Urbán, eurodiputado por España, ponente del informe sobre el agua como un derecho en las relaciones exteriores de la Unión Europea, en Estrasburgo (4.10.2022).

Miguel Urbán, eurodiputado por España, ponente del informe sobre el agua como un derecho en las relaciones exteriores de la Unión Europea, en Estrasburgo

"Nuestro informe recoge elementos que las organizaciones de la sociedad civil habían puesto sobre la mesa hace mucho tiempo, como una legislación vinculante para poder exigir a las empresas el cumplimiento con derechos humanos como el acceso al agua", insiste Urbán. Si bien espera que sirva de base para un acuerdo más ambicioso de la ONU, su principal motor es que sirva a los defensores y organizaciones de América Latina para exigir que este derecho se vuelva ley.

¿Por miedo?

Aunque la Comisión Europea ya hablaba en 2014 del agua como bien público y, en 2019, emitió directrices de derechos humanos que abogan por el acceso seguro a agua y saneamiento, "vamos más lejos: hablamos de la utilidad pública del agua y de bienes comunes", afirma Urbán.

Por último, ¿cuál ha sido el impulso para que la Eurocámara apruebe un texto que pide a los Estados tomar medidas para evitar que el agua sea objeto de especulación financiera? ¿Acaso el miedo a las olas de personas que llegarán a Europa por falta de agua?

El impulsor en la Eurocámara del reconocimiento del agua como un derecho responde: "Más que el temor a los refugiados, creo que ha sido este verano récord de una sequía brutal que ha venido aparejada a la sobreexplotación de acuíferos. En Europa, en este momento, hay 13 millones de personas que no tienen acceso al agua. Ya no son solo africanos y latinoamericanos". (rml)

 

 

DW recomienda