El mundo lucha de manera desigual contra el virus del Ébola | El Mundo | DW | 10.08.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

El mundo lucha de manera desigual contra el virus del Ébola

Nigeria prohibió el traslado de cadáveres de personas que murieron a causa de una infección con el virus del Ébola.Guinea se niega a decretar una emergencia nacional. Senegal busca confirmar el primer caso de infección.

La población de África Occidental sufre desde hace meses los embates del virus del Ébola,pero hasta ahora no ha logrado contener la expansión de la epidemia. El Ministerio de Sanidad de Nigeria prohibió este domingo (10.8.2014) el traslado de cadáveres de personas que murieron a causa de una infección con el virus del Ébola, ni de una parte a otra del país ni hacia el extranjero. La medida busca frenar la propagación de una epidemia que ya ha matado a casi mil personas en el continente africano. Aquellos que mueran serán enterrados en el lugar de fallecimiento.

Hasta ahora, dos personas han muerto a causa del agresivo virus en Nigeria y siete están infectadas; seis casos están pendientes de confirmación y unas setenta personas están bajo vigilancia. Mientras tanto, el sacerdote español Miguel Pajares, quien se infectó con el virus en Liberia y fue repatriado el pasado jueves (7.8.2014), será tratado en Madrid con el suero experimental ZMapp, que también le está siendo suministrado a los dos estadounidenses infectados, informó el Ministerio de Sanidad español.

Algunas voces empiezan a pedir que el ZMapp sea exportado a donde quiera que se le necesite.

Algunas voces empiezan a pedir que el ZMapp sea exportado a donde quiera que se le necesite.

Piden suministrar el ZMapp donde se necesite

Dada la gravedad de la crisis sanitaria en África, algunas voces del estamento médico y científico internacional han empezado a pedir que el medicamento en cuestión sea exportado desde Ginebra a donde quiera que se le necesite. Aunque el ZMapp sólo ha sido probado en monos, el fármaco ya se encuentra en el hospital español donde Pajares, de 75 años, está recibiendo tratamiento. La condición de los dos pacientes estadounidenses infectados con el virus del Ébola mejoró tras ser tratados con el medicamento.

Aunque el nuevo medicamento no cuenta todavía con el visto bueno de la Organización Mundial de Salud (OMS) o de las autoridades sanitarias estadounidenses, el Ministerio de Sanidad español aclaró que la importación del fármaco se llevó a cabo ciñéndose a lo expuesto en la legislación española, que aprueba la administración de drogas no autorizadas en personas afligidas por una enfermedad potencialmente mortal y que no pueden ser tratadas satisfactoriamente con un fármaco autorizado. El ZMapp es fabricado por la empresa estadounidense Mapp Biopharmaceutical.

A favor y en contra de decretar la emergencia nacional

Sin embargo, no está claro si la recuperación de los pacientes estadounidenses se debe al suministro del suero ZMapp o a otros tratamientos que están recibiendo. Tampoco se sabe todavía si el ZMapp tiene efectos secundarios a largo plazo. Por otra parte, en Alemania, un ciudadano de Sierra Leona que se creía infectado con el mortal virus y fue sometido a cuarentena en Hamburgo, terminó dando negativo a los exámenes que se le realizaron. Así lo informó el portavoz de la clínica universitaria de Eppendorf.

Guinea, donde el virus se detectó por primera vez en enero, cerró sus fronteras el sábado (9.8.2014) para frenar la difusión de la epidemia, pero el Gobierno se negó a decretar una emergencia nacional incluso después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara el brote del virus del Ébolacomo una emergencia sanitaria internacional el pasado 8 de agosto e instara a los cuatro países afectados –Nigeria, Guinea, Liberia y Sierra Leona– a hacer lo mismo. El 9 de agosto, su vecino Senegal reportó el primer caso sospechoso en el norte del país.

Hasta el momento se han contabilizado un total de 1.779 casos y 961 muertes, según la OMS. No existe cura ni vacuna para la infección, que se transmite por la sangre y otros fluidos corporales, provoca hemorragias masivas y tiene una tasa de mortalidad de hasta el 90 por ciento.

ERC ( dpa / Reuters )

Publicidad