Elecciones en Alemania: ¿Gran Coalición 2.0? | Alemania | DW | 19.09.2009
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Elecciones en Alemania: ¿Gran Coalición 2.0?

Aunque ninguna de las dos partes lo desea, a una semana de las elecciones aún no queda descartada la opción de que se prolongue la Gran Coalición entre cristianodemócratas y socialdemócratas en Alemania.

default

Merkel (der.) junto a su ministro y contrincante electoral, Steinmeier.

Alemania entra en la semana clave de la campaña para las elecciones del domingo 27, en las que la canciller Angela Merkel busca su reelección para mantenerse en el Gobierno, aunque con socio diferente para armar una alianza de centroderecha.

Merkel ya dejó en claro que no quiere continuar la actual coalición con el Partido Socialdemócrata (SPD) del ministro del Exterior Frank-Walter Steinmeier, sino que quiere armar gabinete con el Partido Liberal (FDP).

Flash-Galerie Woche 38_09

Los partidos más pequeños crecen en las preferencias electorales.

Sin embargo, los sondeos de los últimos días muestran que la opción perdió peso y finalmente podría no alcanzar la ajustada mayoría pronosticada desde hace meses.

Así, hay datos que apuntan a que la Gran Coalición que gobierna desde 2005, formada por los socialdemócratas con la Unión Cristiano Demócrata (CDU) de Merkel y su sección bávara, la Unión Socialcristiana (CSU), podría perpetuarse.

No habrá mayoría absoluta

Lo que está claro es que ningún partido alcanzará la mayoría absoluta, por lo que después de las elecciones habrá que tejer opciones entre los cinco partidos que se supone que van a tener representación parlamentaria.

Los debilitados socialdemócratas apuntan a convocar a Los Verdes, pero en los sondeos la apuesta se presenta como muy lejana. Para gobernar en Berlín, tendría que ampliar la oferta al partido de izquierda Die Linke, formado por poscomunistas y socialistas. Pero la opción es descartada una y otra vez por la cúpula del SPD.

Para abrirse más caminos, los socialdemócratas propusieron en los ultimos días formar una coalición tripartita con Verdes y liberales, opción sin embargo rechazada de plano por Guido Westerwelle, líder del FDP.

Según las encuestas, la CDU ronda entre el 35 y el 37 por ciento de la intención de voto, mientras que el SPD está repuntando y lograría entre 24 y 26 por ciento. Los tres partidos menores tienen poca diferencia entre sí, con los liberales en un 13-14 por ciento, La Izquierda con 11-12 por ciento y Los Verdes, entre 10 y 11 por ciento.

Vorsitzende der Partei Die Linke Oskar Lafontaine und Lothar Bisky

La Izquierda de Lafontaine y Bisky es descartada actualmente para aliarse con el SPD.

Una política "dispersa"

Las elecciones se enmarcan en una situación especial, explica Ignacio Sotelo, politólogo español y catedrático en la Universidad Libre de Berlín, porque "la crisis económica y financiera ha transformado todos los supuestos políticos y sociales de los países democráticos y eso cambia la manera de enfrentarse a las elecciones".

La influencia de los dos partidos populares se fue erosionando. Antes concentraban el 80 por ciento del electorado y ahora apenas llegan 60 por ciento y la cuota seguirá bajando.

Por el contrario, los partidos más pequeños son los que se benefician. En opinión de Sotelo la tendencia es que la política alemana será "cada vez más dispersa y se formarán coaliciones que hasta ahora nunca se pensaron".

La popularidad de Merkel es el gran punto de apoyo de la CDU, con la que logra mantener su cuota electoral. La canciller abrió el partido hacia el centro, ganando con ello muchos nuevos votantes.

El caso del SPD es diferente. El partido sufre falta de liderazgo y además ha perdido parte de su base social, con un partido de izquierda que le quita votos por ese sector.

Además, el error del SPD es que "ha dejado de tener un programa político-económico que se adecue a su programa social", según apunta Hartmut Elsenhans, politólogo en la Universidad de Leipzig.

Flash-Galerie FDP Wahlkampf in Düsseldorf

Los liberales de Guido Westerwelle preferirían aliarse con la CDU de Merkel.

Por eso, dice Sotelo, "sus únicas opciones de futuro" son: acercarse a la derecha para quitarle votos a la CDU, presentar un programa más ecologista para arrancárselos a los Verdes o hacerse más izquierdista para lograr apoyos de los votantes de Die Linke.

¿Gran Coalición 2.0?

Merkel y Steinmeier, conscientes de la pérdida de apoyos, podrían optar por eso por la perpetuación de la Gran Coalición. Esa opción favorece sobre todo al SPD, que no parece tener otra posibilidad de mantenerse en el Gobierno.

Ambos candidatos son más "un viejo matrimonio" que contrincantes, como señaló un periodista durante el único duelo televisivo que mantuvieron los dos. Han gobernado juntos y defienden una política sin grandes diferencias.

Los puntos en los que difieren son el sistema impositivo (Merkel quiere bajarlos; Steinmeier dice que es algo "ilusorio"), los salarios mínimos que defiende el SPD y rechaza la CDU y sobre todo el futuro de la energía nuclear.

Merkel quieren prolongar el funcionamiento de las centrales más allá de 2022, mientras que el SPD descarta esa opción y exige su cierre paulatino tal y como se acordó durante el gobierno de Gerhard Schröder.

EL/ra/dpa

Editor: José Ospina Valencia

DW recomienda

Publicidad