El complejo legado de la Unión Soviética | Cultura | DW | 14.09.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Cultura

El complejo legado de la Unión Soviética

Lituania fue la primera en independendizarse, Kazajistán, la última. Una exposición sobre el desmoronamiento imperio soviético lleva al visitante en un viaje a través del tiempo.

La Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), fundada en 1922, no llegó a celebrar su septuagésimo aniversario. Demasiado fuertes eran las ansias de libertad e independencia en el Báltico, el Cáucaso y Asia Central. Entre marzo de 1990 y diciembre de 1991 surgieron o se reconstituyeron 15 Estados. Antes había caído ya el Muro de Berlín, el 9 de noviembre de 1989. Gracias a la revolución pacífica en la RDA, Alemania pudo celebrar cerca de un año más tarde su reunificación.

El papel clave de Gorbachov

El movimiento libertario del centro y sudeste de Europa barrió del mapa político el área de influencia soviética y parte de su propio imperio. El detonante fue el comunista reformista Mijaíl Gorbachov que, como jefe del Kremlin, impulsó desde 1985 un giro político, marcado por la glasnost (transparencia) y la perestroika (transformación). Un camino que condujo al fin de la Unión Soviética. Pero, 30 años más tarde, todavía son perceptibles las huellas del derrumbe de la que fuera la segunda superpotencia protagonista de la Guerra Fría, junto con Estados Unidos.

Ausstellung Postsowjetische Lebenswelten

Manifestación en el día de la independencia de Georgia, el 31 de marzo de 1991.

La herencia de la URSS, desigualmente repartida, alimenta hasta el día de hoy esperanzas y sueños, pero también ha dado origen a conflictos como el de Ucrania. De esos contrastes trata la exposición fotográfica "Mundos postsoviéticos” ("Postsowjetische Lebenswelten"), que desde mediados de septiembre se presenta al aire libre en Berlín. Concebida por la fundación alemana que se ocupa del pasado de la dictadura germano-oriental y un portal de internet especializado en Rusia y Bielorrusia (dekoder.org), ofrece también material para un trabajo cultural y educativo que traspasa las fronteras, en forma de afiches que se pueden encargar en diferentes idiomas: alemán, ruso, inglés, francés y español.

Mirar más allá de Rusia y Moscú

Las 120 imágenes, complementadas con breves textos y códigos QR para videos de YouTube, ilustran el amplio espectro de la vida cotidiana y la sociedad: grises urbanizaciones y cultura pop, religión y culto personalista, guerra y delincuencia, pobreza y lujo. El autor de la exposición y también del correspondiente catálogo en alemán e inglés, es el historiador Jan Behrends, del Centro Leibniz de Investigación Histórica, de Potsdam. "Uno se lleva muchas sorpresas si se aparta de la mirada de Rusia y Moscú, que siempre están en el foco de atención de los medios alemanes”, dijo a DW.

Ausstellung Postsowjetische Lebenswelten

Manifestantes protestan en Bielorrusia, en octubre de 2020.

Explicó que, si bien existe una experiencia compartida, el postcomunismo en Georgia es muy distinto del de Letonia, Turkmenistán, Rusia o Ucrania.

Imágenes de pobreza y lujo

Behrends recordó, por ejemplo, lo ocurrido en el sur del Cáucaso, donde ya en 1991 hubo guerras. Muy distinta es la historia del Báltico: en Estonia, Letonia y Lituania se ha consolidado la democracia.

El historiador considera que el título de su exposición es osado, porque no se puede precisar qué es lo típicamente postsoviético. Indica que uno tiene imágenes en la mente de urbanizaciones pobres, por un lado, y de mucho lujo, por otro. Pero, mirando con atención, se ve que hay muchos matices. "Y eso debe despertar el interés por observar quizás más detenidamente a algunos de esos 15 Estados."

30 años después del derrumbe de la Unión Soviética, Behrends percibe que ha aumentado el interés por el tema, sobre todo debido a la "dramática situación política". Alude al "sistema Putin", a la guerra de Ucrania y a las protestas en Bielorrusia: "Son todos temas actuales que, a fin de cuentas, solo se pueden entender si los explicamos históricamente”. A ello se propone contribuir la exposición multimedial que ha organizado. (er/rml)

 

DW recomienda