El peligroso cambio de postura de Berlín hacia Irán | El Mundo | DW | 24.09.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

El peligroso cambio de postura de Berlín hacia Irán

El gobierno de Angela Merkel también cree ahora que Irán está detrás del ataque a la refinería de petróleo saudita y le expresa a Arabia Saudita "plena solidaridad". Un giro peligroso, dicen críticos.

Merkel, Macron y Johnson, en Biarriz el 24 de agosto de 2019.

Merkel, Macron y Johnson, en Biarriz el 24 de agosto de 2019.

El gobierno alemán es fundamentalmente crítico con las políticas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, especialmente en cuestiones de guerra o paz. El año pasado, Trump abandonó el acuerdo nuclear con Irán, que Alemania, Francia y Gran Bretaña habían acordado, tras arduo trabajo, y que querían preservar.

Tras el ataque con drones a la refinería saudita el 14 de septiembre, Estados Unidos acusó de inmediato a Irán. Ni la propia Arabia Saudita quiso hacer acusaciones rápidas. Entretanto, Riad está en la línea de Washington. E Irán sigue negando, enfáticamente, la responsabilidad en el ataque. Diez días después, Alemania, junto con Francia y Gran Bretaña, se une a las acusaciones estadounidenses y culpa a Irán: "No hay otra explicación plausible. Está claro que Irán tiene la responsabilidad de este ataque", dice la declaración conjunta del trío europeo. La canciller Angela Merkel, el presidente Emmanuel Macron y el primer ministro Boris Johnson no dicen en qué se basa su presunción.

Teherán, por su lado, considera "infundada” la acusación europea, como la de Estados Unidos. El jefe de gabinete, Mohammed al-Bakri, predice la derrota para cualquiera que quiera atacar a su país, y agregó que Irán no es hostil a Arabia Saudita.

Consecuencias imprevisibles

Como resultado de la "plena solidaridad" con Arabia Saudita, Riad lanzó de inmediato un llamado a la comunidad internacional para "ponerle límites" al comportamiento agresivo de Irán. "Esto demuestra la peligrosa posición en la que Alemania se ha maniobrado con su compromiso”, dice a DW Jana Puglierin, de la Sociedad alemana para las Relaciones Exteriores (DGAP), con sede en Berlín. "Aún no se conocen qué otras implicaciones podría tener, cuando los estadounidenses comiencen a presionar aún más a Alemania y sus aliados a participar militarmente en el conflicto".

La ministra alemana de Defensa, Annegret Kramp-Karrenbauer, de visita en Estados Unidos, ya debe haber recibido la petición de Washington de involucrarse militarmente en el Estrecho de Ormuz. Pero la política alemana enfatizó que "el Ejército alemán solo cooperará en una misión europea”.

Intereses alemanes

Jana Puglierin ve a Alemania, en todo caso, en una posición difícil. "En la región hay intereses irreconciliables. Por una parte, el acuerdo con Teherán fue declarado como el principal objetivo alemán en Irán y, por otro lado, se ofrece apoyo a Arabia Saudita como socio clásico".

Aunque el presidente de Estados Unidos no lo quiera, Jana Puglierin ve el papel de Alemania en la mediación entre Irán y Estados Unidos, junto con Francia y el Reino Unido: "Creo que Alemania y la UE tienen buenas cartas porque no persiguen la máxima presión. Además, son más confiables como intermediarios que buscan el equilibrio".

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

(jov/er)

 

DW recomienda