Egipto: “La violencia no es la opción” | El Mundo | DW | 15.08.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Egipto: “La violencia no es la opción”

Tras los hechos de violencia del 14 de agosto, en Egipto rige ahora el estado de emergencia. DW habló sobre la situación con Ronald Meinardus, director de la fundación alemana Friedrich Naumann Stiftung, en El Cairo.

Operación de desalojo de campamentos pro Mursi en El Cairo.

Operación de desalojo de campamentos pro Mursi en El Cairo.

Deutsche Welle: ¿Qué opina de los últimos acontecimientos?

Ronald Meinardus: Los Hermanos Musulmanes hablan de masacre y han anunciado acciones de respuesta. Vemos que las protestas se han extendido. Los manifestantes pro Mursi que antes se concentraban en los campamentos se involucran ahora en peleas con críticos de Mursi en las calles.

¿No hay acercamientos entre militares, el gobierno de transición y los Hermanos Musulmanes?

Un diálogo político requiere de confianza que hoy no existe. Antes de los últimos enfrentamientos, Egipto era ya un país profundamente dividido. Lo trágico es que en la sociedad egipcia no hay ni fuerzas ni instancias conciliadoras. Los esfuerzos de mediación del ministro alemán de Relaciones Exteriores, Guido Westerwelle, no dieron fruto.

Ronald Meinardus en El Cairo.

Ronald Meinardus en El Cairo.

Estados Unidos, el socio más importante de Egipto, pidió permitir manifestaciones y la liberación del derrocado presidente, sin éxito. ¿Qué puede hacer aún Occidente?

El campo de acción es muy reducido, aunque la cúpula del poder sea más bien occidental y secular. El jefe militar Abdel Fattah al-Sisi estudió en una academia militar estadounidense, para citar solo un ejemplo. Pero la divisa es que se trata de un problema interno de Egipto en el que Occidente no tiene nada que decir. Algunos ya hablan de una revolución nacionalista.

¿Qué tan fuerte es la Hermandad Musulmana y que tanto respaldo tiene en la población?

Los Hermanos Musulmanes son comparables con un partido leninista. Un partido que creció en la clandestinidad, perseguido y criminalizado. Los Hermanos Musulmanes están bien organizados y, al parecer, muy bien financiados. Hoy representan una de las mayores fuerzas políticas de Egipto que en elecciones libres alcanzaría alrededor de un 20% de votación.

Pero también es cierto que la mayoría de los egipcios no estaban contentos con el gobierno de los Hermanos Musulmanes. Y fue justamente por las grandes protestas contra Mursi que los militares se tomaron el poder. Pero enfrentar a los Hermanos Musulmanes con medios militares no es la opción. La violencia no tendrá éxito.

Autor: Nils Naumann/JOV
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda

Publicidad