El presidente Donald Trump y el racismo | Política | DW | 16.08.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Internacional

El presidente Donald Trump y el racismo

El presidente Donald Trump no es conocido por su política y lenguaje comedidos. La lista de comentarios racistas es larga, ¿demasiado larga?

Así se ha mostrado hasta ahora verbalmente el presidente de Estados Unidos: retórica plagada de odio durante la campaña electoral, tuits ofensivos y llenos de estereotipos racistas o la carencia de un claro distanciamiento de la violencia de extrema derecha, como en Charlottesville.

Más información:

Donald Trump elimina consejos asesores tras recibir críticas
Republicanos critican a Trump por declaraciones sobre Charlottesville
Charlottesville: Trump culpa a ambas partes de la violencia

Trump sobre Obama: "¿Por qué no muestra su acta de nacimiento?"

¿Un presidente negro? Para los seguidores del movimiento racista "Birther" es absolutamente imposible. Trump defendió a capa y espada la teoría conspirativa de que Barack Obama no procedía de Estados Unidos, sino de Kenia. En 2011, en una entrevista con el canal ABC, Trump expresó por primera vez sus dudas sobre el origen del expresidente estadounidense. En 2012, en medio de la campaña electoral entre Obama y Mitt Romney, Trump escribió en Twitter: "Una fuente extremadamente confiable me ha llamado por teléfono y me ha dicho que el acta de nacimiento de Barack Obama es una falsificación".

Trump dudó una y otra vez de la legitimidad de Obama, incluso después de que la Casa Blanca publicara el acta de nacimiento de Obama. En 2016, sin embargo, Trump cambió de rumbo: "El presidente Obama nació en Estados Unidos. Punto". Se desconoce si se llegó a disculpar.

Trump sobre los inmigrantes mexicanos: "Criminales y violadores"

Fue un tema recurrente durante la campaña presidencial de Trump: difamaciones contra los mexicanos y estadounidenses con raíces mexicanas. En 2015 criticó: "México no nos envía a los mejores. Envía a personas que tienen problemas. Traen drogas, criminalidad, son violadores. Y algunos, me imagino, son buenas personas". Otro tema controvertido: la construcción de un muro entre Estados Unidos y México, que el país vecino "debe pagar".

Trump sobre la madre musulmana de un soldado: "¿Se le permite hablar?"

Otra ocasión donde Trump tocó fondo retóricamente hablando: su reacción en el discurso de Khizr Khan, cuyo hijo murió como soldado en la guerra en Irak. El abogado estadounidense, de origen pakistaní, criticó duramente en el Congreso del Partido Demócrata la candidatura de Trump en verano de 2016. Su mujer, Ghazala Khan, se hallaba de pie junto a él mientras este hablaba. Trump interpretó su silencio a su manera: "Si miran a su mujer, como estaba de pie. No tenía nada que decir. Quizá no tenía permiso para decir nada". En las redes sociales no solo se tachó a Trump de irrespetuoso, sino de ser racista contra los musulmanes.

Protestas en Estados Unidos contra Donald Trump.

Protestas en Estados Unidos contra Donald Trump.

Trump sobre los musulmanes: "El Islam nos odia"

En muchas de las citas de Trump se puede percibir el resentimiento de este hacia los musulmanes. En 2015 habló durante una entrevista con el canal ABC sobre el ataque terrorista del 11 de septiembre: "Había gente en New Jersey que vio a gran parte de la población árabe dando gritos de júbilo cuando se derrumbaron las Torres Gemelas". Un comentario, que resultó ser totalmente falso.

En la cadena CNN, el entonces candidato presidencial dijo en marzo de 2016: "Creo que el Islam nos odia". En otra ocasión expresó: "Tenemos problemas con los musulmanes y tenemos problemas con los musulmanes que quieren viajar a nuestro país". Una de las primeras medidas llevadas a cabo por Trump como presidente fue el controvertido veto para impedir que ciudadanos de seis países musulmanes entraran a EE.UU.

Trump sobre racistas de extrema derecha: "El racismo es malo". ¿O no?

Trump al principio no se pronunció sobre los actos violentos racistas en Charlottesville. Luego habló de "culpa de ambas partes", sin llamar a los racistas y neonazis por su nombre. Tras duras críticas, decidió condenar de forma contundente los hechos: "El racismo es el mal. Y aquellos que provocan violencia en su nombre son delincuentes y rufianes". Días más tarde, rectificó en una rueda de prensa: "Había gente mala de un lado y también muy violenta del otro."

Un punto candente en este asunto es Steve Bannon, jefe de estrategia de Trump y antiguo director del portal populista de derecha "Breitbar", un portavoz del movimiento racista "alt-Right". A Trump se le criticó por no distanciarse con contundencia de los supremacistas blancos, el Ku Klux Klan o "Alt-Right" y reforzar a estos grupos en su actitud y actos de odio.

Vera Kern (RMR/VT)

 

DW recomienda