Elecciones alemanas: sin ganador que felicitar | Anabel Hernández: contracorriente! | DW | 19.09.2005
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Anabel Hernández: contracorriente!

Elecciones alemanas: sin ganador que felicitar

Los unos perdieron el gobierno, pero los otros no lo ganaron. La confusión frente a los resultados de las elecciones alemanas rebasa las fronteras.

¿Schröder? ¿Merkel? ¿Gran coalición?

¿Schröder? ¿Merkel? ¿Gran coalición?

Tanto en la propia Alemania como en el extranjero, como caóticos y confusos se perciben los resultados de las elecciones parlamentarias anticipadas. La voluntad del electorado alemán se lee y analiza en un sentido o en el otro, de acuerdo al color de la propia tendencia. Así, por ejemplo, mientras Ankara respira aliviada porque no ganaron lo conservadores y cifra sus esperanzas en un posible éxito de la coalición gobernante, el líder del populismo austriaco, Joerg Haider, se apresura a declarar muertos a los grandes partidos alemanes. Sin embargo, las felicitaciones oficiales no han llegado: no hay a quién dirigirlas.

Y es que si bien los conservadores, con Angela Merkel a la cabeza, disponen en este momento de tres escaños más en el Bundestag que los socialdemócratas del todavía canciller Gerhard Schröder, ninguno dispone de la mayoría necesaria. Además, del resultado del distrito de Dresde que acudirá a las urnas apenas el 2 de octubre cabe esperar ligeros cambios, que podrían conducir a un empate. Como fuere, un día después de las elecciones no reina la claridad en el panorama político alemán. Teniendo en cuenta que tanto Merkel como Schröder reclaman para sí la victoria y que este último excluyó categóricamente una gran coalición bajo dirección conservadora, como están las cosas nadie puede permitirse felicitaciones oficiales apresuradas.

Reacciones europeas

En este neblinoso contexto, el presidente de la Comisión europea, José Manuel Durao Barroso, exhortó a los dirigentes políticos alemanes a acelerar el proceso de formación de un gobierno estable. Sin una Alemania políticamente estable y dinámica, la economía europea no puede normalizarse, por ello "con todo el respeto hacia las cuestiones internas, llamo a los dirigentes alemanes a encontrar lo más rápido posible una solución estable para Alemania", declaró Barroso en Bruselas.

Pudo haber sido peor

Mientras tanto, en los países vecinos, los correligionarios de ambos bandos ven la victoria de su lado. Los socialistas franceses e italianos se ha pronunciado ya, viendo en los inesperados resultados alemanes un triunfo sobre la derecha. En ese tono habló el ex jefe de gobierno italiano Máximo D´Alema de "una tarde maravillosa". Por su parte, el jefe de los partidos socialistas europeos, el ex jefe de gobierno danés, Poul Nyrup Rasmussen, señaló que si bien con este resultado podrían avecinarse tiempos malos para Europa, pues un gobierno alemán inestable no es una buena noticia para nadie, "Europa se ha salvado de lo peor de la política neoliberal de Angela Merkel".

Saludos o deseos de bienvenida

Que el resultado de las elecciones en Alemania no afectará a la relación franco-germana aseguraron tanto el ministro francés de Exteriores, Philippe Douste-Blazy, como la responsable de Asuntos Europeos, Catherine Colonna. "Sea cual sea la coalición que salga de las negociaciones, la relación franco-alemana estará siempre en el corazón de la construcción europea', declaró Douste-Blazy en la televisora RTL. Lo que ocurre en Berlín no afectará la relación franco-germana, resaltó Colonna. Por otra parte, el número dos del gobierno francés, el conservador Nicolas Sarkozy, felicitó a Angela Merkel en una carta abierta diciendo: "La confianza que han depositado en ti los electores alemanes confirma que las ideas y los valores que compartimos son los correctos".

Nada está excluido

En resumen: la coalición roji-verde perdió el gobierno y la coalición conservadora-liberal no lo ganó, y tanto el canciller Schröder como la opositora conservadora Angela Merkel reclaman para sí la victoria y el liderazgo de la coalición que lleve las riendas del país los próximos cuatro años. En este inusual y caótico estado de cosas, cada vez son más los polítólogos que hablan de la creciente posibilidad de nuevas elecciones. De no haber avance en las negociaciones de coalición hasta dentro de unas tres semanas, en la votación en el recién electo Parlamento no habría ganador y tendría que convocar a nuevas elecciones. Hasta entonces, la incertidumbre es la ganadora y no hay a quien felicitar.

DW recomienda