El alcalde de la multiculturalidad - ¿Cómo lograr la integración? | Primer plano | DW | 31.12.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Primer plano

El alcalde de la multiculturalidad - ¿Cómo lograr la integración?

La ciudad belga de Malinas ha alcanzado un hito. A los barrios donde antes solo vivían inmigrantes, se están empezando a mudar belgas. Hay mayor diversidad y la criminalidad en las calles ha caído en picado. El alcalde, Bart Somers, asegura que "la gente se siente segura en la ciudad y por eso está más abierta a la integración”. Pero, ¿cómo lo consiguió?

Ver el video 28:34

¿Qué pueden hacer los ayuntamientos para lograr que funcionen tanto la integración como la seguridad? En Malinas viven 90.000 personas de 130 nacionalidades. A diferencia del resto de la región, aquí no existen grandes problemas con el islamismo radical. El responsable de ello es Bart Somers, alcalde de la ciudad desde hace 17 años. Los belgas lo llaman "Señor Tolerancia Cero”. ¿El motivo? Instaló una extensa red de videovigilancia y no deja impune ninguna infracción. Al mismo tiempo, toma medidas drásticas ante la discriminación y la exclusión. En las escuelas, los niños de familias de inmigrantes y refugiados van a clase junto con los niños belgas. Los barrios en los que antes solo vivían inmigrantes ahora vuelven a ser atractivos para todos. Los trabajadores sociales se encargan de que los adolescentes no sucumban a los intentos de reclutamiento de grupos islamistas. Pero la integración nunca fue una tarea fácil. Como afirma Somers: "La multiculturalidad exige dedicación constante”. En Alemania, la multiculturalidad sigue siendo una quimera en muchos lugares. Stuttgart representa una excepción. En los años 1970, cuando llegaron a la ciudad muchos trabajadores inmigrantes, se introdujo una cuota de ocupación en las viviendas de propiedad municipal para evitar desde el principio que se crearan guetos. El alcalde de entonces quería que todos se sintieran parte de la ciudad, también aquellos de origen extranjero. El espíritu de aquella época sigue vivo en Stuttgart. Existen muchos proyectos que refuerzan el sentimiento de unidad de sus ciudadanos, como a través de asociaciones, policía, servicios sociales, etc. La integración es un objetivo que solo se logra trabajando a varios niveles.