El huracán Harvey pierde fuerza al volver a tocar tierra pero continúa el peligro | ACTUALIDAD | DW | 26.08.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

ACTUALIDAD

El huracán Harvey pierde fuerza al volver a tocar tierra pero continúa el peligro

La velocidad de los vientos se reduce hasta bajarlo a categoría 2 y podría convertirse en tormenta tropical en próximas horas, aunque también baja su velocidad de traslación, lo que puede aumentar su poder destructivo.

El huracán ‘Harvey', que se temía podía ser uno de los más peligrosos de los últimos años en Estados Unidos, siguió debilitándose tras tocar tierra en el estado de Texas, informó este sábado (26.08.2017) el Centro Nacional de Huracanes. El huracán bajó a categoría 2, aunque ahora su mayor peligro son las "inundaciones catastróficas". Durante la pasada noche la tormenta había llegado a alcanzar categoría 4 de un máximo de 5.

Pese a que ‘Harvey' fue perdiendo potencia, los meteorólogos alertan de la subida del nivel de las aguas por las lluvias torrenciales y los vientos huracanados en los próximos días. Por el momento se desconoce el alcance de los daños, pero es de esperar que algunas zonas "estén inhabitables durante semanas o meses", dijo la emisora estadounidense CNN citando a expertos. El gobernador del estado alertó del peligro de "un desastre de grandes proporciones".

‘Harvey' entró por la zona norte de la isla de San José, unos seis kilómetros al este de Rockport, en torno a las 22:00 horas del viernes (03:00 GMT del sábado). Se espera que el huracán recorra el sudeste de Texas durante los próximos días. El CNH decretó una alerta por huracán entre Port Mansfield y Sargent, ambas en Texas y a una distancia de unos 560 kilómetros, donde viven unos 16 millones de personas.

"Se prevén inundaciones catastróficas debido a las fuertes lluvias y el oleaje", alertó el CNH, que estima que la subida del mar podría generar olas de hasta cuatro metros.  "Harvey' trae lluvias torrenciales y un peligroso oleaje que crean una situación de inundaciones que pueden provocar muertes. A ello se suman los daños de los vientos huracanados", señaló el CNH.

Los expertos lanzaron numerosas alertas para la región, en la que los fuertes vientos podrían causar daños similares a los de un tornado.  Se teme que el huracán sea uno de los peores en el área en los últimos 12 años y la primera catástrofe natural de grandes proporciones a la que se enfrente la Administración del presidente Donald Trump.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, urgió a todos los que viven en zonas bajas a evacuar sus casas y dijo temer que la gente quede varada por las inundaciones sin comida, electricidad ni agua. En algunas zonas se decretaron órdenes de evacuación obligatoria y Trump declaró a la región oficialmente como zona de catástrofe para poder liberar fondos de asistencia. "¡A pedido del gobernador de Texas he firmado la Proclamación de Desastre, que libera toda la fuerza de la ayuda gubernamental!", escribió Trump en Twitter.

Las previsiones meteorológicas señalan que "Harvey" permanecerá en tierra durante el fin de semana y hará que llueva en la franja sudeste durante días. Se esperan acumulaciones pluviales de entre 38 y 63 centímetros. Ya han caído hasta 10 pulgadas (25 centímetros) de agua en algunas zonas del sudeste de Texas. El huracán, el primero de categoría mayor en alcanzar EEUU desde Wilma en 2005, se mantendrá en esta zona del estado durante los próximos días debido a la presencia de un sistema de altas presiones que le impide su avance hacia el noroeste.

LGC (dpa/EFE)

DW recomienda