Egipto: un economista es el nuevo jefe de Gobierno | El Mundo | DW | 09.07.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Egipto: un economista es el nuevo jefe de Gobierno

El economista Hazem Beblawy fue designado primer ministro de Egipto; el Premio Nobel de la Paz Mohamed El Baradei será el vicepresidente.

Hazem Beblawi

Hazem Beblawi

Beblawy, de 76 años, fue ministro de Finanzas para el gobierno militar entre julio y noviembre de 2011. También trabajó como alto funcionario de las Naciones Unidas y previamente ocupó el cargo de profesor en economía de la Universidad de Alejandría.

El Baradei, ex director del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), aparentemente unió a numerosos grupos opositores tras su regreso a Egipto en 2010, ayudando en la escalada que culminó con el derrocamiento del presidente Hosni Mubarak.

Beblawy -cofundador del Partido Socialdemócrata de Egipto tras la caída de Mubarak- ya inició las consultas para formar gobierno, precisaron los reportes.

Ver el video 01:17
Now live
01:17 minutos

En Egipto se nombra primer ministro interino

Pero los islamistas rechazaron este martes al nuevo jefe del gobierno de transición, así como también el calendario propuesto por el presidente interino egipcio Adli Mansur para celebrar elecciones en el país en un plazo de seis meses.

El comandante del Ejército Abdel Fattah al Sissi advirtió a los seguidores del derrocado Mohamed Mursi de continuar con su política de rechazo.

"El destino de la nación es demasiado importante y sagrado como para que se convierta en materia, sea cual fuere el pretexto, de maniobras y bloqueos", señaló en una declaración que fue leída este martes por la televisión estatal. El Ejército no lo aceptará, añadió.

Una transición rápida

Entretanto, hoy se reunían el El Cairo y otras ciudades nuevamente decenas de miles de simpatizantes de los Hermanos Musulmanes, para darle mayor presión a sus reclamos.

Previamente el vicesecretario general del Partido de los islamistas Libertad y Justicia, Essam al-Arian, rechazó tajante el plan presentado la víspera por Mansur. Con el derrocamiento de Mursi (próximo a los Hermanos Musulmanes) no sólo se está agrediendo a un presidente, sino también la identidad y los derechos de las personas en Egipto, su libertad y su democracia están en peligro, consideró.

El brazo armado de Yamaa Islamiya, una organización radical islámica, declaró también que rechaza el plan procedente un presidente "ilegal".

Mansur presentó un decreto la tarde del lunes en el propone que la transición no se prolongue más de medio año. Después del referéndum sobre la nueva Constitución, se realizarán primero elecciones legislativas. Las elecciones presidenciales se celebrarían a comienzos de 2014.

El presidente interino publicó el decreto tras una sangrienta jornada en la que murieron al menos 51 personas en enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes, que pedían el regreso de Mursi.

Hermanos Musulmanes: continuar las protestas

La Hermandad Musulmana y sus aliados abogan por continuar las protestas hasta que el derrocado presidente Mursi regrese al poder.

El Ejército le obligó a dejar el cargo tras las multitudinarias protestas que pedían la salida del primer mandatario elegido democráticamente hace un año.

El movimiento de protesta Tamarrud también criticó la propuesta, señalando a través de sus cuentas en las redes sociales que "funda una nueva dictadura".

Tamarrud, que encabezó la campaña para el derrocamiento de Mursi, indicó que está preparando sugerencias para cambios que presentará a Mansur, sin especificar qué artículos desea modificar.

Por su parte, el movimiento juvenil 6 de Abril -que también tuvo un rol clave en la caída de Mubarak- asimismo rechazó el decreto, señalando que fue publicado sin realizar consultas con las fuerzas políticas.

Si bien este miércoles comienza en Egipto, al igual que en otras naciones islámicas, el mes de ayuno del Ramadan, no se perfila un fin de las protestas ni de la violencia.

En este lapso, los musulmanes creyentes no comen ni beben desde el alba a la puesta del sol y concurren en forma creciente a las mezquitas. De esta manera, para las partes enfrentadas existen mayores posibilidades de movilizar a los creyentes en favor de sus causas.

PK (dpa)

Audios y videos sobre el tema

Publicidad