El padre de Gammy cumplió condena por abusos a menores | El Mundo | DW | 05.08.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

El padre de Gammy cumplió condena por abusos a menores

El caso cobra nuevos tintes dramáticos. El padre biológico de Gammy, el bebé con síndrome de Down que nació en Tailandia gracias a una madre de alquiler, cumplió condena por abusos contra tres menores en los años 90.

Así lo aseguran diversos medios australianos. El diario Australian hizo pública la información basándose en documentos judiciales. La esposa del hombre confirmó los hechos, según indicó a su vez el canal Channel Nine News. Por este cargo, el hombre estuvo en prisión en 1998. "Las personas cometen errores, pero eso no significa que serán malos para siempre", dijo la mujer a la emisora.

Gammy nació con síndrome de Down y un problema de corazón. Pattharamon Janbua, la mujer tailandesa que alquiló su vientre para tener al niño y a una hermana melliza, denunció que la pareja australiana que la contrató solo se llevó a la niña después del alumbramiento de los bebés, en diciembre pasado.

Gammy padece también un problema de corazón.

Gammy padece también un problema de corazón.

El padre australiano aseguró a los medios en su país que la agencia que organizó el alquiler del vientre no le había hablado del niño y que desconocía su existencia, extremo que la joven tailandesa desmiente. La mujer, de 21 años, y que tiene dos hijos propios de seis y tres años, aceptó alquilar su vientre para pagar deudas y recibió por ello unos 10.000 euros (13.000 dólares). Los bebés fueron concebidos por fertilización in vitro porque los padres biológicos eran demasiado mayores para tener un hijo.

La madre de alquiler quiere que le devuelvan a su hija

Al anterarse hoy de la revelación sobre el padre, Pattharamon Janbua aseguró que quiere que le devuelvan a la niña y que luchará por quedarse con ella. "Estoy conmocionada tras oír esto", afirmó. "Necesito la ayuda de todo el que pueda traerme a la niña de vuelta cuanto antes. Esto me repugna. Estoy preocupada por mi hija". Según la ley tailandesa, ella es considerada la madre de los niños, no la donante del óvulo. Sin embargo, la mujer tuvo que haber firmado documentos que le dan la custodia al padre, de lo contrario no habrían podido salir de Tailandia con la bebé.

Según Australian, el padre biológico pasó tres años en la cárcel por abusar de dos niñas de menos de 10 años y de un niño de 13. Mientras tanto, las autoridades tailandesas anunciaron que actuarán con mayor dureza contra las clínicas que ofrecen inseminaciones artificiales. Cinco de las 12 clínicas dedicadas a ello podrían ser cerradas por carecer de los permisos necesarios. Se desconoce si Gammy nació en una de esas clínicas.

MS (dpa/efe)

DW recomienda

Publicidad