Elecciones: tras el sismo de Baviera, el tsunami llega a Berlín | Alemania | DW | 16.10.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Opinión

Elecciones: tras el sismo de Baviera, el tsunami llega a Berlín

La CSU ya no gobernará con mayoría en su región, sino en coalición con Electores Libres. Esta opción no es nada espectacular, opina Felix Steiner.

A pesar de los más que perceptibles cambios en el comportamiento de los votantes bávaros, los resultados electorales no sorprendieron a nadie, porque los sondeos de opinión ya habían vaticinado, con gran precisión, todo lo que se pudo comprobar en los gráficos de cada partido. En este sentido, al menos los que se vieron muy sorprendidos por los pésimos resultados en los últimos años, han vuelto a recuperar su honor.

En cualquier caso y a pesar de toda la dramatización de los medios de comunicación alemanes, hay que admitir que en Baviera no se produjo una revolución. Esa región fue y es estructuralmente conservadora: los partidos que lo representan, lograron más del 60 por ciento de los votos, como la CSU (Unión Social Cristiana) en sus mejores tiempos. La oferta política más alejada del centro, es en la actualidad más diversa.

Felix Steiner, redactor de DW.

Felix Steiner, redactor de DW.

La CSU no es la única culpable

Por supuesto, la CSU cometió errores en su propia región, pero especialmente en Berlín. La política federal influyó enormemente en este resultado electoral. Pero para ser honestos con la evaluación de las elecciones también hay que reconocer que la CSU no es la única causante de su miseria: en las elecciones generales, la Unión perdió casi el nueve por ciento en todo el país; la cúpula del partido se ha negado hasta la fecha a analizar objetivamente lo sucedido. Y en las elecciones en Hesse, en menos de dos semanas, continuará la debacle de la CDU (Unión Demócrata Cristiana).

Por eso, solo hay una conclusión lógica para todo esto: mientras Angela Merkel siga moviendo los hilos de la CDU, la mísera situación de la Unión no cambiará y se garantizará la estabilidad de Alternativa para Alemania (AfD). En las elecciones europeas de mayo y en las regionales en Sajonia y Turingia en otoño de 2019, se verá de forma diferente el hecho de seguir apostando por los mismos políticos. La pregunta más importante al respecto es: ¿quién tomará la iniciativa en la Unión y sugerirá a Angela Merkel que renuncie a la presidencia y a la cancillería de la CDU?

Si incluso la Unión no reúne la fuerza para hacerlo, el cuarto gabinete de Angela Merkel se acabará pronto, porque además de la Unión, los socialdemócratas están también experimentado una caída dramática. Después de la reducción a la mitad de sus, de por sí, no muy numerosos votantes en Baviera, el SPD (Partido Socialdemócrata) en Hesse se enfrentará a la pérdida de cada quinto voto. Esto dará un nuevo impulso a los opositores de la participación gubernamental en Berlín y, presumiblemente, también barrerá de su sitio al jefe del partido. En cualquier caso, el SPD ya no será un socio gubernamental estable.

El SPD ha dejado de ser útil

En realidad nadie tiene una solución a mano para el dilema de la socialdemocracia: ¿Cómo conciliar los intereses totalmente divergentes de los antiguos votantes del SPD? Cada vez menos obreros y el precariado moderno o votan a La Izquierda o, por miedo a la competitividad de los inmigrantes en el mercado laboral e inmobiliario, a Alternativa para Alemania (AfD). Y por otro lado, la diversa población académica urbana a quienes le interesa más los bicicarriles y menos escapes de humo diésel que el aumento de los alquileres, se sienten mejor representados por Los Verdes. El SPD, por su parte, solo logra buenos resultados entre los pensionistas. Es decir, que está ocurriendo lo que ya se ha visto en otros países de Europa: la socialdemocracia ha pasado históricamente de moda, porque otros partidos ofrecen mejores respuestas a los problemas de nuestra época.

Las elecciones en Baviera fueron como un terremoto. En Hesse se producirá el siguiente sismo dentro de dos fines de semana. Y las olas del tsunami causarán muchos estragos en Berlín. ¿Cuándo se producirá exactamente? No se sabe a ciencia cierta, pero a finales de 2018, de la actual política federal solo quedarán las ruinas.

Felix Steiner (RMR/JOV)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda