El ministro alemán de RR. EE. “juega con fuego” | El Mundo | DW | 08.06.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

El ministro alemán de RR. EE. “juega con fuego”

EE. UU. se retira del escenario internacional, y por eso el ministro alemán de RR. EE. aboga por alianzas con países “que quieran mantener la multilateralidad”. Pero el profesor Thomas Jäger advierte al respecto.

Heiko Maas, ministro alemán de Relaciones Exteriores.

Heiko Maas, ministro alemán de Relaciones Exteriores.

Deutsche Welle: Profesor Jäger, establecer nuevas alianzas, como exige el ministro alemán de RR. EE., Heiko Maas, significaría que Alemania se aleje en cierto modo de EE. UU. ¿Eso sería recomendable?

Thomas Jäger: No, no lo sería. En realidad, en este momento se necesita justamente lo contrario, es decir, unir otra vez a EE. UU. con Europa. Claro que eso habría que lograrlo poniéndose un poco en contra del gobierno de EE. UU., y por eso es especialmente difícil. Pero si se tiene en cuenta lo que EE. UU. hace por los países europeos, alejarse de EE. UU. sería como jugar con fuego.

Pero, ¿se puede lograr una cooperación con el presidente Trump?

Prof. Thomas Jäger, politólogo de la Universidad de Colonia, Alemania.

Prof. Thomas Jäger, politólogo de la Universidad de Colonia, Alemania.

Ese es justamente el problema. Hay que soportar a Trump. Pero también tuvimos que tolerar a George W. Bush. En ese momento había una profunda discordia en las relaciones transatlánticas. Sin embargo, Europa intensificó el diálogo para defender su propia posición. Algo muy similar sucedió también bajo la administración de Ronald Reagan, que tampoco les gustaba a los europeos. Los europeos tenemos experiencia con presidentes estadounidenses que no nos gustan y que actúan en contra de los intereses europeos. Pero con Trump, eso se agudiza. No obstante, EE. UU. es la potencia que une a Occidente y que hace que la Unión Europea sea visible a nivel internacional. Sin EE. UU., no hay Occidente.

¿Qué sucede con China? Algunos en Alemania ven en la política comercial más puntos en común con China que con EE. UU. bajo el mandato de Trump. Pero China representa aún menos los valores de Europa que Trump.

Totalmente de acuerdo. Desde varios puntos de vista, eso no es una opción. Seguramente hay intereses comunes entre el gobierno alemán y el chino en cuanto a política comercial. Pero allí terminan las cosas en común con China. Es un sistema autocrático y no representa los valores europeos. No puede contribuir a la seguridad de Europa. Por el contrario, los gobiernos europeos observan cómo el gobierno chino penetra cada vez más en Europa a través de sus proyectos "Made in China 2025” y la nueva Ruta de la Seda y trata de ganar una influencia estratégica comprando empresas, algo que no agrada a los gobiernos europeos.

¿Qué rumbo toma, en general, el mundo, y cómo debería reaccionar al respecto Alemania?

En este momento, el problema fundamental es que ese rumbo es bastante turbulento y poco claro. Y el ministro alemán de Exteriores, Heiko Maas, tiene razón al decir que cada vez se puede confiar en menos cosas. Eso hace que gobernar sea extremadamente difícil y contradice el objetivo del gobierno alemán, es decir, crear instituciones que trabajen por la cooperación internacional.

Cooperación difícil: Heiko Maas con Mike Pompeo, su homólogo estadounidense.

Cooperación difícil: Heiko Maas con Mike Pompeo, su homólogo estadounidense.

¿Está usted hablando de la Unión Europea?

Sí. La Unión Europea es, de algún modo, el corsé más estrecho en el que se mueve la política exterior alemana. Pero la política exterior alemana quiere, por ejemplo, fortalecer la Organización Mundial del Comercio (OMC), mientras que la política estadounidense dice que no le encuentra ningún valor a la OMC. Es decir, que la posición del gobierno alemán está enfocada en crear instituciones en las que tenga voz y voto y pueda tomar decisiones conjuntas. Las grandes potencias, por el contrario, prefieren a menudo relaciones bilaterales porque así pueden manifestar su poder con más fuerza. Eso no es nada nuevo.

Por el momento se ve muy claramente que, además de Rusia y China, que siempre han preferido esa dirección, EE. UU. ahora también quiere llevar a cabo una evidente ruptura. Pero esa ruptura ya se perfiló una que otra vez en la historia de EE. UU. No es que Trump sea el único que haya tomado decisiones unilaterales. Sin embargo, el principio de EE. UU. siempre fue "multilateralidad, cuando se pueda, y unilateralidad, cuando sea necesario”. Pero Trump transformó eso en el siguiente principio: "No hablo con nadie que no quiera hacer lo que yo quiero”.

Thomas Jäger es profesor de Política Internacional y Política Exterior de la Universidad de Colonia. Jäger también es editor de la "Revista de Política Exterior y de Seguridad”.

Entrevista: Christoph Hasselbach (CP/ERS)

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema

Publicidad