El juego limpio es letra muerta en el fútbol | Deportes | DW | 04.08.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

El juego limpio es letra muerta en el fútbol

Las directrices financieras para los clubes de fútbol tienen como meta hacer este deporte más transparente y justo. Sin embargo, la falta de voluntad a la hora de imponer las reglas socava el fair play.

222 millones de euros. La transferencia millonaria del futbolista brasileño del FC Barcelona a París ha causado revuelo y puesto en duda la efectividad del fair play financiero de la UEFA (FFP, por sus siglas en inglés). Las directrices financieras tenían como meta impedir este tipo de traspasos.

Más información:

-Opinión: El ocaso del fair play financiero en el fútbol

-Neymar: "Fue una de las decisiones más difíciles de mi vida"

El FFP pretende limitar los salarios de los jugadores y sus transferencias a fin de evitar un mayor endeudamiento de los clubes. La UEFA asegura que, desde la implementación del juego limpio en 2013, la deuda total de todos los clubes se ha reducido en más de 900 millones de euros.

"La situación financiera de muchos clubes realmente ha mejorado. Esto se debe a criterios más estrictos para conceder licencias. La situación financiera de los clubes profesionales también ha mejorado gracias al aumento de los ingresos por la comercialización de los derechos de televisión a nivel nacional e internacional", dice Ludwig Hierl, de la Universidad de Heilbronn, que desde años analiza los balances de los clubes de fútbol.  

Altas condenas, sin consecuencias

La transferencia de Neymar a París rompe todos los récords.

La transferencia de Neymar a París rompe todos los récords.

No obstante, los clubes contravienen sistemáticamente el FFP con ayuda de inversionistas que, en caso de duda, asumen las pérdidas. Si bien las sanciones por incumplimiento de las directrices contemplan multas exorbitantes e incluso exclusiones de competencias internacionales, muchas veces no se implementan o son reducidas posteriormente.

En 2014, la UEFA impuso al Manchester City una multa por 60 millones de euros porque había excedido los gastos para las transferencias. En abril de 2017, es decir dos años después, la multa fue reducida a 20 millones. Y en la actual fase de fichajes, el club ya gastó más de 200 millones de euros para adquirir nuevos jugadores.

También los clubes alemanes están bajo sospecha de contravenir el juego limpio, sobre todo el RB Leipzig, a quien se acusa además de perjudicar a los competidores. Asimismo, el TSG Hoffenheim podría haber infringido las reglas de la UEFA, puesto que su patrocinador Dietmar Hopp inyectó más dinero al club de lo permitido. Sin embargo, hasta ahora no ha pasado nada en ambos casos.

¿Está en juego la integridad de la Bundesliga?

No está muy claro cuándo se debe aplicar una determinada sanción. "Lamentablemente el proceso de fair play financiero de la UEFA no es muy transparente. Pese a criterios de evaluación presuntamente objetivos, al final las decisiones se toman a puerta cerrada conforme a criterios en parte bastante subjetivos", critica Hierl.

En Alemania, diversos conflictos ponen en juego la integridad de la Bundesliga. Ludwig Hierl critica que el grupo Volkswagen sea el principal patrocinador de dos clubes y al mismo tiempo su propietario: "A través de la filial de VW AutoVision GmbH, el grupo controla el 100 por ciento del capital del VfL Wolfsburgo; a través de Audi, otra filial de VW, el 8,33 por ciento del capital del FC Bayern Múnich y, por medio de la empresa quattro GmbH, también una filial de la multinacional, el 19,54 por ciento del FC Ingolstadt 04", explica el experto de la Universidad de Heilbronn.

La creatividad para eludir las reglas del fair play no parece tener límites, como muestra la transferencia de Neymar. Al parecer, no es el club de París el que compra al futbolista brasileño, sino que el jugador paga su propio fichaje y después el club le devuelve los millones. "Si la UEFA acepta el traspaso de Neymar, las reglas del juego limpio se habrán vuelto completamente absurdas", sentencia.

Autor: Christian Schlodder (VT/ELM)

DW recomienda

Publicidad