El club gastronómico más exclusivo del mundo | Audiorecetas | DW | 26.07.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Audiorecetas

El club gastronómico más exclusivo del mundo

Los grandes mandatarios mundiales cuentan con chefs de lujo, que son miembros del club gastronómico francés "Club des Chefs des Chefs", cuyo requisito para entrar es cocinar para un Jefe de Estado.

Escuche el audio 07:06

El club gastronómico más exclusivo del mundo

A lo largo de la historia, muchos jefes de Estado han pasado a la posteridad por sus grandes obras, sus escándalos, sus dotes de liderazgo, su generosidad o su crueldad; sin embargo, todos ellos tienen algo en común: grandes cocineros a su disposición. Muchos de ellos forman parte de un prestigioso club francés, el Club des Chefs des Chefs, que la semana pasada se reunieron en Berlín para hacer gala de su destreza culinaria.

“Empezó como un club informal, pero pasó a ser una asociación oficial. Y para ser miembro de esta asociación, se debe ser el chef de un Jefe de Estado. Parece simple, pero es muy difícil, porque sólo hay un Jefe de Estado por país, y por tanto, un chef. Y una vez que ese chef deja de trabajar para el Jefe de Estado, debe dejar el club, y un nuevo chef vendrá a la asociación. Se puede decir que es el club gastronómico más exclusivo del mundo.”

Gilles Bragard es el fundador del Club des Chefs des Chefs, sin duda no sólo exclusivo, sino también exquisito y excelente, en el que los ex-chefs de los ex-Jefes de Estado no tienen cabida, y mucho menos cualquier cocinero que no tenga sitio en las mejores cocinas del mundo.

Pocos, pero muy buenos

No en vano ahora mismo cuenta únicamente con 25 miembros. Pero eso sí, 25 miembros con un currículum estelar. Un club con mucho prestigio que ya cuenta con unos cuantos años de tradición a sus espaldas.

“Fundé el club en 1977", cuenta Gilles Bragard. "Entonces trabajaba en una empresa de fabricación de uniformes para restaurantes y la industria culinaria en todo el mundo. Entre mis clientes había varios Jefes de Estado, y noté que no se conocían entre ellos. Fue entonces cuando el presidente francés Valery Giscard d'Estaing creó el G8. Era la primera vez que se reunían los líderes mundiales, y yo pensé que sería interesante hacer lo mismo con chefs de Jefes de Estado.”

Club des Chefs des Chefs

Gilles Bragard fundó el club en 1977, y a día de hoy, sigue siendo el más exclusivo del mundo.

Con un chef por país, el Club des Chefs des Chefs rebosa con cocinas diferentes y exóticas. No obstante, en sus reuniones con los altos mandatarios de cada país, los chefs del club se adaptan a las cocinas locales y a los productos estacionales de cada región. Promover las cocinas regionales con productos sanos, poniendo como modelo la sana alimentación que deben llevar los Jefes de Estado a causa de su profesión y sus obligaciones: ese es uno de los objetivos principales del Club. Pero no el único. Refiriéndose a la filosofía del Club, Gilles Bragard se remite a las palabras que el diplomático francés del siglo XVII Charles-Maurice de Talleyrand-Périgord le solía dirigir a Napoleón Bonaparte: “Dame buenos cocineros y te daré buenos tratados.”

Diplomacia culinaria

“Nuestro lema es que a veces la política puede dividir a los hombres, pero una buena mesa los reúne. La gastronomía en la diplomacia es muy importante", añade Bragard.

Un buen ejemplo de ello fue un evento solidario el pasado mes de febrero de la fundación de Shimon Peres, creada para unir a jóvenes comunidades palestinas e israelíes. El mismo Shimon Peres pidió al Club que organizara un banquete, y a ello acudieron los chefs de los Jefes de Estado de Alemania, EE.UU., Mónaco, Francia y Rusia. Allí se juntaron con chefs palestinos e israelíes que estuvieron a cargo de la cena, todos vestidos con el mismo uniforme, que pasó a ser considerado un símbolo de paz.

Todo un logro, pero no el más importante, según Bragard:

“Nuestro mayor logro ha sido llegar a ser considerados como el club oficial de los Jefes de Estado, y obtener el reconocimiento de la mayoría de los líderes mundiales.”

Club des Chefs des Chefs

Angela Merkel pudo disfrutar de la maestría de los chefs del club.

Alemania y Francia, unidas por sus chefs

Bragard pone como ejemplo a las dos personalidades más recientes para las que el Club ha desplegado su arte: Angela Merkel y Françoise Hollande. La semana pasada, el Club se reunió en Berlín, y esta semana ha viajado a París. Los chefs de ambos mandatarios han hecho un intercambio de impresiones y han cocinado en conjunto para sus respectivos líderes.

“Hay una gran cooperación entre nuestros miembros, especialmente entre el chef del Palacio del Elíseo y el de la Cancillería Federal, ya que ambos líderes se reúnen muy a menudo. Los cocineros son muy buenos amigos, y cuando el chef francés fue a Berlín la semana pasada, y cuando el chef alemán vino a París esta semana, trabajaron muy bien juntos.”

En consecuencia, la comida gusta. Y si no, que se lo digan a Angela Merkel: según Bragard, en esta última visita, hubo un entrante que le gustó especialmente. Un plato terriblemente sencillo pero exquisito, que vamos a preparar hoy en nuestras audiorecetas: alcachofas rellenas de queso feta.


Alcachofas rellenas de queso feta

Ingredientes

Alcachofas al gusto
Queso feta (una bolita de queso por alcachofa)
Piñones
Harina, huevo batido y pan rallado para empanar

Preparación

Hervir las alcachofas durante unos 20 minutos, hasta que queden tiernas. Dejar enfriar.

Extraer el corazón de las alcachofas con un cuchillo, abrir un poco las hojas y rellenar el corazón con queso feta mezclado con piñones picados y sazonado con sal, pimienta y especias al gusto.

Seguidamente, empanar las alcachofas con harina, huevo batido y pan rallado, y freír en aceite de oliva.

Autora: Lydia Aranda Barandiain
Editor: Enrique López

Enlaces externos