En el fútbol, Noruega y Nigeria también son mundos aparte | Deportes | DW | 10.06.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Deportes

En el fútbol, Noruega y Nigeria también son mundos aparte

Las europeas derrotaron por 3-0 a las africanas, en su partido por el Grupo A del Mundial Femenino. En cada uno de sus países, ambos planteles disputan batallas por sus derechos.

El tambor se oye desde lejos. Un pequeño grupo de hinchas, que ha viajado desde París para apoyar a su equipo, se reúne frente al estadio en Reims. Cantan y bailan. Una mujer se ata una bandera blanquiverde a sus cadenas. "Estamos aquí para animar a nuestras hermanas”, dice. "Nuestras mujeres necesitan de apoyo femenino”, agrega. Un amigo la interrumpe: "No solo femenino, acá hay hombres también. Estamos todos juntos, hermanos y hermanas”.

Nigeria necesita todo el apoyo que pueda obtener. El hecho de que las Halconas, como se conoce al equipo femenino de fútbol nigeriano, haya llegado al Mundial puede ser considerado un milagro. En 2017, el equipo no tuvo entrenador y no jugó un solo partido.

"Eso fue realmente complejo”, dice Asisat Oshoala. La joven de 24 años es la estrella del equipo. No por nada ha sido nombrada en tres ocasiones Jugadora del Año de África. Participó en la final de la Champions League vistiendo los colores de Barcelona, y aunque perdieron, Oshoala marcó un tanto, el primero anotado por una africana en la final de la Champions. Pero la futbolista se ha sentido siempre dejada al margen por la asociación de fútbol nigeriana. "De verdad tenemos que luchar”, dice. "Al final logramos tener un nuevo entrenador”.

Hinchas nigerianos en Reims.

Hinchas nigerianos en Reims.

Un nuevo comienzo

A inicios de 2018, el sueco Thomas Dennerby asumió el desafío. Dennerby tiene experiencia internacional, pues antes dirigió a la selección femenina de su país. En Nigeria, rápidamente formó un nuevo equipo y ya en diciembre, tras un arduo trabajo, ganaron la Copa de África, pasaje directo al Mundial de Fútbol. Esto dejó solo seis meses para prepararse para el torneo de Francia. "Estamos casi listas”, dijo Oshoala, sonriente durante un entrenamiento.

Sobre si conocía las condiciones de trabajo de las primeras rivales de Nigeria en el Mundial, la respuesta de Oshoala fue clara: sí, muy bien. "En Noruega han invertido muchísimo en igualdad entre hombres y mujeres. Eso me parece fantástico y estoy feliz por ellas”.

Noruega, líder en igualdad

Hay una enorme diferencia entre los dos equipos. En noviembre de 2017, cuando difícilmente alguien prestó atención al equipo femenino, las autoridades de la Asociación de Fútbol de Noruega decidieron pagarles a las mujeres lo mismo que a los hombres. Para ello, los internacionales masculinos renunciaron voluntariamente a parte de su presupuesto.

En el mundo del fútbol femenino, este escenario sigue siendo inusual. En la Copa del Mundo, las jugadoras noruegas deben responder constantemente preguntas sobre este punto. "Por supuesto que estamos orgullosas de esto”, dijo la defensa Ingrid Moe Wold. "Somos un ejemplo para muchas otras”, sostuvo.

Ada Hegerberg.

Ada Hegerberg.

Y, sin embargo, la jugadora más importante del país siente que no se ha hecho lo suficiente. Ada Hegerberg, ganadora del Balón de Oro en diciembre, decidió no viajar a la Copa del Mundo porque sigue sintiéndose en desventaja en su condición de futbolista femenina. Sus compañeras de equipo también se enfrentan a numerosas dudas al respecto, aunque no son pocas las jugadoras que piensan que la postura de Hegerberg es excesiva.

La respuesta de Moe Wold dice bastante al respecto: "No quiero gastar más energía en ese tema”. Para ella, una verdadera equidad implica también ser tomada en serio como atleta y no solo ser reducida a su rol de mujer. "Después del torneo, podemos sin duda conversar acerca de lo que queda por hacer. Pero ahora queremos concentrarnos en el Mundial”, respondió.

Los periodistas noruegos que cubren el Mundial de Francia ven las cosas del mismo modo. En las conferencias de prensa, las preguntas son sobre detalles tácticos o posibles alineaciones. Nadie pregunta sobre la importancia del fútbol femenino. El principal diario de Noruega, el Aftenposten, publicó un extenso artículo sobre cómo la prensa extranjera había malinterpretado completamente el debate sobre la igualdad iniciado por Hegerberg. "No entiendo la pregunta”, dice un niño vestido con la casaquilla roja de Noruega. "¿Por qué tendría que haber diferencias entre hombres y mujeres?”.

"Llegará nuestro momento”

En Nigeria, esta diferencia es enorme. "Las niñas deben enfrentar enormes dificultades si quieren dedicarse a jugar fútbol”, dice una mujer con la bandera atada a sus caderas. En el norte musulmán del país es prácticamente imposible, agrega con el gesto adusto. "Por eso es tan importante que las mujeres nigerianas nos pongamos de pie y apoyemos a nuestro equipo femenino”, asegura.

Las nigerianas lo intentaron, pero Noruega fue muy superior.

Las nigerianas lo intentaron, pero Noruega fue muy superior.

El abismo que separa a Nigeria y Noruega queda también al descubierto cuando ambos equipos se enfrentan en el partido inaugural del Grupo A. Las Halconas batallaron, con jugadoras mostrando momentos de inspiración. Pero el juego en equipo no está aún desarrollado y eso les pesó. La propuesta colapsó y las noruegas vencieron merecidamente por 3-0.

Oshoala se vio visiblemente contrariada al acercarse a la prensa tras el partido. Pero pronto se calmó y volvió a sonreír: "Seguiremos dando lo mejor que tenemos para darles alegría a nuestros seguidores. Ese es nuestro objetivo”. Los hinchas fuera del estadio también están felices. "Todo necesita un comienzo”, dice una joven. "Pronto llegará nuestro momento”, agrega, mientras se toma una foto con sus amigas, con el tambor bajo el brazo y ya emprendiendo el camino de vuelta a París.

Barbara Mohr (dz/dg)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda