Ejército libanés lanza ofensiva contra el Estado Islámico | El Mundo | DW | 19.08.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Ejército libanés lanza ofensiva contra el Estado Islámico

El grupo yihadista controla porciones de territorio en la frontera con Siria, además de tener a nueve efectivos libaneses secuestrados.

"En el nombre del Líbano, en el nombre de los soldados libaneses secuestrados, en el nombre de los mártires del Ejército, anuncio que la operación 'Amanecer de Jurud' ha comenzado". Con estas palabras, el general Joseph Aoun dio el vamos este sábado (19.08.2017) a una ofensiva militar en la región montañosa de Jurud Arsal, en la frontera entre el Líbano y Siria, para expulsar del área a milicianos del Estado Islámico.

 

Más información:

-El terrorismo sigue golpeando a Europa

-Los tentáculos de Estado Islámico en Alemania

 

En esa región del este los yihadistas han estado operando por varios años. Para sacarlos, el mes pasado el grupo Hizbolá, que entrega apoyo militar al régimen de Bashar al Assad en Siria, lanzó una operación cuyo objetivo, además de las fuerzas de Estado Islámico, era acabar con la presencia de grupos que antiguamente estaban vinculados a Al Qaeda.

Tras seis días de combates, se acordó un cese de las hostilidades entre Hizbolá y los radicales del ex Frente Al Nusra, lo que permitió que unos 8.000 refugiados y combatientes fueran enviados de vuelta a Siria, como parte del pacto alcanzado por las partes. El pasado lunes los últimos rebeldes sirios habían sido evacuados de la región. Sin embargo, el Estado Islámico ha seguido presente en la región.

Ataques previos

Debido a ello, el Ejército libanés decidió tomar cartas en el asunto. Jurud Arsal ha sido utilizada durante años como punto de encuentro para grupos enemigos del régimen sirio, pero también ha acogido a un número indeterminado de refugiados que buscan un lugar seguro. Vale mencionar que los radicales del EI mantienen capturados a nueve policías y soldados libaneses, aunque se desconoce si estos siguen con vida.

El jefe de Hizbolá, Hassan Nasrallah, dijo que el Estado Islámico controla alrededor de 300 kilómetros cuadrados a ambos lados de la frontera, de los cuales 140 kilómetros cuadrados están dentro de territorio libanés. Específicamente, el grupo yihadista controla las zonas montañosas de Ras Baalbeck y Qaa, situadas ambas en el valle de la Bekaa, en el noreste del Líbano y limítrofe con Siria. Esas regiones han sido bombardeadas en los días previos, como preparación a la ofensiva lanzada este sábado.

DZC (AFP, EFE)

DW recomienda

Publicidad