EEUU esconde a prisioneros en cárceles clandestinas | Política | DW | 02.11.2005
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Política

EEUU esconde a prisioneros en cárceles clandestinas

El diario Washington Post afirma que, tras los atentados del 11 de septiembre, Estados Unidos levantó una red global de cárceles clandestinas para interrogar a supuestos terroristas de Al Qaeda.

Imagen tomada en la cárcel de Abru Graib, documenta el trato denigrante dado a prisioneros iraquíes.

Imagen tomada en la cárcel de Abru Graib, documenta el trato denigrante dado a prisioneros iraquíes.


Según agentes de la CIA, Estados Unidos esconde a presuntos terroristas en cárceles clandestinas alrededor del mundo. Sobre todo en el Este de Europa, las cárceles utilizadas por los servicios secretos soviéticos han sido readaptados para interrogar y torturar a importantes prisioneros de Al Qaeda.

La existencia y ubicación de los lugares negros, "Black Sites", llamados así por estar cubiertos con tinta negra sus nombres en varios documentos, son del conocimiento de un puñado de altos funcionarios estadounidenses, de los jefes de inteligencia de los países en donde se encuentran y por supuesto, del presidente Bush. Según un artículo publicado por el diario Washington Post, en su edición del miércoles, existe una red de cárceles clandestinas en unos ocho países del Este de Europa y Asia. En ellas se interroga a altos miembros del grupo Al Qaeda, señala el diario, citando como fuente a expertos de inteligencia.

Periodismo de investigación

El prestigioso diario, que destapó lo que se convirtió en el escándalo "Watergate", ahora revela que existen centros de interrogatorios en Tailandia, Afganistán y en la base militar de Guantánamo, Cuba. La CIA se niega a confirmar la existencia de estos lugares donde evidentemente se practica la tortura por temor a que se convierta en un problema jurídico internacional que de nueva artillería para la crítica dentro y fuera del país. Hasta el momento, la Casa Blanca y la CIA han mantenido el asunto lejos de los oídos del Congreso, pues si éste pidiera una explicación detallada sobre las cárceles secretas, el escándalo daría combustible a la caída en picada de la popularidad de Bush.

El nombre de "lugares negros", coincide con la intención del gobierno estadounidense, de crear cárceles en zonas libres en donde no pueda entrar en vigencia las leyes estadounidenses o internacionales, por ejemplo, la Convención de la Haya sobre la tortura.

Se desconoce la identidad de los prisioneros

Unos 30 de los 100 prisioneros que se encuentran en dichas cárceles, pertenecen a la organización terrorista Al Qaeda. Nada se sabe sobre su identidad ni las condiciones de su reclusión. El Washington Post señala que el sistema es controvertido dentro de la misma CIA. "Es simplemente una pesada y horrible carga", cita el diario a un agente. Las revelaciones se producen en un momento en que tiene lugar un acalorado debate sobre los controvertidos métodos como la tortura, que son empleados durante los interrogatorios de los llamados "enemigos del Estado".

El mes pasado, el vicepresidente Dick Cheney y el director de la CIA, Porter Goss, se opusieron a una propuesta que prohíbe todo acto de tortura o trato denigrante de prisioneros en nombre de Estados Unidos. La petición anexada al presupuesto de Defensa, fue respaldada por unos 90 senadores, una clara mayoría que logró su aprobación. El Washington Post aclara que no menciona por nombre a los países del Este de Europa en donde se encuentran los "lugares negros", por petición de funcionarios gubernamentales, pues ello sería un obstáculo para la lucha contra el terrorismo y convertiría a dichos países en blancos de atentados.

DW recomienda

Publicidad