El arca de fotografías de Joel Sartore retrata la biodiversidad | Ciencia y Ecología | DW | 19.10.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Global Ideas

El arca de fotografías de Joel Sartore retrata la biodiversidad

El cambio climático provoca la extinción de especies. El fotógrafo de National Geographic Joel Sartore, creó Photo Ark, un proyecto con el que ha retratado a especies de todo el mundo antes de que desaparezcan.

Frosch National Geographic Fotografie (Joel Sartore/National Geographic Photo Ark)

La rana verde de ojos rojos es solo uno de los muchos anfibios del proyecto National Geographic Photo Ark.

La extinción de las especies es un concepto abstracto para muchos. El fotógrafo de National Geographic Joel Sartore, quería hacerlo más comprensible y personal. Para ello, pretende retratar, con calidad de estudio, a las más de 12.000 especies amenazadas de nuestro planeta en el proyecto Photo Ark, el mayor archivo de fotografías de la biodiversidad de animales. Durante más de 11 años  Sartore ha visitado zoológicos y acuarios de todo el mundo con el fin de fotografiar a los animales. Algunas de las especies retratadas ya son muy difíciles de ver, otras desaparecerán posiblemente en este siglo.

Hasta la fecha, más de 6.000 especies han pasado por su objetivo y 6.000 más lo harán en los próximos 15 años. La finalidad es alentar al público emocionalmente para que se interese por las especies más vulnerables.

La rana Toughie (Ecnomiohyla rabborum) (Joel Sartore/National Geographic Photo Ark).

Toughie, la última rana de árbol de extremidades de flecos Rabb (Ecnomiohyla rabborum), está retratada en el proyecto National Geographic Photo Ark.

Decir que el tiempo se agota para las especies retratadas en el álbum Photo Ark no es exagerado. Apenas unas horas después de hablar con Sartore, he sabido que uno de sus motivos fotografiados, Toughie, la última rana de árbol de extremidades de flecos Rabb que se conoce (Ecnomiohylarabborum), ha muerto en el Jardín Botánico de Atlanta. El final de una especie. Este final es indicativo de la urgencia del proyecto, tanto más si se conoce la fascinación del fotógrafo por las ranas.

DW: ¿Cuál es su relación personal con las ranas?

Joel Sartore: Las ranas son un grupo de animales ancestrales, pero a la vez muy sensibles. Son capaces de absorber toxinas a través de su piel y deben tener una temperatura ambiente adecuada, así como de humedad y de lluvia, para crecer y reproducirse. Por culpa del cambio climático, la contaminación, y ahora incluso de un hongo que se está propagando por todo el mundo, muchas especies de anfibios están en peligro de extinción. Espero poder despertar el interés y la conciencia de la gente. Eso es lo que me gustaría lograr con este "arca de fotografías”.

¿Cómo surgió la idea para el proyecto Photo Ark?

A mi esposa le diagnosticaron un cáncer de mama. Durante el tiempo que duró el tratamiento, un año, no viajé por el mundo como fotógrafo de National Geographic. Eso me hizo pensar en crear un proyecto con el que cambiar algo de forma sostenible. El propósito del álbum era conseguir que la gente mirara a los animales a los ojos y se interesara por la extinción de las especies, que se involucrara en ello. Han pasado 11 años y desde entonces me he centrado por completo en este proyecto.

Un bebé chimpancé de tres meses (Joel Sartore/National Geographic Photo Ark).

También los primates se encuentran entre los miles de animales, aves, insectos y anfibios, que han sido retratados hasta la fecha para el proyecto National Geographic Photo Ark.

El alcance se ha incrementado dramáticamente durante este tiempo. Lo que comenzó como un puñado de retratos en el zoológico infantil de Lincoln, cerca de mi casa, se ha convertido en un fenómeno mundial: mis imágenes se han proyectado en el edificio de las Naciones Unidas y en el Empire State Building de Nueva York, así como en la basílica de San Pedro en el Vaticano. Las fotos han sido utilizadas en campañas contra el comercio de marfil y también en largometrajes. Espero que mis fotos puedan servir de algo y salvar al menos a alguna de las especies que retratan.

¿Cómo fue la primera sesión de fotos? ¿Y cómo ha cambiado el enfoque con el tiempo?

La primera foto que tomé fue a una rata topo desnuda en el zoológico infantil de Lincoln. El director tomó una tabla de cortar blanca de la cocina del zoo y la utilizamos como fondo. Ese mismo día, también fotografié a alguna rana flecha azul.

Las sesiones de fotos actuales están mucho mejor preparadas y documentadas. Mi objetivo es trabajar de forma rápida y eficiente para que el animal se estrese lo menos posible y no pase demasiado tiempo fuera de su entorno habitual.

¿Por qué eligió fotografiar a los animales en el estudio?

Se trata de un estudio móvil. De modo que fotografiamos a la mayoría de animales directamente en el zoológico, acuario o centro de acogida donde viven. Traemos fondos y luz con el fin de obtener imágenes tan nítidas y detalladas como sea posible.

Una rana Lepidobatrachus laevis (Joel Sartore/National Geographic Photo Ark).

Joel Sartore pretende fotografiar a las más de 12.000 especies amenazadas para el proyecto National Geographic Photo Ark.

¿Cuál es la preparación para una foto de este tipo?

Nos ponemos en contacto semanas y meses antes con los zoológicos en los que queremos fotografiar animales. Primero investigamos qué especies tienen, y cuáles podríamos incluir en el archivo. Después discutimos con el parque qué especies podríamos fotografiar en realidad. Muchos de los animales han sido alimentados a mano y no les molesta una sesión de fotos, mientras que otros son demasiado intranquilos, como por ejemplo los ungulados.

Una vez tenemos nuestra lista con los animales que queremos fotografiar, preparamos antes dos construcciones sencillas. Por un lado, una mesa con una cubierta de tela, a modo de tienda de campaña, para fotografiar animales pequeños, como ranas, aves y roedores. Para animales más grandes, preparamos una habitación con un fondo negro o blanco. El personal del zoológico introduce los animales en nuestro estudio temporal, a veces los atraemos con algo de comida. La foto en sí nos lleva solo unos minutos.

He tenido dos emociones diferentes mientras contemplaba las imágenes: la belleza y la tristeza al mismo tiempo. Podría ser por el entorno de estudio. Puesto que los animales están fuera de su hábitat natural, la sensación de pérdida es omnipresente y nos conduce a la pregunta: ¿pronto dejarán de existir estas hermosas criaturas? ¿Qué reacción pretende crear en el espectador?

Los fondos blancos y negros sirven para dos propósitos. Por un lado, para eliminar todo tipo de distracción en la mirada del espectador y retratar con mayor fidelidad al animal, aunque sea muy pequeño o se camufle bien en su entorno. Pero, además, se crea una igualdad de condiciones para todos los animales, grandes o pequeños.

Un ratón es tan importante como un tigre, y un pez pequeño tan complejo como un elefante. Para el proyecto, todas las especies son de igual tamaño y relevancia. Las criaturas más pequeñas mantienen el equilibrio de nuestro ecosistema, por lo que ya es hora de que las respetemos.

¿Da prioridad a los animales en función de su estado de amenaza?

Sí, siempre. Si un animal se ha vuelto extremadamente vulnerable, me apresuro mucho con mi trabajo. El rinoceronte blanco del zoológico de Dvur Kralove, en la República Checa, fue, por ejemplo, un caso urgente. Y murió. Ahora solo quedan tres ejemplares de esta especie en todo el mundo.

Para saber más acerca de National Geographic Photo Ark y cómo apoyar el proyecto, visite: https://donate.nationalgeographic.org/photo-ark.

ADVERTISEMENT